GP de Francia

Martín y Márquez se confabulan en Le Mans para arrebatarle el título a Bagnaia

Volvieron a hacer dos inmensas y tremendas carreras, esta vez en plan largo, en plan gran premio. Jorge Martín (Ducati) repitió triunfo sonado en Le Mans y Marc Márquez (Ducati) remontó, de nuevo, desde la quinta fila hasta acabar segundo, fulminando al bicampeón 'Pecco' Bagnaia (Ducati), en un interior de izquierdas prodigioso.

El madrileño Jorge Martín (Ducati) celebra, eufórico, su victoria de hoy en el GP de Francia.

El madrileño Jorge Martín (Ducati) celebra, eufórico, su victoria de hoy en el GP de Francia. / JESÚS ROBLEDO

Emilio Pérez de Rozas

Emilio Pérez de Rozas

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Feliz, muy feliz, felicísimo, pues he podido pelear contra los dos gallos de Ducati, de tú a tú, y eso es algo que no me esperaba tan pronto, la verdad. Todos los que me conocen sabían que lo iba a intentar. El sábado, en la carrera al ‘sprint’, tuve cierta prudencia, pero este domingo no tenía más remedio que intentarlo. No podía salir 13º, desde la quinta fila, llegar allí, tras 20 vueltas impresionantes, para quedarme quieto. No, no, debía intentarlo y me salió, cómo no, en una curva de izquierdas, por dentro y pude superar a Pecco".

El catalán Marc Márquez (Ducati), de nuevo impresionante, de nuevo determinante, de nuevo puro coraje, ganas, sonrisa, ilusión, resumía así, nada más bajarse del podio, cómo había vivido otra majestuosa exhibición de su recuperado poderío, que ya había sido deslumbrante el sábado en la carrera al ‘sprint’, en una salida y una primera vuelta para la historia. Márquez, en efecto, arrancó, de nuevo, desde la quinta fila de la parrilla, fue mucho más paciente e inteligente y, al final, se la jugó para conseguir la plata. "Un día explosivo y otro, más pausado".

Triunfo de Martín

El oro, la victoria, los 25 puntos, volvieron a ser para un consistente, cerebral y sabio Jorge Martín (Ducati), que se pasó el gran premio detrás del bicampeón ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati), que fue quien mejor salió, quien mejor arrancó, quien vio primero que se apagaba el semáforo. Bagnaia salió disparado hacia la victoria, en busca de la venganza tras su fallido intento, el sábado (avería técnica en su ‘Desmosedici’), en la prueba corta, al ‘sprint’.

Mientras Bagnaia y Martín se marcaban uno al otro, cuadrando los cronos en cada vuelta al precioso, popular y mítico trazado de Le Mans, donde se citaron en la carrera 119.145 espectadores (297.471, durante todo el fin de semana), Márquez, que volvió a arrancar de maravilla, pasando, en la primera vuelta, del 13º al octavo puesto, inició su carrera hacia el ‘cajón’.

"Sé que no tengo nada que demostrar, pero hoy he ganado a dos 'campeonazos' como Bagnaia y Márquez y he sido primero desde el primer entrenamiento hasta la última vuelta del GP. Me siento muy orgulloso de lo realizado"

Jorge Martín

— Piloto del equipo Prima Pramac Ducati

Luego empezaron a suceder cosas que beneficiaron al ocho veces campeón del mundo en su majestuosa remontada. Por ejemplo, se fue al suelo Pedro Acosta (GasGas), que por poco se lleva por delante a Aleix Espargaró (Aprilia) y a Marco Bezzecchi (Ducati). Después de que Márquez superase a ‘Bezz’, que acabó en el suelo, el líder del Gresini Racing Team apretó para superar a Maverick Viñales (Aprilia).

Y, a partir de ahí, se trataba de decidir si se conformaba con su extraordinario y sorprendente segundo podio consecutivo en Francia, con la tercera plaza, o demostraba que el mejor de los Márquez posibles, el antiguo, el viejo, el campeonísimo, aquel que no se ha rendido nunca, jamás, el que supera todo tipo de lesiones y operaciones, el que viene del infierno para sentirse vivo (“ese es el motivo por el que cambié Honda por Ducati: demostrarme que sigo valiendo para esto”) no se va a detener aquí.

“La verdad es que cuando he llegado a ellos, cuando casi los tocaba con la mano, estaba físicamente agotado, pues la remontada ha sido muy, muy, dura, en un circuito muy físico”, confesó MM93 a EL PERIÓDICO al bajar del podio. “Pero cuando pensaba en conformarme, he visto que el ritmo y las ganas seguían ahí, intactas, y he pensado: ‘¡Venga, Marc, debes intentarlo!”.

"Los que me conocen sabían que no me iba a conformar con ser tercero, así que, en cuanto he podido, he clavado los frenos, he derrapado en plan 'dirt track', he metido la moto en el interior de la 'chicane' y he superado a 'Pecco'"

Marc Márquez

— Piloto del equipo Gresini Racing Team

Eso sí, bajo el casco, el pensamiento era que Martín, como ya reconoció, el sábado, el propio campeón de Cervera (Lleida), "tenía un pelín más, no mucho más, pero sí un pelín, que ‘Pecco’ y yo". Así que la decisión fue: “Lo intentaré una sola vez, en la entrada de izquierdas de la ‘chicane’, mi curva preferida, porque, si no me sale bien, si ‘Pecco’ se resiste, como ocurrió en Portimao, tendré la posibilidad de utilizar la escapatoria, abortar el intento y que no me pille ‘Bezz'".

El problema es que mientras esa reflexión crecía en la fabulosa cabeza pensante de Marc Márquez, su temor era que Bagnaia decidiese atacar a Martín y, entonces, todo el plan saltaba por los aires. "Me extrañó mucho que ‘Pecco’ no lo intentase y decidí ‘venga, pues lo pruebas tú'".

Marc Márquez persigue a 'Pecco' Bagnaia y Jorge Martín, hoy, en Le Mans.

Marc Márquez persigue a 'Pecco' Bagnaia y Jorge Martín, hoy, en Le Mans. / JESÚS ROBLEDO

Y probarlo significaba entrar en la última vuelta pegadito al colín bicampeón de Ducati. Y, no solo eso, había que no despegarse ni un metro, ni dos, ni tres, en los 4.187 metros del trazado francés. Y, al llegar a la ‘chicane’ ("ahí me he caído, al menos, seis veces en los últimos años"), "clavar el freno trasero como si fuese ‘dirt track’ (carreras en pista de ceniza o tierra, donde se derrapa en cada curva), doblar la moto, meterla con firmeza, con determinación y salir disparado. ¡Uf! Y ha salido todo perfecto. ‘Pecco’ no ha podido reaccionar. Maravilloso, sí”.

Martín vivió ese momento algo más relajado, pues también se dio cuenta de que Bagnaia no le iba a atacar y pensó que Marc ya tenía suficiente con su colega de marca. "Así que he decidido disfrutar todo lo que no disfruté, en Jerez, donde me fui al suelo. No tengo nada que demostrar a nadie pero, por si alguien dudaba de mi solvencia, he sido primero desde el primer entrenamiento hasta la última vuelta del GP. Y, sí, me he sacado la espina de Jerez y, encima, he derrota a dos ‘campeonazos’ de narices como son Bagnaia y Márquez".

Martín, al mando

‘Martinator’, que ha hecho doblete, sábado y domingo, en una de las catedrales del ‘motorsport’ mundial, se escapa (ligeramente) en el Mundial de pilotos, con 38 puntos de ventaja sobre Bagnaia y 40 sobre Márquez. "Esto es muy largo, pueden ocurrir muchas cosas, pero, por supuesto, estoy muy orgulloso de lo realizado hasta ahora", dijo el madrileño.

"¿Pelear por el título?", le preguntamos a Márquez. "Bueno, bueno, eso son palabras mayores. Pero, sí, los números dicen que, pese a todo lo que nos ha ocurrido y que, no siempre, ha sido culpa nuestra, dicen que estamos ahí. No llevamos la misma moto, la mía es la del año pasado, y nos sigue faltando más conocimiento, que llegará, y más velocidad, que será imposible obtener. Pero, bueno, el plan se va cumpliendo paso a paso".

Clasificación del GP: 1. Jorge Martín (Ducati), 41 minutos 23.709 segundos; 2. Marc Márquez (Ducati), a 0.446 segundos; 3. 'Pecco' Bagnaia (Ducati), a 0.585 segundos; 4. Enea Bastianini (Ducati), a 2.206 segundos y 5. Maverick Viñales (Aprilia), a 4.053 segundos.

Mundial de pilotos: 1. Jorge MARTÍN (España), 129 puntos; 2. 'Pecco' BAGNAIA (Italia), 91; 3. Marc MÁRQUEZ (España), 89; 4. Enea BASTIANINI (Italia), 89; 5. Maverick VIÑALES (España), 81 y 6. Pedro ACOSTA (España), 73.