Así se ha adueñado Luis Enrique de la Federación, la selección y el escenario

Así se ha adueñado Luis Enrique de la Federación, la selección y el escenario
5
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Pues sí, ¿verdad?, después de tres sonados y multitudinarios ‘twitch’ de Luis Enrique, con más de 300.000 seguidores, es hora de escribir algo. Sobre todo de escribir que no somos tontos. De decir que, aunque él (y la Real Federación Española de Fútbol) lo desmientan, el ‘twitch’ ideado por el seleccionador nada más pisar Doha (Qatar) ha sido creado, tal vez, sin duda, por impulso, por modernidad, por diversión, por protagonismo, por entretenimiento, como arma comunicativa, pero también ¡por favor! para tratar de romper el cortijo de la prensa tradicional, para torpedear a los medios de comunicación y tenerlos pendientes de su aparición.

Como diría su amigo, colega y admirador Pep Guardiola, Luis Enrique ha creado el ‘twitch’ para demostrar que es el ‘puto amo’, no solo de una selección que es suya, absolutamente suya, de autor, donde van los suyos y no los mejores, ni siquiera los que son titulares en sus equipos, ni siquiera los que en mejor forma están, sino los que le obedecen (“si Luis Enrique nos dice que nos tiremos por un precipicio, allá vamos”, reconoció Pedri), sino también es una demostración de que en una debilitada federación, donde el presidente Luis Rubiales está bajo la lupa del Gobierno y de alguna que otra maniobra comercial poco transparente, él, Luis Enrique, hace lo que quiere, cómo quiere y cuándo quiere.

Luis Enrique, en su canal de Twitch.

/ CAPTURA VIDEO

Hay quien dice, y yo le creo, que todo, absolutamente todo, esta milimétricamente pensado en el ‘twitch’ del seleccionador, aunque no creo que el error de que Costa Rica es Suramérica fuese provocado para, luego, enseñar las fotografías de sus vacaciones en aquel país, por cierto, con su hija Xana, fallecida en agosto del 2019, con solo 9 años de edad, tema, por cierto, del que jamás, jamás, jamás, esos medios de los que él tanto se mofa pronunciaron y escribieron palabra alguna. Ahora, al parecer, ya se puede hablar de ello.

Como se puede hablar de su relación familiar con Ferrán Torres, novio de su hija Sira, pues ha sido el seleccionador el que ha destapado la caja de los truenos (¿eso también era un montaje?, si lo fue, no sé qué gracia le haría a Borja Iglesias, Iago Aspas y Gerard Moreno, por citar tres ausentes) al reconocer que su extensión en el campo es el delantero azulgrana “que si no mi hija me corta la cabeza”.

No deja de ser curioso que ayer, el periodista que le preguntó a Ferrán Torres sobre el tema hiciese la introducción a esa cuestión diciendo “este era un tema que nosotros no queríamos tratar, pero como lo ha comentado el seleccionador….” y el chico se viese obligado a decir que “el ‘mister’ y yo lo estamos sabiendo diferencia cuando somos familia y cuando somos entrenador y jugador; lo estamos llevando muy bien”. Vosotros sí, los que piensan que te convoca porque eres su futuro yerno no sé si lo llevarán tan bien.

Luis Enrique, durante un entrenamiento con su equipo en Doha.

/ JAVIER SORIANO / AFP

Es evidente, o ese es mi pensar, que los periodistas que piensen que el ‘twitch’ de Luis Enrique les arruina su trabajo, es que o no hacen bien su trabajo o el que hacen no vale la pena. Es más, es posible que la alegría con la que el seleccionador se exprese llene páginas y páginas de curiosidades como esa retahíla de bicicletas y marcas de bicis que publicitó el otro día. De momento, todo son parabienes y risas, normal, el balón aún no ha empezado a rodar para España.

La personalidad de LE

“Luis Enrique está ya de vuelta de todo. Cuando se te muere una hija, que es lo más bestia que te puede pasar en esta vida, te transformas, pasas página y tu caparazón es ya indestructible”, explica Xavi Lucas, uno de los psicólogos deportivos más reconocidos en España y experto en trabajar con futbolistas, chicos y chicas, de élite. “Si Luis Enrique se permite hacer este ‘twitch’ es porque ve un liderazgo débil y cuestionado al frente de la Federación Española, que no quiere que se traslade a la selección. De ahí que Luis Enrique, que ya quiso hacerlo en el Barça pero ahí el líder era Leo Messi, coja la bandera de la selección y los ponga a todos detrás suyo”.

“No seamos ingenuos, Luis Enrique y su equipo no da puntada sin hilo. Este paso lo han dado después de pensárselo mucho. No está improvisado y, por descontado, aunque él haya dicho que igual se cansa, no creo que una derrota vaya a significar el punto y final de esta idea, de este juego, de esa manera de relacionarse con sus seguidores en una sociedad de tránsito”, sigue explicando Lucas.

"A los jugadores les encanta el protagonismo, el liderazgo y el 'twitch' de Luis Enrique porque saben que el seleccionador les parará todas las balas"

Xavi Lucas / Psicólogo deportivo de élite

Lucas considera que el perfil de Luis Enrique, incluso cuando era jugador, es un perfil psicológico “rígido, fuerte, muy fuerte, muy seguro de sí mismo, muy convencido de lo que hace, cómo lo hace y con qué objetivos lo hace; es un líder y, como tal, quiere gente que le siga”.

Todos detrás de LE

Noticias relacionadas

Cuando le preguntas a Lucas si piensa que este jueguecito que el seleccionador ha puesto en marcha puede afectar al grupo, el psicólogo se ríe: “¿Afectar?, los jugadores están encantados porque ellos se saben, se sienten, superprotegidos por Luis Enrique, saben que él es quien les parará todas las balas y por eso este ‘twitch’ y la figura del seleccionador hace que se fidelicen al máximo con él. Esta no es la selección de Luis Enrique, es la selección y la Federación de Luis Enrique, todo el mundo, incluido el cuestionado presidente Luis Rubiales, están protegidos por la inmensa personalidad del seleccionador”.

Lucas cree que Luis Enrique está en esto para pasarlo bien, para divertirse, para hacer lo que le gusta y cómo le gusta, provoque o no, le guste o no a los demás. “Él, repito, ya ha pasado página. Se ha endurecido tanto, tanto, con la pérdida de su hija pequeña que, tras pasar página, tiene la sensación, no que va a sobrevivir a todo, sino que nada ni nadie le puede afectar. Por eso se atreve a todo. Y, por eso, incluso perdiendo, va a seguir dando la cara y apareciendo en su ‘twitch’. Aquellos que piensen que el final de este divertido reto llegará cuando España pierda su primer partido en Qatar están muy equivocados. O no conocen a Luis Enrique”.