ATLÉTICO - GIRONA (2-1)

El Girona le pone las cosas fáciles al Atlético

El equipo de Michel recibe un gol al inicio de cada parte y, pese a acabar poniendo el miedo en el cuerpo al equipo colchonero, suma la tercera derrota seguida

El Girona le pone las cosas fáciles al Atlético
4
Se lee en minutos
Jordi Roura

La tercera derrota seguida del Girona es ya una realidad, con argumentos demasiado parecidos a los que acabaron conduciendo a las anteriores ante el Betis (2-1) y la Real Sociedad (3-5). Correa, con un gol a los cuatro minutos, y otro aprovechando un regalo de Juan Carlos al inicio de la segunda parte, fue el verdugo que castigó al equipo de Míchel, que por mucho que tenga la posesión e intente una puesta en escena atractiva y valiente, no acaba de salir adelante para convertir las sensaciones en puntos, que al fin y al cabo es lo que vale.

Este sábado se lo puso demasiado fácil al Atlético de entrada, y aunque a partir del gol de Riquelme logró atemorizar a los colchoneros, sobre todo con los remates de Aleix que Oblak desvió milagrosamente al palo no le bastó para puntuar cuando posiblemente lo habría merecido. Al final el guardameta del Atlético salvó a los suyos en la última media hora después de haber sido un espectador de lujo hasta entonces. El del Girona, en cambio, regaló un gol. Y esto en Primera cuenta.

La consigna, o más que eso, la obsesión de Míchel antes del partido era conseguir de una vez por todas dejar la portería a cero esta temporada. Pero, una vez más, el plan se fue a pique, esta vez, muy pronto, demasiado, apenas a los cuatro minutos de juego. Primer desajuste defensivo, y barraca del rival, una pesadilla que no por conocida, deja de provocar escalofríos una y otra vez.

Reinildo robó el balón, abrió el juego adelante, lo filtró a Griezmann, y éste se sacó una asistencia al segundo palo que encontró a Correa. Solo tuvo que empujar el balón en la portería, superando a Javi Hernández. Ya es mala suerte también que el Girona aterrizara en el Metropolitano precisamente el día en que el francés, con su traspaso del Barça regularizado, volvía a ser titular y podía jugar tanto como quisiera.

Detalles que penalizan

Algo falla, está claro, porque después de ocho jornadas cualquier mínimo detalle penaliza al Girona. En el Metropolitano, viéndose con el marcador en contra tan temprano, al equipo le faltó un hervor para empezar a inquietar la portería de Oblak. A partir de la media hora de juego quizás sí que el Girona, a partir de la posesión, fue ganando terreno al Atlético hasta el punto de que algún silbato se escuchó en la grada. Arnau, con un pase de la muerte que cogió a Oriol Romeu demasiado forzado y, sobre todo, un cabezazo de Yangel Herrera al límite del descanso que salió fuera tras una falta servida por Aleix, fueron las acciones más peligrosas.

En la recta final de la primera parte, sin embargo, el Atlético también tuvo las suyas. Cunha, un par de veces, hizo lucir a Juan Carlos. Los locales, que con el 1-0 tanto temprano tampoco tenían prisa, acabaron descubriendo que con contragolpes rápidos hacían sufrir duro a un Girona con dificultades para replegarse, sobre todo en una banda izquierda donde Miguel sufría duro. Tanto sufría que Míchel le cambió al descanso por Valery, y también sustituyó a Arnau (que había recibido una dura entrada de Giménez poco antes del descanso).

Los planes no tardarían en volver a desmoronarse, de nuevo por un error propio escandaloso, que además se veía a venir desde hacía días. Mucho salir con el balón controlado, mucho tocarlo entre los porteros y los defensas, y mira por dónde Correa va a la presión y el portero hace un pase que acaba con el 2-0 en el marcador. A diferencia de la primera parte el Atlético no se durmió y fue a buscar al tercero, mientras el Girona intentaba reponerse del golpe. Con chispas de Rodrigo Riquelme quiso acercarse al área de Oblak. Y encontró el gol de la esperanza en el minuto 65. Justo cuando Simeone ya daba el partido por cerrado y sacaba del campo de una tacada a Griezmann, Cunha y Carrasco. Riquelme, la perla que el Atlético tiene cedida a Montilivi, lo probaba desde la frontal, la pelota rozaba en Giménez, y entraba en la portería.

Partidos seguidos

Los últimos 20 minutos fueron muy abiertos, nada que ver con lo visto hasta entonces. El Girona, sin embargo, podía creer y, de hecho, tuvo el empate al alcance, en un remate de Aleix Garcia que Oblak milagrosamente para el Atlético desvió al palo y a córner con una mano salvadora. Y los mismos protagonistas volvieron a aparecer a cinco minutos del final, y de nuevo el guardameta local fue providencial en un disparo que iba a la escuadra. El 2-2 no llegó, sí, por poco, pero ahora, siete puntos de 24, obligan a no fallar contra Cádiz, Almería y Osasuna, que llegarán seguidos en apenas una semana, si no se quiere que las primeras urgencias sean una realidad.

Ficha técnica

Atlético de Madrid: Oblak, Molina, Savic, Giménez, Reinildo, Correa, Koke, Witsel, Carrasco (Saúl m.64), Griezmann (Lemar m.64) y Cunha (Morata m.64).

Noticias relacionadas

Girona: Juan Carlos, Bernardo, Miguel (Valery m.46), Arnau (Couto m.46), Castellanos, Aleix Garcia, Javi Hernández (Terrats m.84), Riquelme (Villa m.81), Romeu, Herrera (Stuani m.64) y Santi Bueno.

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a Giménez, Savic y Javi Hernández.