FÚTBOL

Nico Williams, la 'cuadrilla' de Bilbao y la fe de Luis Enrique

El joven extremo del Athletic acreditó ante Suiza y Portugal su progresión como futbolista y apunta a Qatar: "Es un fenómeno, ha encajado muy bien en la selección desde el primer momento"

Iñaki Williams con Morata ante Portugal.

Iñaki Williams con Morata ante Portugal.

4
Se lee en minutos
Sergio R. Viñas

Cualquier otro entrenador se habría hinchado como un pavo delante de los micrófonos de la prensa, reivindicando el acierto propio frente a las suspicacias ajenas. Pero Luis Enrique, sea porque ya le ha pasado demasiadas veces, sea (seguramente) porque le da igual lo que piensen de él, ni se inmutó cuando le preguntaron por Nico Williams tras la agónica victoria de España contra Portugal. Bueno, sí que lo hizo, pero para ensalzar del mismo modo al resto de jugadores que habían entrado de refresco en el encuentro.

Y Nico, con esa mezcla tan suya entre timidez y desparpajo, restaba importancia a su protagonismo. "Es un fenómeno, ha encajado muy bien desde el primer momento. Ahora hay muchos jugadores jóvenes, de su generación, y eso ayuda a la integración. Pero es que también los veteranos se esmeran cada vez más en que los nuevos entren con buen pie y así todo es más fácil", destacan desde la concentración del combinado nacional.

"Ha sido diferencial, ha cambiado el ritmo del partido", dijo de él Rodrigo Hernández. "Es su segundo partido con la selección y ya ha sido clave, solo la he tenido que empujar", le ensalzó Álvaro Morata, autor del único gol del encuentro, precisamente con el protagonista de los elogios como asistente.

El caso es que las dudas sobre si el joven extremo del Athletic había sido convocado únicamente para bloquear su participación con Ghana (la elección que ha tomado su hermano Iñaki) quedaron disipadas en el parón. Tanto contra Suiza como contra Portugal, dos encuentros de competición oficial, Luis Enrique recurrió a él para buscar la victoria.

Un especialista

Confirmó así el entrenador asturiano que su apuesta por él respondía a criterios deportivos y no al temor de que eligiera otra camiseta. Lo dijo él mismo en la previa, pero pocos le creyeron: "Le convoco porque tiene potencial para ayudarnos". Su capacidad de desbordar por la banda y su explosividad en el regate son rasgos que no abundan en la batería habitual de delanteros de la selección, con perfiles más interiores (Oyarzabal, Olmo, Asensio, Gerard Moreno...) y Luis Enrique ve en él un especialista en ese rol para enriquecer su propuesta ofensiva.

Su rendimiento en estos dos partidos le acerca al Mundial de Qatar, en el que estará su hermano Iñaki jugando con Ghana. Ocho años mayor que él, el mayor ha ejercido siempre de escudo protector y consejero del veterano. Durante mucho tiempo, el padre de ambos vivió en Londres y entre su madre e Iñaki se encargaron de tutelar el crecimiento de Nico.

"Iñaki es un fenómeno, un tío de diez con unos valores extraordinarios. Y con su hermano, todavía más, claro. Siempre ha estado muy pendiente de él, dándole buenos consejos y guiándole", cuentan desde las tripas de Lezama, donde ambos han crecido como futbolistas.

Su debut con el Athletic se produjo en abril de 2021, en un partido de LaLiga contra el Valladolid. El planteamiento de Marcelino, entonces entrenador rojiblanco, era darle continuidad en ese tramo final de temporada. Sin embargo, la dirección deportiva se decantó por primar el objetivo del filial, el Bilbao Athletic, de ascender a Segunda División.

Superado el verano y recién cumplidos los 19 años, Marcelino le integró definitivamente en el primer equipo. "Se fue asentando poco a poco hasta que logró ser titular. Sin embargo, sufrió una lesión y luego le costó un poco recuperar el nivel. Pero es normal, es un chico muy joven y también ha ido progresando en estos meses en aspectos del juego", narra una persona que estuvo muy encima de ese proceso.

"Trayectoria existosa"

"La idea generalizada de los que estábamos a su alrededor -prosigue esta misma fuente- coincidía en que era un futbolista con muy buena capacidad y que se encaminaba a una trayectoria muy exitosa si le respetaban las lesiones. No hacía falta ser muy listo para saber que acabaría tarde o temprano en la selección".

Noticias relacionadas

Con Marcelino acabó siendo la pasada temporada un jugador con mucha participación, a ratos titular, a ratos relevo de Álex Berenguer en el costado derecho del ataque. Ahora, Ernesto Valverde le ha dado su plena confianza, otorgándole la titularidad como extremo derecho. Nico ha respondido, acercándose también al gol, una asignatura que tenía pendiente y la convocatoria con España ha sido la recompensa.

El miedo a que el éxito se le suba a la cabeza, dicen quienes han trabajado con él, no existe. Su hermano Iñaki le ata en corto, aunque tampoco lo necesita. "Él tiene su cuadrilla de amigos, como se dice en Bilbao, y luego en el vestuario se relacionaba con los chicos más jóvenes, un ambiente muy sano. Cuando empezaba en el primer equipo, siempre iba a ver los partidos del filial. No todos lo hacen y te dice mucho de que no se cree quien no es", resumen en Lezama.