Las reacciones

Los jugones del Barça, al rescate

  • La revolución de Luis Enrique en el once se llevó por delante a cinco azulgranas titulares ante Suiza.

  • La idea inicial no funcionó y el técnico recurrió en la segunda parte a Busquets, Gavi y Pedri para impulsar a la Roja.  

Gavi avanza con el balón ante la mirada de Carvalho y Busquets. 

Gavi avanza con el balón ante la mirada de Carvalho y Busquets.  / RFEF

3
Se lee en minutos
Raúl Paniagua
Raúl Paniagua

Periodista

ver +

Una derrota siempre trae consecuencias en el duelo siguiente. Cuando se trata de un fiasco inesperado como el sufrido ante Suiza en Zaragoza, la agitación aún debía ser mayor. Luis Enrique movió el árbol sin tapujos y solo repitieron cuatro hombres respecto al duelo del sábado, entre ellos Ferran Torres como único azulgrana. Del pleno con seis jugadores del Barça se pasó al extremo como único culé. El paso del tiempo volvería a poner todo en su sitio.  

Más de un seguidor del equipo de Xavi esbozó una sonrisa al conocer el once de Luis Enrique. En plena psicosis por las lesiones sufridas durante el parón de selecciones, existía un temor evidente por perder a alguna pieza más, empezando por el preciado tridente del centro del campo. Busquets, Gavi y Pedri fueron titulares por primera vez juntos en la selección ante Suiza. Este martes no quedó ni rastro de ellos en la puesta en escena en el silvestre campo de Braga. Pero el fútbol suele ser imprevisible y siempre guarda más oportunidades. 

Marcha atrás

Las buenas noticias para los hinchas culés empezaron horas del choque. Eric García y Azpilicueta fueron los dos descartados, un alivio para Xavi viendo el maltrecho estado de su defensa. A las 19.30 quedó confirmado el once, con Ferran Torres en el ataque junto a Morata y Sarabia. Fuera quedaron los tres centrocampistas del Barça y Jordi Alba, goleador ante Suiza. Gayà ocupó el carril izquierdo, mientras Carvajal se ubicó en la derecha como único representante del Real Madrid. 

Siete cambios hizo Luis Enrique y solo tres Fernando Santos, que modificó sus dos laterales y un extremo respecto a la goleada contra la República Checa. Luis Enrique dio marcha atrás y pronto se amplió el cupo azulgrana con la entrada de Busquets, tan imprescindible siempre en la Roja como en el Barça, tras el descanso. Los siguientes fueron Gavi y Pedri, que jugaron la última media hora en lugar de los intrascendentes Koke y Carlos Soler. 

Cambio radical

La frescura del canario y el empuje del andaluz resultaron trascendentes en la resurrección de España, con el magnífico acompañamiento de Nico Williams, que se ha ganado una plaza en la lista del Mundial. «Es un honor estar aquí. Morata me dijo que el gol es mío. Luis Enrique me pide que sea valiente, que encare, que sea yo mismo. Ojalá vaya al Mundial», dijo el extremo del Athletic.

El gol lo marcó Morata, efectivamente, pero fue el joven Nico quien lideró la reacción junto a los magos azulgranas. «Williams ha sido clave. Somos un buen grupo y nos merecemos todo esto. Cuando tenemos que dar la talla la damos», proclamó el delantero del Atlético.

"Un placer"

Noticias relacionadas

Uno de los más felices era Luis Enrique, que volvió a salir indemne de una situación complicada. «Este deporte es maravilloso, la victoria es el mejor antídoto para cualquier tristeza», empezó diciendo el seleccionador.

«Sabía que iba a llegar el gol. Esto es un equipo, es un placer y una maravilla entrenar a todos estos jugadores. Ahora nos toca disfrutar y ser felices por nuestras familias, nuestros hijos, padres, mujeres, amigos.. .», agregó el asturiano, que anunciará la lista definitiva del Mundial el 10/11 de noviembre.