Problema en el Atlético

Griezmann, suplente por contrato

El Atlético lo deja en el banquillo evitando que juegue más de 45 minutos en los partidos para sortear una cláusula que le obligaría a comprarlo al Barcelona por 40 millones al final de temporada

Griezmann, en el banquillo del Metropolitano en el partido ante el Villarreal.

Griezmann, en el banquillo del Metropolitano en el partido ante el Villarreal. / @atleti

2
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Antoine Griezmann se ha convertido oficialmente en un problema para el Atlético de Madrid. El contrato de cesión del francés del Barcelona al club rojiblanco contiene una cláusula según la cual si juega 45 minutos en el 50% de los partidos en los que esté disponible, el Atleti tendría que pagar 40 millones de euros al Barça para comprarlo a final de temporada. Firmaría por otro año más con una ficha anual que ronda los 20 millones brutos anuales. Es decir, 40 millones por la compra y otros 40 de ficha por los dos años, el actual y el que viene. Una operación de 80 millones inasumible para un Atlético que necesita liberar masa salarial o vender jugadores para aumentar sus ingresos.

En las dos jornadas de Liga que se han disputado Griezmann ha sido suplente saltando al campo en la segunda parte. En ambos partidos, ante Getafe y Villarreal, salió en el minuto 62, evitando completar esos 45 minutos que obligan a comprarlo. Decisión que se explica por el problema contractual que afronta el Atlético con él, no por cuestiones deportivas. Simeone, que siempre ha apostado por el jugador, ha enviado un mensaje claro a la directiva: "¿El mercado? Ojalá podamos seguir así y si sale uno que venga otro".

Negociar con el Barça

Noticias relacionadas

El Atlético maneja varias alternativas para resolver el problema. La primera es negociar directamente con el Barcelona para reducir el precio del traspaso a la mitad, la segunda es buscarle un equipo al que venderlo antes de que acabe el mercado y una tercera sería que Griezmann se reduzca el sueldo como hizo ya la temporada pasada. Si finalmente no lo resuelven de ninguna de las tres formas, podrían plantear al jugador un contrato de media duración para diferir los 40 millones de ficha de los dos años en más temporadas.

La incomodidad del Cholo

De momento, el Atlético está solventado la situación con una solución que no parece que pueda mantener durante toda la temporada porque Griezmann se juega en estos meses su puesto en la selección francesa, con la que defenderá título en el Mundial de Qatar. Su plaza es segura en el equipo de Deschamps, pero necesita llegar con ritmo de juego y saliendo como revulsivo en los partidos parece complicado que lo puede conseguir.Simeone está incómodo con la situación, al jugador no le hace gracia y el club no solo le ha pedido que se rebaje el salario (algo que ya hizo hace un año) sino que está presionando porque no puede asumir su compra y su contrato durante las dos próximas temporadas. Desde la distancia el Barcelona observa con atención porque el problema le puede salpicar ya que el jugador tiene contrato hasta final de la temporada 2023-24. Lo que está por ver es si será con los rojiblancos o con los azulgranas.