ATLETISMO

El español Katir, plata en el 5.000 ante el ciclón de Ingebrigtsen en el Europeo de Múnich

El pulso en Múnich entre Ingebrigtsen y Katir. 

El pulso en Múnich entre Ingebrigtsen y Katir. 

2
Se lee en minutos
Gerardo Prieto

Mohamed Katir sumó la quinta medalla para España en el Europeo de Múnich, una plata en 5.000 metros, en una final táctica en la que plantó cara al noruego Jacob Ingebrigtsen. Los catalanes Abdessamad Oukhelfen y Adel Mechaal acabaron en decimosegunda y decimocuarta posición.

Katir se mantuvo a la expectativa durante toda la prueba, a rebufo en ocasiones del noruego. Con 24 corredores en pista, el español salvó un tropiezo con el francés Hugo Hay, quien cayó y recriminó la conducta del español en la llegada.  

Ingebrigtsen manejó la carrera a su antojo, se escondió en el grupo y progresó para probarse en varias ocasiones, hasta el desenlace final en el último kilómetro, cubierto en 2.23 minutos, lo que estiró la carrera hasta dejarlo solo con Katir resoplando en su nuca a falta de 200 metros. Katir lo intentó en la salida de la curva, pero el vikingo cambió otra vez de ritmo en la recta final y se fue hasta la meta sin inmutarse. 

"He cumplido"

El atleta afincado en Mula, Murcia, redondea con su plata en Múnich el bronce conseguido en el Mundial de Eugene en 1.500 hace tres semanas, en una final en la que Ingebrigtsen perdía su imbatibilidad frente al británico Jake Whitman.

"He cumplido. Venía a por una medalla de cualquier color y me llevo una plata. Quería ganar pero Jakob ha sido superior a mi en los últimos noventa metros. He sido el único que le ha dado la cara y estoy contento. Para mi es un orgullo porque fácil no me ha ganado. No puedo exigirme nada. Estoy muy feliz de dar a España una medalla europea", confesó Katir en la zona mixta.

"Ha sido un verano muy bueno para mi. Quería mejorar las marcas pero he escuchado a mi entrenador, que me decía que primero hay que ir a por las medallas y luego ya se hablará de tiempos", concluyó.

Pasado similar

Los tres finalistas españoles vienen de un pasado similar. Sus padres cruzaron el Estrecho en los olímpicos 90. Obtuvieron la nacionalidad española cuando sus resultados deportivos han sobresalido. Abdessamad Oukhelfen recuerda llegar a Reus con cinco años. Mechaal llegó siendo un bebé a Tarragona y no debutó como internacional con España hasta los 23. Los Katir de Alcazarquivir se afincaron en Mula cuando Mohamed rondaba los siete. Éste no obtuvo la nacionalidad española hasta 2019, con 21 años.

Noticias relacionadas

Tras la parada pandémica, en 2021, Katir explotaba superando tres récords de España, entre ellos el del icónico Fermín Cacho en 1.500 y el de 3.000 lisos de Isaac Viciosa, este con polémica. Al ex plusmarquista de Cervatos de la Cueza no le sentó nada bien que su sucesor "no tenga un apellido castellano".

Katir llegó pletórico a Tokio en 2021 pero sucumbió en la final de 5.000, octavo, ante Joshua Cheptegei y su liebre ugandesa. Con el bronce de Eugene en 1.500 hace tres semanas y la plata de anoche en 5.000, demuestra una polivalencia envidiable. De momento, por detrás del extraordinario atleta noruego Jacob Ingebrigtsen, un mirlo blanco en la media y larga distancia, pero cada vez más cerca.

Temas

Atletismo