Fútbol femenino

Lío entre la federación y la Liga Profesional de Fútbol femenino

Convocada una reunión entre ambos organismos para tratar de solucionar un problema con la inscripción de jugadoras extracomunitarias

Real Federación Española de Fútbol

Real Federación Española de Fútbol

1
Se lee en minutos
EFE

La Real Federación Española de Fútbol ha lanzado un comunicado a la Liga Profesional de Fútbol Femenino bajo el título de "preocupación ante las últimas actuaciones de la LPFF", considerando que ha habido irregularidades con la aprobación de una ley, ya que el CSD le comunicó de lo sucedido. La nueva competición del fútbol femenino se había puesto en marcha con unos acuerdos para incorporar nuevas normas a cerca de las jugadoras extracomunitarias, algo que vulnera la legislación vigente y la decisión de la institución federativa del Comité Superior de Deporte.

Noticias relacionadas

El CSD para tomar las decisiones adecuadas sobre el asunto ha decidido convocar una reunión entre la LPFF, al sindicado mayoritario (FUTPRO) y a la RFEF para alcanzar los acuerdos oportunos sobre la inscripción de nuevas jugadoras extracomunitarias. Antes de que se conocieran las irregularidades del movimiento de la LPFF, este órgano se puso en contacto con la RFEF para anunciar el nombramiento de las nuevas Bases de Competición, que fueron aprobadas por unanimidad en las dos asambleas que convocó La Liga Profesional. Según la ley, la LPFF no tiene autoridad para modificar las bases de la competición, y tampoco tiene el derecho de convocar esas dos asambleas, por lo que deriva en que estas asambleas han sido impugnadas según el Derecho de la RFEF.

Por otro lado, las bases de la competición que se estipularon por parte de la LPFF no solo son contrarias a la ley española, sino que también a las normas de la UEFA y la FIFA. Por este motivo, esta nueva ilegalidad de la LPFF será puesta a conocimiento de la UEFA y FIFA a manos del CSD. Desde la Federación Española de Fútbol se confía que el CSD evite las consecuencias negativas que puedan sufrir los clubes españoles y que las sanciones y consecuencias las tenga la propia organización.