Campeón de Liga en su centenario

Rugby: La Unió Esportiva Santboiana cuadra el círculo

El decano del rugby español se proclama campeón de la Liga, poniendo el colofón a la celebración del centenario de su fundación. 3.000 personas llenaron el Baldiri Aleu en un día histórico en el que la Santboiana sumó su octavo título de Liga ante Ordizia.

La Santboiana gana una touch en el partido de la final de Liga ante Ordizia. / Foto Jordi Elías

La Santboiana gana una touch en el partido de la final de Liga ante Ordizia. / Foto Jordi Elías / @UESantboiana

3
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Caminando un día por el centro de Sant Boi con John Carlin al encuentro de Albert Malo y Afa Tauli, recuerdo que me dijo: “Sant Boi es como Bath. ¡Aquí se habla de rugby hasta en las tertulias de los bares!”. Otro escritor, el santboiano Kiko Amat, quien presume en su currículum vital de ser “el peor ala del mundo” tras heredar la afición de su padre, sostiene que “los santboianos somos gente peculiar. Somos tipos ovales en una sociedad esférica”.

 

Sant Boi es oval desde que estudiante de veterinaria llamado Baldiri Aleu Torres regresó de cursar la universidad en Toulouse acompañado de un extraño artefacto oval que sembró la curiosidad entre los vecinos del pueblo. Aleu reunió a sus amigos de la tertulia de Can Ninyò para alquilar el terreno del Camp del Riu y les enseñó a jugar al rugby. Corría el año 1921 cuando fundaron la Unión Esportiva Santboiana de Football Rugby.

Este domingo la Santboiana ha puesto el colofón a la temporada de festejos de su centenario. Como club decano del rugby en España, anterior incluso a la Federación Española de Rugby, la UES lleva meses celebrando los 100 años de su nacimiento. Y la guinda ha sido la consecución de la Liga al imponerse en la final a Ordizia por 23-17 en el Baldiri Aleu, campo bautizado en memoria de su precursor. Cuadraban así el círculo con una gesta, la de ganar el título en su centenario, que no era sencilla. Hacía 16 años que no lo lograban, pero los 3.000 santboianos que poblaban las gradas empujaron a los suyos al título.

 

Estirpes en Sant Boi

Entrenados por Sergi Guerrero, un 2ª línea internacional campeón como jugador con la Santboiana en el anterior título, en 2006, los catalanes han ganado la Liga sin perder un partido en casa y siendo los que más victorias han sumado.

 

Un equipo rápido atrás y duro adelante. En los tres cuartos mandan los chicos de la casa. Jugadores que forman parte de estirpes legendarias del pueblo. Como Héctor García, uno de los capitanes. Hijo de Esther, que fue jugadora, también su padre, su abuelo y su bisabuelo eran rugbiers. Otras estirpes ilustres son la de los Massoni o los Puigbert. Adelante emerge la figura de Afa Tauli, neozelandés de rasgos maoríes nacido en Palmerston, Nueva Zelanda, a casi 20.000 kilómetros del Baldiri. Afa, que empezó a jugar con ocho años, aterrizó en Sant Boi en 2012 con un contrato de un año. El domingo levantó el trofeo de campeón tras diez temporadas en el club y después de haberse convertido en un santboiano más tras casarse con Leticia y tener a Nico. “¿Dónde voy a estar mejor que aquí? Es mi casa, son mi familia y siempre me han tratado como uno más. Aquí el pueblo no es de la Santboiana, la Santboiana es del pueblo”. Tauli, internacional con España, no deja de saludar gente mientras caminamos por la rúa camino de la Librería Isart, otro templo del rugby local en el que nos esperan Albert Malo, tótem del club y del rugby español, y el kiwi Bruce Hemara, otro mito oval en el pueblo.

Noticias relacionadas

 

Este renombrado título en el centenario del decano viene acompañado además de otro hito, la elección por primera vez en la historia del club de una mujer como presidenta. Aurora Bravo, vinculada a la Santboiana desde 1975, dirige los designios del decano desde el pasado 28 de abril durante los próximos seis años tras recoger el testigo de Miquel Martínez. La idea es salvaguardar esa identidad tan arraigada y ese sentimiento de familia. Malo, internacional español muy reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras, pone el foco en la cantera: “Los niños son el principio y el final de todo en la Santboiana. Ellos hacen grande al club y los éxitos del equipo llegarán de su mano”. Sentencia que saluda Carlin alzando su cerveza y brindando: “Si Sant Boi no existiera, habría que inventarlo. ¡Viva el rugby! ¡Ferro Sant Boi!”.