EL DESENLACE DE LA LIGA

Lucha por el descenso: el Granada, a Segunda tras empatar con el Espanyol

Mallorca y Cádiz se salvan tras tumbar a Osasuna y Alavés

Embarba, en Granada ante la mirada de Collado.

Embarba, en Granada ante la mirada de Collado. / TWITTER / @RCDE

2
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Mallorca, Cádiz y Granada se jugaban una plaza de descenso. Los dos primeros cumplieron su parte ante Osasuna (0-2) y Alavés (0-1) pero el tercero, que jugaba en casa con el Espanyol y dependía de sí mismo, sacó la bola negra al no pasar del empate sin goles.

El Espanyol, que llevaba seis encuentros sin victoria y solo había ganado un duelo fuera de casa en toda la Liga, era en Granada uno de los árbitros de la Liga. Sin el sancionado Raúl de Tomás, Embarba tuvo la mejor ocasión blanquiazul en el primer acto con un latigazo que repelió Maximiano, de la misma manera que Diego López había tenido que solventar un par de disparo de Puertas y Jorge Molina.

Mallorca y Cádiz, que tenían de inicio un punto menos que el Granada, tampoco pasaban al descanso del 0-0 en los feudos de Osasuna y Alavés. Los gaditanos eran los únicos que no dependían de sí mismos y llevaban ropa de luto en el entreacto. Sus fans aún le daban vueltas al penalti fallado por Negredo contra el Madrid la jornada anterior cuando de repente Sobrino marró una clarísima ocasión en Vitoria.

Noticias relacionadas

Acabó siendo el Mallorca el primero de los tres en marcar, con un caño de Ángel al portero osasunista, al que luego batiría Grenier. En Los Cármenes el árbitro pitó penalti por unas manos del perico Cabrera tras un centro de Collado, cedido por el Barça. Pero Jorge Molina falló el lanzamiento para desesperación de su afición granadina, solo un par de minutos después de que un tanto cadista cambiara el escenario.

Choco Lozano, héroe cadista

Las lágrimas de emoción corrían por las mejillas de los aficionados gaditanos desplazados en Vitoria al celebrar el gol del Choco Lozano. A un cuarto de hora del final, el Cádiz estaba salvado pero le quedaba mucho por sufrir: primero un penalti que el colegiado le pitó en contra pero rectificó tras revisar el VAR. Y luego un balón del granadino Bacca que chocó en la portería de Diego López, jugada que decidió qué equipo andaluz descendía.