Caso raqueta

'Tati' Rascón y Juan Avendaño: dos tenistas de perfil bajo y entrenadores reconvertidos en gestores, bajo la lupa

El presidente y el gerente de la Federación Madrileña de Tenis han sido imputados por el juez por la decisión del primero de ellos de autocontratarse

Trabajan juntos desde 2009, cuando ‘Tati’ Rincón accedió a la dirección deportiva de la federación, antes de dar el salto a la presidencia en 2016

'Tati' Rascón y Juan Avendaño: dos tenistas de perfil bajo y entrenadores reconvertidos en gestores, bajo la lupa
4
Se lee en minutos
Sergio R. Viñas
Sergio R. Viñas

Periodista

ver +

Juan Luis ‘Tati’ Rascón y Juan Bautista Avendaño comparten muchas cosas además de su imputación por la decisión del primero de ellos de autocontratarse como presidente de la Federación Madrileña de Tenis.

Tras ser tenistas de segundo nivel y entrenadores (superior Avendaño a Rascón en ambas facetas), comenzaron a trabajar juntos en 2009, cuando el entonces recién elegido presidente de la Federación Madrileña de Tenis, Miguel Díaz Román, nombró gerente a Avendaño y director deportivo a Rincón.

Avendaño es sin duda el más conocido de los dos, debido a su fructífera etapa como cocapitán del equipo español de Copa Davis. Nació en la localidad asturiana de Luanco el 29 de enero de 1961, unos meses antes de que Manolo Santana hiciera historia ganando Roland Garros, el primer grand slam del tenis español.

Residencia Blume

Desde niño se aficionó al deporte al que se iba a acabar dedicando, en diferentes facetas, durante toda su vida adulta. Con 13 años entró a la escuela de Avilés y con 14 se fue a vivir a Barcelona, becado por la residencia Blume, gran granero de talentos del deporte español.

Aunque él mismo asegura que tenía más constancia que talento, con 15 ya era demandado por las marcas, firmando un contrato de 100.000 pesetas (600 euros) con Lacoste. Con 18, cuenta él, ya había viajado por todo el mundo disputando torneos.

El techo de su carrera profesional lo alcanzó en junio 1982, con 21 años, cuando llegó a ser el 71º clasificado del ranking ATP. McEnroe, Vilas, Connors y Lendl encabezaban por aquel entonces la clasificación, en la que el mejor español era José Higueras (16º).

Esa carrera profesional, en la que no logró ganar ningún torneo del circuito ATP, fue corta, ya que se retiró con 30 años. “Tuve problemas en la muñeca. Me operaron tres veces, me cortaron la cabeza del cúbito y ahí supe que tenía que dejarlo porque no podía entrenar todo lo que necesitaba”, explicaba hace unos años en una entrevista con ‘La Nueva España’, medio perteneciente a Prensa Ibérica, grupo editor de este periódico.

Sin solución de continuidad, se sumergió a partir de entonces, 1991, en la faceta de entrenador. Dirigió la academia de un entonces emergente Sergi Bruguera y dio el gran paso al frente entrenando a una jovencísima Jennifer Capriati, a la que condujo al oro olímpico en Barcelona 92, ganando con 16 años la final a Steffi Graff.

Jefe del CAR

El éxito de Avendaño con la tenista estadounidense no pasó desapercibido en el tenis español y a finales de 1992 fue nombrado capitán del equipo nacional de Copa Davis durante tres años. Un año más tarde, asumió la dirección técnica del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès, cargo que ocupó durante 14 años.

Su gran logro llegó con una decisión revolucionaria en el tenis español. Tras años en los que leyendas como Manolo Orantes y Manolo Santana habían ejercido la capitanía de la Davis, la Federación decide en el año 2000 poner el equipo en manos de cuatro reputados entrenadores, lo que se llamó el G-4: el propio Avendaño, Javier Duarte, Josep Perlas y Jordi Vilaró. Meses después, España ganaba la primera ‘Ensaladera’ de su historia.

De cara a 2001, Duarte y Vilaró renuncian y Jordi Arrese se suma a Avendaño y Perlas para formar un nuevo equipo de capitanes que sumó en 2004 un nuevo título para España. El relevo en la presidencia de la Federación, tras la victoria de Pedro Muñoz en enero de 2005, acaba con la fórmula y Avendaño sale del equipo de la Davis.

Escrito queda, en 2007 deja también la dirección técnica del CAR de Sant Cugat y dos años después pasa a asumir su actual cargo, en el que lleva 13 años, como gerente de la Federación Madrileña de Tenis.

El encuentro

Es en ese momento cuando su camino se cruza con el de Juan Luis Rascón, más conocido en el mundo del tenis como ‘Tati’. Él también entró en la federación autonómica en 2009, tras la llegada a la presidencia de Miguel Díaz Román. En su caso, lo hace como director deportivo.

Rascón, nacido el 2 de marzo de 1971, también había sido tenista, aunque con menos éxito que Avendaño: su mejor posición en el ránking ATP fue 144º, alcanzado el 20 de mayo de 1996.

Alargó su carrera en torneos menores hasta los 36 años, retirándose en el año 2007 e iniciando también una carrera como entrenador y de comentarista televisivo de torneos de tenis.

Noticias relacionadas

Durante siete años, fue el director deportivo de la Federación Madrileña de Tenis. En 2016, tras dos mandatos de Díaz Román, decide presentar candidatura a la presidencia. Gana los comicios y mantiene en el puesto de gerente a Avendaño.

Rascón revalidó su puesto en junio de 2021 sin oposición, pese a que tenistas como Fernando Verdasco, Feliciano López, Vivi Ruano y los hermanos Pepo y Pato Clavet reclamaron un cambio de rumbo en la federación por “graves problemas deportivos, económicos y jurídicos". Ahora, los dos se las tienen que ver con un juez en los tribunales.

Temas

Madrid