Cita histórica en Italia

Final de la Champions femenina: Desembarco azulgrana en Turín

  • El Juventus Stadium acoge la primera gran peregrinación de aficionados azulgranas en el extranjero con más de 10.000 seguidores apoyando a las campeonas de Europa. Vuelos y hoteles se ponen por las nubes manteniendo los precios de Eurovisión.

Las azulgrana celebran sobre el césped

Las azulgrana celebran sobre el césped / FCB Femení

4
Se lee en minutos
Xavi de la Ossa

El Barça femenino se prepara para vivir su particular Basilea en Turín. No serán 180 autocares los que esperen en la explanada del Camp Nou, ni tampoco Suiza aguardará para recibir al equipo azulgrana, así como no será una final de Recopa ni frente al Fortuna Düsseldorf. La historia se repite en un contexto completamente distinto. Hace un año el Barça conquistaba su primera Copa de Europa en silencio, con las gradas vacías y el único ruido que se pudo escuchar fue el de la emoción de las futbolistas.

El ambiente frío e inhóspito del Gamla Ullevi de Gotemburgo cambiará por el estruendo ensordecedor de los más de 10.000 azulgranas (podrían alcanzarse los 15.000) que se preparan para conquistar el Juventus Stadium. Viajes en autobús, avión y algunos más valientes con su propio coche para volver a vivir un alirón europeo del equipo de moda en Europa.

Exhibiciones de fútbol

La expectación es máxima. No es para menos teniendo en cuenta que el equipo ha conseguido batir el récord mundial de asistencia de un partido de fútbol femenino en cuartos de final frente al Madrid (91.553) y en semifinales ante el Wolfsburgo (91.648) al que consiguieron superar con un contundente 5-1 dando una exhibición del buen fútbol que ha llevado a las culés a dominar el panorama continental.

Diversas opciones

El Barça ha puesto a disposición de los aficionados dos planes de viaje para poder estar en la final de la Champions. El club, a través de su página oficial, ofrece desplazamientos de ida y de vuelta a Turín por 58-69 euros en autocar y 269 euros en avión para los socios.

Estos viajes son con el precio más reducido posible para facilitar la presencia de seguidores azulgranas en la gran cita. También existe la opción de viajar con la oferta del club si se es peñista o aficionado; para los primeros el coste del autocar oscila entre los 72-98 euros mientras que el avión asciende a 358 euros; para los segundos el precio en autocar es de 88-98 euros mientras que el avión es 410 euros.

Vuelos desorbitados

Tal es la expectación que, más allá del club, la compañía Vueling ha reforzado los viajes de ida y vuelta entre Barcelona y Turín con tres vuelos, aunque los precios no invitan al optimismo. Volar el mismo día del partido cuesta entre 135 y 180 euros y el regreso al día siguiente vale entre 185 y 226 euros.

En las mismas fechas de junio y en fin de semana, un vuelo de ida y vuelta entre las capitales de Catalunya y Piamonte cuesta 70 euros. Volar vía Milán tampoco abarata mucho el viaje, puesto que al final, al tener que añadir tren o autocar, el coste del vuelo viene siendo parecido y apenas merece la pena el sacrificio de la escala.

Otra prueba de la expectación provocada por la final es que ya prácticamente no quedan hoteles libres en el centro de Turín, lo que se comprueba visitando la página oficial de Booking, con el 98% de la oferta hotelera en la capital piamontesa ya reservada. Los que no han sido previsores ya no podrán dormir en la ciudad a no ser que paguen cifras desorbitadas ya que por la final de la Champions se mantienen los precios astronómicos establecidos con motivo del festival de Eurovisión.

No quedan habitaciones por debajo de los 300 euros aunque sí es posible pernoctar por un centenar de euros a las afueras de la ciudad con la consiguiente dificultad del desplazamiento nocturno del estadio al hotel o apartamento escogido. En las mismas fechas de junio sí es posible dormir en Turín a partir de 60 euros en un hotel de tres estrellas. En cambio, sí queda todavía alguna habitación privada, a través de Airbnb, a precios asequibles en Turín y alrededores.

Una (nueva) cita con la historia

Noticias relacionadas

El 16 de mayo de 1979 es una fecha marcada para el barcelonismo porque el Barça consiguió desplazar a 30.000 personas hasta Suiza para la final de la Recopa de Europa que los azulgranas se llevaron ante el Fortuna Düsseldorf. Como ocurrió hace más de 40 años, más de 10.000 seguidores quieren vivir la primera Champions del equipo femenino con público en las gradas. La expectación es máxima para ver a las futbolistas de Jonatan Giráldez levantar su segundo título europeo y después de llenar el Camp Nou en las dos ocasiones que ha abierto sus puertas para el público, ahora esperan convertir Turín en una olla a presión.

Mientras Alexia, Aitana, Mariona, Patri y compañía hacen historia sobre el terreno de juego, en la grada la expectación sigue creciendo por un equipo obsesionado en mantener la excelencia futbolística más allá de los buenos resultados cosechados. Las azulgranas disputan este fin de semana el encuentro de Liga en el Estadi Johan Cruyff frente al Atlético de Madrid que cierra la Liga en el que será el último partido antes de la gran cita europea. Una final, por cierto, que se podrá seguir también con las pantallas gigantes que se colocarán en Barcelona y en Mollet del Vallès, ciudad natal de Alexia Putellas. Turín, el Barça y los aficionados vuelven a tener una cita con la historia.