A un punto del título

Real Madrid- Espanyol: Matchball inoportuno en el Bernabéu

El Real Madrid puede proclamarse campeón de Liga, si gana o empata al Espanyol, en un partido que se atraviesa en medio de las semifinales de Champions ante el Manchester City, y en el que Ancelotti sacará un once plagado de suplentes.

Mariano controla un balón en el entrenamiento del Madrid. 

Mariano controla un balón en el entrenamiento del Madrid.  / @realmadrid

3
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Hacía tiempo que el madridismo echaba cuentas para ver cuándo podrían entonar el alirón liguero. Y a muchos aficionados, e incluso jugadores, les seducía la idea de hacerlo en el Metropolitano, en la casa de un enemigo íntimo como el Atlético. Pero el Barcelona parece empeñado en acelerar la consecución del título blanco con sus últimas derrotas. Y después de caer en el Camp Nou ante el Rayo Vallecano ha servido en bandeja el campeonato a los de Ancelotti, que con empatar ante el Espanyol este sábado serán campeones.

Sin embargo, le llega al Real Madrid su primer match-ball en un momento incómodo porque tiene la cabeza puesta en el partido de vuelta de Champions del próximo miércoles ante el Manchester City. Con la Liga más que encauzada, a Carletto le preocupa poco el duelo ante el Espanyol, porque su mente está más centrada en cómo doblegar al equipo de Guardiola.

 

Revolución en el once

De hecho, la alineación madridista sufrirá una revolución porque serán muchos los jugadores no habituales que estarán en el once ante los ‘pericos’. El italiano dará descanso a sus titulares habituales pensando en los ingleses, lo que provocará un once inédito en el que aparecerán el portero ucraniano Luni, una defensa de circunstancias con Lucas y Marcelo en los laterales, y en la que el eje de la zaga es un problema. Con las bajas de Alaba, lesionado, y los sancionados Militao y Nacho, Vallejo será titular junto a alguien por definir. Casemiro, en fase de recuperación, podría entrar, pero parece más lógico que no arriesgue y sea el canterano Mario Gila quien complete la zaga. La medular la conformarán Camavinga, Ceballos y, previsiblemente un Isco que se despedirá del madridismo, para dejar arriba a Asensio, y Mariano con Vinicius o Rodrygo. Equipo de circunstancias para el momento más agradecido de la temporada, el del posible alirón. Un entorchado que llega en abril, mucho antes de cualquier previsión, y en el que todo lo que no sea perder le convierte en campeones de una liga que ganarán con merecimiento aprovechando la irregularidad de Barcelona o Atlético.

 

Enfrente aparece un Espanyol que llega sin presión dispuesto a dar su mejor versión. Vicente Moreno ya ha advertido que no le vale el empate y que su idea es certificar la permanencia ‘perica’ evitando el alirón del Madrid en este primer matchball a favor. Pero los blanquiazules, que ya ganaron en el RCDE Stadium (2-1), no vencen en el Bernabéu desde la temporada 1995-96, encadenando 24 partidos sin ganar en feudo madridista.

  

Hitos de Marcelo y Carletto

El partido esconde además un par de hitos que son dignos de destacar. Porque si los blancos se hacen con el título en este partido, Marcelo se convertirá en el jugador más laureado de la historia del Madrid, con 24 títulos, por delante de Paco Gento. Razón que explica que el brasileño siga en el club, pese a perder protagonismo. Además, Ancelotti se convertirá en el primer técnico de la historia en ganar las cinco grandes ligas de Europa. La Bundesliga con el Bayern, la Serie A con el Milan, la Premier con el Chelsea, la Ligue 1 con el PSG, y ahora la Liga con el Real Madrid. Sin embargo, el entrenador blanco, tan supersticioso como siempre, no da nada por hecho: “Todavía no lo he conseguido y soy supersticioso como casi todos los italianos”.

Noticias relacionadas

 

En medio de este ambiente festivo, y a la vez inquietante por lo que se viene el miércoles, ha ocurrido otro hecho noticioso. Gareth Bale, a quien Ancelotti anunció que quería dar la oportunidad de poder despedirse de la afición sobre el césped, se ha vuelto a borrar. El galés iba a estar en el once ante el Espanyol, pero ha vuelto a argumentar molestias en la espalda para caerse de la convocatoria. Carletto siempre ha tratado de involucrar a Bale, especialmente tras saber que no llegaría ningún refuerzo para la delantera, pero el jugador ha mostrado una alarmante desidia priorizando los compromisos con Gales a los del Madrid. Otro que no estará es Hazard, que sigue recuperándose tras operarse. Y en medio de este ambiente enrarecido Ancelotti ha advertido: “No hemos pensado en celebrar, pero si tenemos que celebrar, lo vamos a hacer”. Mucho entusiasmo no se le adivina