Liga: Real Madrid-Barcelona (0-4)

El harakiri táctico de Ancelotti desquicia al Real Madrid

El técnico italiano salió con Modric de nueve falso, cambió del 4-4-2 al 4-3-3 en la primera parte, y tras el descanso apostó por un 5-3-2 que duró tres minutos tras recibir otro gol. Estrepitoso planteamiento de Carletto en la histórica goleada del Barcelona al Real Madrid en el Bernabéu.

Modric trata de frenar un disparo de Ferran Torres. 

Modric trata de frenar un disparo de Ferran Torres.  / @LaLiga

2
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Arrancó el clásico de forma premonitoria. Con un Real Madrid irreconocible con una camiseta negra con la que Adidas quiso festejar los 120 años, diseño del japonés Yohji Yamamoto, quien ya creó en la temporada 2014-15 la camiseta negra del dragón de que lucieron los blancos. A eso se sumaba un Courtois vestido de rosa palo, Nacho estrenándose en un clásico como capitán y un incomprensible 4-4-2 sin 9.

Modric, de 9 falso

Sin Benzema, Ancelotti pobló el mediocampo con cuatro centrocampistas para generar superioridad y robarle la posesión a un Barça que vive de ella. Pero los de Xavi se fueron arriba a presionar, aislando así a Modric y a un Valverde que acudía al espacio al no haber 9. Precisamente una incorporación del uruguayo, tras jugada de Vinicius, fue lo más peligroso de los madridistas en la primera parte.

En el minuto 11 una doble intervención de Courtois, tras disparos de Aubameyang y Dembelé, salvó a los blancos, que hacían agua a la espalda de Carvajal, a quien abroncó Ancelotti. Comenzaban a sufrir los blancos, hoy negros. Modric, fuera de cobertura y frustrado como 9 falso, pedía explicaciones al banquillo. La decisión de Carletto le inutilizaba. En el minuto 28 los temores del Bernabéu se concretaron tras un centro de Dembelé rematado a la red por su amigo Aubameyang, único debutante del clásico. El experimento táctico de Ancelotti condenaba a un Madrid sin Benzema y con Modric incomunicado.

Todo pudo cambiar en el minuto 35, cuando Vinicius se plantó ante Ter Stegen, pero se le hizo de noche y terminó con un 'piscinazo' clamoroso. Para más inri, tres minutos después Araujo marcaba cabeceando un córner que retrataba a Militao y Alaba. Solo entonces Carletto recuperó el 4-3-3, tirando atrás a Modric y colocando a Rodrygo de 9 con Valverde y Vini en los extremos. Ancelotti había regalado una parte. El 0-2 al descanso era incluso corto.

Noticias relacionadas

El remate llegó tras el descanso, cuando Carletto apostó por un 5-3-2 sacando a Carvajal y Kroos del campo. En la primera jugada Ferrán falló un gol solo ante Courtois, pero dos minutos después clavó el remate en otra jugada en la que la defensa volvía a hacer agua. El desastre táctico del Madrid era épico. Y el italiano volvía a retractarse, reorganizando la zaga en un 4-4-2 con Alaba de carril izquierdo y Nacho, derecho.

Delirio final

El cuarto gol fue delirante. Martínez Munuera anuló en el inicio un gol a Aubameyang para después concederlo ante la protesta local. Con 0-4 y más de media hora por delante, el público comenzó a marcharse del Bernabéu. El hara-kiri de Carletto alcanzaba cotas históricas. Ganará la Liga el Madrid, pero el Barça de Xavi refrendaba su resurrección en la noche más delirante de la era Ancelotti.