ESPANYOL-GETAFE (2- 0)

El Espanyol gana y disfruta, al fin, de una tarde tranquila

Cabrera después de marcar un gol a su ex equipo

Cabrera después de marcar un gol a su ex equipo / David Ramirez

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Llegó la primera victoria del año, ya iniciado el tercer mes de vida del 2022. Llegó el primer y cómodo triunfo del Espanyol, que se impuso a un alicaído Getafe para devolver la calma primero a Vicente Moreno, luego al equipo, después al club y, por supuesto, al pueblo perico, inquieto como estaba por esa racha de derrotas y empates. Dos acciones a balón parado certificaron el triunfo blanquiazul, necesario e imprescindible para atenuar esos mensajes de nerviosismo que le amenazaban.

Todo cambió con el fantástico cabezazo de Cabrera para rescatar sonrisas perdidas en la grada de Cornellà-El Prat, unido al autogol de Cabaco para rubricar una sosegada victoria. Y eso que el partido no empezó bien el Espanyol. La soleada tarde que se vivía en Cornellà-El Prat pareció amodorrar al conjunto de Vicente Moreno, aunque reaccionó con una incursión de Raúl de Tomás por el flanco derecho del ataque para asustar al Getafe.

Una jugada durante el partido del Espanyol y el Getafe

/ David Ramirez

Dos autogoles, uno válido

El autogol de Djené quedó invalidado porque todo nació en una posición ilegal -estaba en fuera de juego- del delantero blanquiazul. Al menos, fue la primera señal de autoestima perica tras un errático inicio del 2022. Discurría tediosa la tarde cuando Vilhena sirvió un saque de esquina con exquisita precisión para que Leandro Cabrera firmara un imponente cabezazo quebrando la resistencia de un sorprendido Diego Soria, que no se esperaba esa acción, nacida casi junto al punto de penalti.

El cabezazo de Cabrera para firmar el 1-0 devolvió la calma al equipo. Y a la grada

Fue un golazo. Por el centro y, sobre todo, por la altura que adquirió el central uruguayo impulsándose con astucia, al tiempo que conquistaba el espacio gracias a un sutil toque sobre Maksimovic, previo a ese gran remate de cabeza. No hay mayor lección de eficacia. Un remate a puerta, un gol. Y el abrazo que recibió Vicente Moreno de sus ayudantes para premiar el trabajo del laboratorio.

Un gol que modificó, y de forma sustancial, el paisaje del partido. El Getafe, que había arrancado con firmeza el encuentro al punto de que creía tenerlo todo bajo control, acusó el golpe. No se había llegado a la media hora de partido y el Espanyol ya ganaba con suficiente comodidad, impulsado por la fortuna aunque la jugada previa también fue a balón parado.

los dos entrenadores se abrazan en Cornellà

/ David Ramirez

Un saque de banda al que luego dieron brillo Vilhena y Darder antes de que Olivera transformara un despeje en un autogol porque topó la pelota en las piernas de Cabaco para tranquilidad del Espanyol. De pronto, la tarde se convirtió en plácida, relajada y sencilla cuando inicialmente tenía muy mala pinta porque el equipo perico no ganaba un partido de Liga desde el último día del 2021 cuando derrotó al Valencia en Mestalla (1-2).

Quien no emitió síntomas de reacción fue el Getafe tras el 1-0 de Cabrera, menos aún tras el 2-0 de Cabaco. Era, en realidad, el segundo autogol del conjunto madrileño. El primero, de Djené, no valió por el fuera de juego previo de Raúl de Tomas; el segundo, sí.

Jugó entonces el Espanyol con el sosiego de esa amplia ventaja adquirida en 10 minutos repletos de contundencia demostrando que cuando el balón se para es cuando, tal vez, hay que estar más atentos que nunca. Un córner y un saque de banda le bastó al equipo de Moreno para irse al descanso con esa confortable renta, que le dejó todo el trabajo hecho. 

El Getafe no reaccionó

En la grada, miles de pericos saboreaban, al fin, 45 minutos tan plácidos que no necesitó siquiera del tradicional gol de Raúl de Tomás. La prueba de que todo iba de maravilla. Máxima solvencia en el Espanyol (un remate a puerta y dos goles) para someter a un tímido y apocado Getafe, que parecía haber tenido un buen inicio, aunque se apagó de inmediato. 

El partido se embarró de mala manera en la segunda parte provocando que se vieran hasta 11 tarjetas amarillas

Noticias relacionadas

Quiso, eso sí, meterse en el segundo tiempo con una salida mucho más enérgica, pero topó entonces con la figura de Cabrera. De nuevo, el central uruguayo. Fue decisivo en el área contraria con su 1-0 y decisivo en el área propia con un par de intervenciones defensivas encomiables. Y el Getafe, pasada la hora de partido, producía poco, poquísimo en ataque. 

En el tramo final del encuentro en el que el colegiado Cordero Vega enseñó hasta 11 tarjetas amarillas, todo se embarró porque el fútbol ya no fluía. Tampoco lo necesitaba el Espanyol, agarrado al marcador más que al balón. Con eso tenía más que suficiente para llevarse la primera y balsámica victoria del 2022. En 10 minutos liquidó al Getafe. Con eso tuvo suficiente.

La ficha del Espanyol-Getafe (2-0)

Espanyol: Diego López (7), Óscar Gil (6), Calero (7), Cabrera (8), Pedrosa (6), Keidi Bare (6), Yangel Herrera (6), Darder (7), Vilhena (6), Puado (5) y Raúl de Tomas (5).

Entrenador: Vicente Moreno (7).

Cambios: Nico Melamed (5) por Vilhena (m. 60); Aleix Vidal (s.c.) por Óscar Gil (m 81); Wu Lei (s.c.) por Puado (m. 90); Loren (s.c.) por Raúl de Tomás (m. 90); Fran Mérida (s.c.) por Darder (m. 90) 

Getafe: Soria (4), Djené (4), Mitrovic (4), Cabaco (4), Iglesias (5), Olivera (4), Maksimovic (5), Florentino (5), Óscar Rodríguez (4), Borja Mayoral (4) y Enes Ünal (4). 

Entrenador: Quique Sánchez Flores (4)

Cambios: Sandro (4) por Florentino (m. 69); Gonzalo Villar (s.c.) por Cabaco (m. 82); Jankto (s.c.) por Óscar Rodríguez (m. 82)

Goles: 1-0, Cabrera (m. 17); 2-0, Cabaco (m. 27)

Árbitro: Cordero Vega (5), cántabro.

Tarjetas amarillas: Mitrovic (m. 1); Enes Ünal (m. 32); Óscar Gil (m. 40); Vilhena (m. 42); Diego López (m. 43); Óscar Rodríguez (m. 56); Yangel Herrera (m. 56); Cabrera (m. 65); Darder (m. 72); Djené (m. 72); Cabaco (m. 78)

Estadio: RCDE Stadium.

Espectadores: 18.519