CHAMPIONS LEAGUE

PSG-Madrid: Juego de Tronos en el Parque de los Príncipes

Se miden el dominador de la Champions y el nuevo rico dispuesto a alterar el nuevo orden y, de alguna manera, y el promotor de la Superliga se mide a su más feroz enemigo dentro y fuera del campo

Los jugadores del Real Madrid, reunidos antes del entrenamiento en el Parque de los Príncipes.

Los jugadores del Real Madrid, reunidos antes del entrenamiento en el Parque de los Príncipes. / @realmadrid

3
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

París Saint-Germain y Real Madrid se enfrentan en un duelo que escenifica mucho más que unos octavos de final de Champions. Es el duelo entre el histórico dominador del fútbol continental, un Madrid con 13 títulos, y el nuevo rico que llega para alterar el orden establecido. Un club que reúne, a golpe de petrodólares, a cracks pujantes como Mbappé y a estrellas crepusculares como Messi o Neymar, buscando asaltar la Champions.

Pero además es la pugna entre el equipo que preside el promotor de la Superliga, Florentino Pérez, que cuenta con la complicidad del Barcelona de Laporta y la Juventus de Agnelli, frente al club que dirige Nasser Al-Khelaifi, actual presidente de la ECA (Asociación de Clubes Europeos), principal opositor junto a la UEFA de Cefferin, de la Superliga. El choque de dos modelos de gestión, dos formas de ver el fútbol. 

El foco en Mbappé

En medio de ese escenario aparece la figura de Kylian Mbappé, delantero del PSG que el próximo verano se convertirá en el fichaje estrella del Real Madrid. El internacional francés, que ha rechazado hasta cuatro ofertas de renovación del club parisino, tiene cerrado un preacuerdo con los blancos que le convertirá en el jugador mejor pagado de la historia del Real Madrid. Hasta que eso ocurra, Mbappé se debe a los colores del PSG y tratará de evitar en el césped cualquier sospechosa sobre su profesionalidad ante los que serán sus compañeros.

No estará Sergio Ramos, que ponía picante al partido por la forma en que salió del club blanco tras su pulso con Florentino. Quien sí estará es Messi, enemigo íntimo de los blancos en su etapa azulgrana. Leo disputará su primer gran partido con los parisinos y tendrá la oportunidad de demostrar si su fichaje por el PSG, que aún no ha justificado con goles, es un acierto de Leonardo. El que empezará en el banquillo, al no estar al cien por cien es el brasileño Neymar, que en Francia ha rebajado su autoexigencia pasando a ser un jugador más lúdico que trascendente.

El Real Madrid contará de salida con Benzema, aunque Ancelotti sigue en alerta con el francés, que no se ha terminado de recuperado completamente de una distensión en el isquiotibial. La decisión la tomará Karim, que pese a advertir que quiere jugar, no ha terminado de asegurar su presencia: “Estoy preparado. Tengo que verme en el campo, pero estoy aquí para ayudar a mi equipo, es un gran partido. Si juego, lo daré todo. Lo más importante es estar bien, tener buenas sensaciones. Pero no hay que tomar riesgos, la temporada es larga”.

Benzema forzará

Noticias relacionadas

Sin Benzema los blancos han tenido serios problemas de cara a puerta. De los últimos cuatro partidos solo han ganado uno y la eficiacia goleadora ha disminuido sin la presencia del francés. Algo que ha afectado a un Vinicius al que también le está costando ver puerta cuando Karim no está y las defensas rivales se centran en él. Por lo demás, Carletto dispondrá de su once de gala con Militao y Alaba en el eje de la defensa y Carvajal y Mendy, recuperado, en los laterales. El mediocampo es intocable (Kroos-Casemiro-Modric) y arriba Asensio acompañará al francés y al brasileño. En caso de que Benzema no tenga buenas sensaciones y decida no forzar, Gareth Bale podría ser su alternativa, tras su partido en Villarreal donde evidenció que sigue siendo un jugador muy vertical con llegada.

Los goles en campo visitante no valdrán doble, circunstancia que Ancelotti no cree que altere al desarrollo del partido y la eliminatoria. Por su parte, Pochettino ha querido sacarse la presión de encima advirtiendo que “el PSG es el aspirante y el Real Madrid es el que tiene el hábito de ganar la Champions”. Ambos entrenadores han advertido que la eliminatoria podría ser la final de la Champions... pero no lo es. Y tanto Florentino como Al-Khealifi son conscientes de que el club que se quede en el camino tendrá que replantearse el futuro inmediato ante la amenaza de un rival que es mucho más que un adversario. El nuevo orden del fútbol continental, quién sabe si el del mundial también, está en juego en París. Juego de Tronos en el Parque de los Príncipes.