El Campeonato de Europa de balonmano

Corrales abre la puerta de semifinales a los Hispanos en el Europeo

Dos acciones claves del guardameta sellan el decisivo triunfo de España ante Polonia (27-28), que alcanza por sexta vez consecutiva la pelea por las medallas

Ferran Solé prepara el lanzamiento en el partido frente a Polonia

Ferran Solé prepara el lanzamiento en el partido frente a Polonia / Efe

4
Se lee en minutos

La selección española de balonmano certificó su clasificación para las semifinales del Europeo de Hungría y Eslovaquia que se disputará este viernes en Budapest (Hungría), tras imponerse este martes por 27-28 a Polonia, gracias a dos sensacionales paradas del portero Rodrigo Corrales en los últimos segundos.

La portería española no había funcionado en toda la segunda mitad -Rodrigo Corrales y Gonzalo Pérez de Vargas tenían un cero en su casillero de paradas-, hasta que llegó el último minuto del encuentro. A falta de 40 segundos para la conclusión, Corrales evidenció sus increíbles reflejos con una sensacional parada al extremo polaco Arkadiusz Moryto, que hasta entonces sólo había fallado un lanzamiento, y evitó el empate.

La victoria frente a Polonia asegura la sexta ocasión consecutiva las semifinales del Campeonato de Europa, un logro histórico, redondeado además con la victoria en las dos últimas ediciones del torneo. El triunfo garantiza también el premio añadido de la participación del equipo de Jordi Ribera en el Mundial de Polonia y Suecia 2023.

"Estoy muy contento de poder estar en las semifinales tanto por el balonmano español como por este grupo, porque ha trabajado muy bien desde el primer día. Es un premio y ahora tenemos que intentar aprovechar esa semifinal", señaló el seleccionador español. 

Liderados por Gedeón Guardiola e Iñaki Peciña, no sólo lograron limitar la capacidad de lanzamiento exterior del conjunto polaco, mermado por la ausencia de Szymon Sicko, sino que además obligaron a arriesgados pases que propiciaron numerosas pérdidas de balón (2-6).

Pero en el momento en el que dejaron de robar más balones surgieron los problemas para los Hispanos, que volvieron a mostrar las mismas carencias en el ataque estático que ya exhibieron en los dos últimos encuentros ante Rusia y Noruega.

La defensa, al rescate

Sin lanzamiento exterior, pese al retorno al equipo de Joan Cañellas una vez superado el coronavirus, la selección española comenzó a tener cada vez más problemas para generar espacios en una defensa polaca anclada sobre la línea de seis metros, que igualó el pulso (8-8), castigando los nueve minutos sin marcar del conjunto español.

Pero cuando peor pintaban las cosas para los Hispanos, apareció al rescate la defensa. Dos recuperaciones consecutivas permitieron a los de Jordi Ribera tener de nuevo una renta de dos goles (8-10) y alcanzar el descanso por delante en el marcador (13-14).

En la reanudación apareció la figura del central Agustín Casado, que logró dotar al ataque de España de la fluidez de la que había carecido en los primeros 30 minutos. Con Casado haciendo llegar el balón con ventaja a los extremos y pivotes, la selección española logró dar un pequeño estirón en el marcador tras situarse con una renta de tres goles (17-20).

Protagonismo de Cañellas

España pareció encontrar la fórmula en ataque, pero no en defensa, incapaz de controlar los movimientos de Jedraszczyk y, sobre todo, los de Michal Daszek, un extremo reconvertido en lateral que siempre encontró un fácil camino hacia el gol.

Una circunstancia que volvió a dejar, a falta de trece minutos para la conclusión, la renta del equipo español en su mínima expresión (23-24), lo que obligaba a los de Jordi Ribera a empezar de nuevo.

Noticias relacionadas

Surgió entonces la figura de Joan Cañellas, que, pese a permanecer confinado los últimos días tras dar positivo por coronavirus, no dudó en asumir toda la responsabilidad ofensiva en el conjunto español para abrir un margen confortable (25-28) a menos de cuatro minutos para la conclusión.

España suma ahora ocho puntos y será primera del grupo si Suecia empata o gana a Noruega este martes a las 20.30 h. Si vencen los noruegos, los españoles serán segundos. El rival del equipo español saldrá de un grupo que aún está por decidir, con Dinamarca ya clasificada con 8 puntos y Francia (6) e Islandia (4) con aspiraciones. Los cruces de este miércoles entre Islandia-Montenegro y Dinamarca-Francia (20.30) decidirán el nombre del rival español.

Polonia, 27- España, 28

Polonia : Zembrzycki (p.), Daszek (5), Krajewski (2), Olejniczak, Gebala (1), Moryto (6, 1p.), Przytula (5) - inicial-, Chrapkowski, Jedraszczyk (5), Walczak, Syprzak (1) y Dawydzik (2).

España: Corrales (p.), Peciña, Sánchez-Migallón, Maqueda (2), Guardiola, Solé (4, 1p.), Á. Fernández (3) -inicial-, Pérez de Vargas (p.s.), Casado (4), Sarmiento (1), Figueras (3), Cañellas (3), Aleix (4, 1p.), Tarrafeta (3), Gurbindo (1) y Ariño.