Caso Djokovic

Novak Djokovic abandona Australia tras la cancelación de su visado

El serbio se queda fuera del Abierto de Australia tras la decisión unánime de los tres jueces del Tribunal Federal y se enfrenta además a una prohibición de regresar al país durante tres años

3
Se lee en minutos
EFE

El tenista serbio Novak Djokovic, cuyo visado quedó anulado este domingo tras una decisión judicial, abandonó Australia en un vuelo con destino a Dubái, según informan medios locales.

El vuelo, operado por las aerolínea Emirates, partió desde el aeropuerto de Tullamarine de Melbourne alrededor de las 22.50 hora local (11.50 GMT). Djokovic tomó el vuelo Emirates 409 tras unos 20 minutos de retraso y está previsto que aterrice en el aeropuerto internacional de Dubái a las 5:34 de la próxima madrugada tras 14 horas de vuelo y 11.659 kilómetros recorridos.

Derrota judicial

El serbio perdió en un tribunal australiano el recurso contra la decisión del Gobierno de revocar por segunda vez su visado, lo que le impide defender su título en el Abierto de Australia.

La decisión fue tomada de manera unánime por los tres jueces del Tribunal Federal, que abordó hoy en una vista virtual el recurso presentado por la defensa de Djokovic, quien fue recluido el sábado en un hotel de Melbourne.

La decisión supone que el visado del tenista serbio de 34 años ha quedado cancelado y tendrá que ser deportado por lo que no podrá jugar el Abierto de Australia que comienza este lunes.

Según la ley, Djokovic se enfrenta además a una prohibición de regresar al país durante tres años, salvo ciertas excepciones, que pueden incluir "circunstancias imperiosas que afectan los intereses de Australia".

El ministro de Inmigración, Alex Hawke, se valió el viernes de sus poderes especiales para cancelar el visado del serbio por motivos sanitarios y del mantenimiento del orden, ya que si se le permite quedarse en el país puede avivar el sentimiento de las personas que se oponen a vacunarse contra la covid-19.

Djokovic viajó el 5 de enero a Melbourne con una exención médica por no estar vacunado, al haber estado contagiado de la covid-19 recientemente, aunque a su llegada las autoridades de Inmigración le cancelaron el visado y lo detuvieron hasta su liberación el pasado lunes por una orden judicial al considerar que no fue tratado con "equidad".

El tenista fue detenido de nuevo este sábado después de la nueva cancelación de su visado y se encuentra aislado en el hotel Park de Melbourne.

Pierde la ocasión de superar a Nadal y Federer

Djokovic no podrá defender su corona conseguida a orillas del río Yarra durante la edición pasada y tampoco tendrá la ocasión en Australia de consagrarse como el tenista más laureado de todos los tiempos con 21 títulos Grand Slam.

El serbio tenía previsto debutar este lunes en la pista central Rod Laver Arena, escenario que le vio coronar el ‘major aussie’ hasta en nueve ocasiones, frente a su compatriota Miomir Kecmanovic.

Expulsión de interés público

Tras conocerse el fallo judicial, el primer ministro australiano, Scott Morrison, expresó su satisfacción: "Esta decisión de anulación se adoptó por motivos de salud, seguridad y mantenimiento del orden, sobre la base de que era de interés público", dijo en un comunicado Morrison, quien aplicó una de las políticas más duras del mundo contra la covid-19 y lucha contra un repunte de contagios a pesar de que la mayoría de los habitantes esta vacunado.

Morrison expresó que su gobierno considera que la "fortaleza de las fronteras es fundamental para el estilo de vida australiano y el estado de derecho".

Noticias relacionadas

Al agradecer al Tribunal por haber abordado este asunto y la paciencia de todos los implicados en la resolución del caso, el mandatario subrayó que "es hora de seguir el Abierto de Australia y volver a disfrutar del tenis durante el verano".

En la misma línea de Morrison, el ministro de Inmigración recordó los "grandes sacrificios" que Australia hizo durante la pandemia y destacó que las "sólidas" políticas de protección fronteriza, "lo que ha resultado en una de las tasas de mortalidad más bajas, las recuperaciones económicas más sólidas y las tasas de vacunación más altas del mundo".