Oporto-Atlético (1-3)

Griezmann rescata al Atlético y obra el milagro

  • El francés anotó el primer gol atlético y asistió a Correa en el segundo

  • El Principito ha marcado cuatro de los siete goles del Atlético esta Champions

  • Los de Simeone se meten en octavos como segundos de grupo tras el Liverpool

Griezmann celebra el gol atlético en Oporto. 

Griezmann celebra el gol atlético en Oporto.  / @ChampionsLeague

5
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

El Atlético obró el milagro. Cuando peor estaba la situación, con el Oporto volcado en su área y sin haber generado peligro ni sensación de poder ganar el partido, apareció Antoine Griezmann, el hombre franquicia de este equipo en la Champions. El Principito pescó un balón suelto y lo clavó para abrir el camino a cuartos y después sirviendo una asistencia a Correa para sellar la clasificación.

Sin alma ni áreas

Hubo un tiempo en el que el Atlético de Simeone era insuperable en las áreas. En la propia, con porteros que ganaban partidos como Courtois y Oblak. En la rival, con goleadores con hambre como Griezmann, Torres, Costa o Luis Suárez. Pero hoy en su plantilla hay más pie que espíritu, lo que sumado a la marcha de obreros del balón como Gabi, Saúl o Augusto Fernández, ha cambiado la fisionomía del Atleti hasta convertirlo en un equipo funcionarial y sin contundencia en las áreas. Perdiendo la identidad defensiva y la pegada arriba. Sin rastro de cholismo hasta hoy.

En Oporto Simeone insistió en los tres centrales (Vrasljko-Kondogbia-Hermoso) para rentabilizar el terciopelo de su vestuario (De Paul, Koke, Lemar, Llorente, Carrasco, Griezmann..). Cholo sigue obcecado con colocar de carrileros a sus jugadores más desequilibrantes, Llorente y Carrasco, lo que les sitúa a kilómetros del área. Y a eso se suma que Koke está fundido y De Paul hasta ahora ha sido un jugador intrascendente.

Para más inri, a los doce minutos se retiró lesionado Luis Suárez, que suma un tanto en doce partidos en Champions con el Atlético. A los 21 Griezmann perdonó una jugada monumental de Carrasco. De ahí en adelante el Oporto se creció y borró a los colchoneros del campo. Oblak salvó un gol de Luis Días cuando el partido era tan áspero como abierto. A la media hora llegaban malas noticias de Milán, donde marcaban los italianos, lo que dejaba fuera al Oporto de Champions y al Atlético de Europa. Terminó la primera mitad con un remate en propia meta de Lemar que casi bate a Oblak. Malas sensaciones atléticas porque ni mostraron fútbol ni corazón. Algo impensable en un equipo de Simeone. 

Griezmann, al rescate

La segunda parte empezó de forma más inquietante aún, después de que Taremi y Luis Días dispusiesen de varias ocasiones. Comenzaban a sumarse demasiados contratiempos para el Atlético, lo que invitaba a pensar que el milagro se acercaba. Y llegó el minuto 56. Un córner en el área local terminó en los pies de Griezmann, que esta vez no perdonó. El francés marcaba su cuarto gol en Champions, de los cinco que llevaban de los rojiblancos. Segundos después el Liverpool concretaba la remontada en Milan. Ahora sí, el Atlético, con muy poco, estaba metido en octavos.

Pudo sentenciar el partido Cunha, tras una jugada descomunal. Eran los mejores minutos de los de Simeone, que jugaba como uno más el partido en la banda. A los del Cholo les valía con un empate en Milan, con lo cual tenían margen porque los de Klopp ganaban. Pero la parte complicada del trabajo era mantener la ventaja en el marcador en Do Dragao, donde al Oporto le valía la victoria para clasificarse.

A los 67 minutos se complicó más la situación con una roja directa a Carrasco, por enzarzarse con un rival. Una ingenuidad del belga que la corrigió el agredido, Wendell, haciendo lo mismo a un atlético, con el mismo resultado. Dos expulsiones y una bronca entre los banquillos indecente que demostraba el estado de excitación de los dos equipos. Se paró el partido y aparecieron espacios tras las tarjetas rojas. Desde el gol de Griezmann, se jugó poco y el Atlético no sufrió. Pudo marcar Correa en primer término para sellar el triunfo. Pero lo hizo a la segunda, cuando una carrera de Antoine terminó con una asistencia al argentino, que marcó el segundo y certificó el pase a la fase de cruces. De Paul coronó la obra con el tercero tras pelear un balón que acabó clavando en la red. Como en Cádiz, los rojiblancos se soltaron tras anotar el gol. Defendieron con suficiencia en la segunda parte y terminaron goleando a un Oporto que se deshizo como un azucarillo. El postrero gol de Oliveira, de penalti, no sirvió para nada para los lusos.

Noticias relacionadas

Los del Cholo se meten en octavos plagados de dudas en defensa, con una exigua producción goleadora de siete tantos (cuatro de Griezmann), pero con esa resiliencia que le impide rendirse siempre. Este Atlético ni enamora ni convence, pero su instinto de supervivencia le hizo salvar el match ball más complicado de Simeone en su contra en los diez años que lleva en el banquillo colchonero. Creer y creer y creer y creer...

FICHA: OPORTO 1- ATLÉTICO 3

Oporto: Diogo Costa (5); Joao Mario (5), Mbemba (4), Pepe (6), Zaidu (5); Otávio (4), Vitinha (5), Grujic (5), Luis Diaz (6); Evanilson (4), Taremi (5). Entrenador: Sergio Conceiçao (3). Cambios: Wendell (3) por Zaidun (min.62), Corona (sc) por Joao Mario (min.81), Sergio Oliveira (sc) por Grujic (min.81), Vieira (sc) por Otavio (min.81) y Toni Martínez (sc) por Taremi (min.81)

Atlético: Oblak (7); Vrsaljko (6), Kondogbia (6), Hermoso (6), Carrasco (4); Llorente (5), De Paul (5), Koke (4), Lemar (4); Suárez (sc), Griezmann (9). Entrenador: Diego Pablo Simeone (6). Cambios: Cunha (7) por Luis Suárez (min.12), Correa (7) por Lemar (min.65), Lodi (sc) por Cunha (min.82)

Árbitro: Turpin, de Francia. Roja a Carrasco (67') y a Wendell (71'). Amarilla a Correa (68') y Pepe (69').

Goles: 0-1, Griezmann (56'); 0-2, Correa (89'); 0-3, De Paul (93'); 1-3, Oliveira, de penalti (94')

Estadio Do Dragao.