ROBO A UN FUTBOLISTA

Sale a la luz el vídeo del asalto a Gabriel, jugador del Arsenal

  • El ladrón, que fue detenido gracias al ADN de su gorra, pretendía llevarse el reloj, el telefono móvil y el coche del futbolista

  • Los cómplices que le ayudaron a perpetrar el asalto no han sido detenidos

Magalhaes levanta las manos delante del ladrón, que le exige las llaves de su coche y su reloj

Magalhaes levanta las manos delante del ladrón, que le exige las llaves de su coche y su reloj

1
Se lee en minutos
Carlos Monfort

Gabriel Magalhães, defensa central del Arsenal, se vio sorprendido una noche del pasado mes de agosto al percatarse que dos individuos con máscaras y capuchas le estaban siguiendo hasta su casa del norte de Londres. El brasileño, que se encontraba junto a un amigo saliendo de su vehículo ya aparcado en el párking de su casa, se encontró de frente a un asaltante que llevaba un bate de beisbol para amedrentar al jugador y así poderle quitar sus valiosas pertenencias, entre ellas su coche, reloj y teléfono móvil. Varios medios ingleses han difundido las imágenes de la agresión que captaron las cámaras.

Uno de los atacantes, Abderaham Muse, se abalanzó sobre el brasileño con el bate pero Gabriel lo golpeó en la cara y luchó con él, agarrándole de la gorra, hasta que el ladrón se liberó y se escapó. Muse, de 26 años, fue condenado a cinco años de cárcel después que la policía lo vinculara con el robo gracias al ADN de la gorra, que se le cayó durante la reyerta. En el vídeo se puede ver como Magalhaes levanta sus manos, saca las llaves del automóvil y se lo entrega al ladrón, junto con las llaves de su coche.

Noticias relacionadas

El ladrón es residente en el barrio de Tottenham y tiene varias condenas que se remontan a 2009, cuando fue detenido por posesión de un arma. También tenía una sentencia de 56 meses por posesión de heroína.

El juez del caso, Anupama Thompson, aseguró que "Muse tiene un historial espantoso para un hombre de 26 años. Fue un ataque aterrador contra un grupo de personas que simplemente regresaban a casa después de una noche de fiesta". Los dos cómplices, por ahora, no han sido detenidos.