El arquitecto blanquiazul

Vicente Moreno, el triunfo del sentido común

  • El técnico del Espanyol ha devuelto la ilusión a los pericos, que sueñan con un triunfo en el Camp Nou, algo que no ocurre desde 2009 con un doblete de Iván de la Peña (1-2) cuando el equipo iba último. «Tendremos que rozar la excelencia para vencer», asegura. 

Vicente Moreno, este viernes durante el entrenamiento del Espanyol en el RCDE Stadium.

Vicente Moreno, este viernes durante el entrenamiento del Espanyol en el RCDE Stadium. / Enric Fontcuberta / EFE

2
Se lee en minutos
Raúl Paniagua
Raúl Paniagua

Periodista

ver +

Van pasando los años y el recuerdo empieza a ser ya lejano. El Espanyol ganó por última vez en el Camp Nou el 21 de febrero de 2009 en un contexto completamente negativo. Los pericos, con Mauricio Pochettino en el banquillo, eran los colistas y llevaban 27 años sin vencer en el feudo azulgrana. El Barça de Guardiola, en cambio, iba líder con 10 puntos de ventaja sobre el Madrid y acumulaba 22 encuentros sin perder. Un doblete de Iván de la Peña obró el milagro (1-2) con Xavi Hernández en el once culé, entre otros astros. 

Ahora la situación está mucho más equilibrada, con los dos equipos igualados a 17 puntos. Los pericos han regresado a Primera con ilusiones renovadas después de su travesía en Segunda. En ese estado de ánimo tiene mucho que ver el técnico. Con Vicente Moreno, el cuadro catalán ha recuperado su identidad, con una mezcla perfecta de jóvenes y veteranos que creen por completo en la filosofía de su entrenador, que fundamenta su éxito en algo tan sencillo como el sentido común. 

Empatizar con los jugadores

Además de la libreta y el perfeccionamiento de los automatismos y cuestiones tácticas, Moreno centra muchos de sus esfuerzos en la preparación mental de sus futbolistas. «La cabeza es clave para la estabilidad. Es una cuestión de ir de frente, de empatizar mucho con tus jugadores, que vean que sientes como ellos», reflexiona. Así se ha ganado la confianza de todos sus hombres, empezando por figuras tan claves como inestables. Es el caso de Darder, auténtico cerebro del equipo, y el pichichi Raúl de Tomás, que acaba de debutar con la selección.

El Espanyol ya fue capaz de doblegar al Madrid y ahora visita a un Barça de estreno con Xavi. «Podemos prever qué nos encontraremos, pero luego hay que verlo en el campo. Nuestra única preocupación es hacer las cosas bien. Estamos acostumbrados a superar dificultades, sufrir y sobrevivir», dijo este viernes el técnico. 

¿La primera fuera de casa?

En la obra de Vicente existe también una asignatura pendiente, al menos en este curso. El Espanyol aún no ha ganado fuera. El Camp Nou sería el mejor escenario para romper esa estadística. «Llegamos bien al partido. El momento no se elije. Ganar en ese campo siempre es difícil. Tendremos que rozar la excelencia para vencer allí. Esta temporada solo lo ha logrado el Real Madrid y justito».

Noticias relacionadas

En un club acostumbrado a la agitación hacía falta un técnico reflexivo como Vicente Moreno, que también ha entendido a la perfección la filosofía perica. «Es algo muy especial ser del Espanyol en una ciudad como Barcelona. Va más allá de seguir a un equipo de fútbol. Quieres mucho al club y lo sientes más. Esta entidad es como una familia», reflexionó el valenciano. 

Moreno se medirá este sábado por séptima vez con el Barça (cuatro contra el primer equipo y dos ante el filial). En las seis anteriores cayó derrotado: las dos primeras como jugador del Xerez (se enfrentó a Xavi sobre el césped) y después como técnico del cuadro gaditano y del Mallorca. ¿Cambiará la historia?