PRIMERA MUJER EN COMPETICIÓN MASCULINA

Mireia Rodríguez rompe las barreras del género

  • Se convertirá en la primera mujer en competir con un equipo senior masculino

  • La Federación de Castilla – La Mancha autoriza, con la unanimidad de todos los clubes, que Mireia compita con el Club Balonmano Albacete masculino

  • “Muchas más mujeres de lo que nos pensamos entrenan con hombres”, asevera la protagonista

Mireia Rodríguez, de rodillas abajo a la derecha, posa con sus compañeros tras un amistoso

Mireia Rodríguez, de rodillas abajo a la derecha, posa con sus compañeros tras un amistoso / Balonmano Albacete

4
Se lee en minutos
Irati Vidal

“Recuerdo que estábamos en el vestuario y mis compañeros no paraban de hablar entusiasmados con el presidente. No entendía nada y me acerqué a preguntar qué pasaba. Fue entonces cuando me dijeron que sí, que podría competir este año y me entregaron la equipación. Me sentí como una niña con juguete nuevo”. Mireia Rodríguez (1990, La Roca del Vallès) huye de protagonismos pero su historia es de las que sientan las bases de cambio. Repite de forma insistente que ella no es referente de nada pero a sus 31 años se va a convertir en la primera mujer que juega de forma oficial en categoría senior masculina.

 

Todo empezó con un deseo. Mireia, madre de una hija y mujer de un futbolista, aterrizó en Albacete por los compromisos laborales de su marido. Y como buena amante del balonmano empezó a buscar equipo. “Encontró el teléfono en el Facebook del club y me llamó para pedirme jugar. Me explicó que había estado en equipos de entidad y yo le conté que no teníamos capacidad para montar un equipo femenino pero que en 2019 varias mujeres habían entrenado con el equipo masculino y que podía hacerlo. Aceptó”, relata para El PERIÓDICO el presidente del Club Balonmano Albacete, José Roldán, que compite en Segunda Territorial de Castilla-La Mancha.

 

Esa decisión lo cambió todo. Porque la valentía de Mireia en los entrenamientos y el atrevimiento del entrenador convirtieron el deseo de la jugadora en un hecho histórico. “El equipo femenino más cercano estaba a una hora y sé que tenia ganas de jugar. Por eso, le propuse disputar algún amistoso y después le planteé la posibilidad de pedir a la Federación de Castilla-La Mancha autorización para jugar. Aunque le advertí que sería difícil”, nos explica José María Valerio, el técnico que lo ha cambiado todo.

Unanimidad en la decisión 

“Nunca esperé que me ofrecieran jugar. Me hice la idea de que este año no podría competir y me sorprendió mucho”, asevera Mireia. Porque los pasos no eran sencillos y porque nadie antes lo había planteado. Sin embargo, a veces para derribar un muro solo hay que intentarlo y eso es lo que hizo el Club Balonmano Albacete. Llamaron a la Federación territorial y ante su sorpresa la respuesta fue clara y concisa. María López, presidenta de la entidad, se involucró al 100% para sacar adelante la ficha de Mireia y el resultado quedará para la historia. “A nivel nacional no está permitido el deporte mixto pero en categorías territoriales depende de nuestra Federación y como mujer, exjugadora y persona que tiene amigas que han dejado el balonmano porque no tenían un equipo cercano, no podía negarme”.

 

Tener una mujer al frente ayudó en los primeros trámites. Pero no fue decisivo. Porque al final la respuesta fue unánime por parte de todos los integrantes de la liga. “Se tenia que hablar con el resto de equipos y ninguno se opuso. Al contrario, todos la empezaron a admirar y nos decían ‘qué valor tiene’”.

 

Del obstáculo, Mireia y los suyos hicieron un trampolín. Y ahora, el mundo del balonmano les mira dándoles las gracias. “Somos conscientes de que hemos abierto una puerta porque ya nos han llamado de varios equipos diciéndonos que hay mujeres, que dejaron el balonmano para ser madres,  que quieren empezar  entrenar con hombres para volver a activarse. Pero es una pena que esto sea noticia cuando debería ser algo normal”, proclama la presidenta de la Federación.

 

Un deporte sin género

Y en sus palabras se reúne el sentir de todos los protagonistas. Han cambiado las reglas del juego pero ninguno de ellos quiere medallas. Todo lo contrario. “La palabra referente se me queda enorme, más chicas de las que nos pensamos están entrenando con hombres. Para mi referentes son aquellas que incluso compitiendo en  la élite se las apañan para cuadrar los horarios de entrenamiento, familia y trabajo”, recalca la central catalana que ha dejado sin calificativos al balonmano albaceteño.

 

Sobre el 40x20 asegura que le queda trabajar un poco el físico y agradece que nadie se arrugue ante su presencia en la pista. Fuera de los terrenos de juego prefiere pasar desapercibida y le da la palabra a otros. Como a su presidente, que insiste exultante que han hecho historia pero que el objetivo sigue siendo otro y es el dejar claro que el deporte no tiene género. “Ojalá las juntas que gestionan el deporte base empiecen a pensar en esta posibilidad”. José Roldán ha encontrado la tecla para promocionar el deporte femenino. Su técnico, que sigue en busca de patrocinios para el equipo,  ha convertido un Segunda Territorial en el referente del momento. Porque la liga no ha empezado todavía pero hay hitos que valen más que un simple trofeo.

Noticias relacionadas

 

 

Temas

Balonmano