LA INDUSTRIA DEL DEPORTE

Dazn, Amazon, Movistar+... ¿dónde veremos el fútbol en 2022?

Javier Tebas, en un acto de la Liga en Madrid.

Javier Tebas, en un acto de la Liga en Madrid. / / EFE / BALLESTEROS

4
Se lee en minutos
Marc Menchén

Antes, las grandes Ligas afrontaban los concursos para adjudicar sus derechos con cierta alegría. Las televisiones tenían claro que el deporte en directo era el gran driver de suscriptores y nadie quería perder la oportunidad. Y así lo muestran los datos, pues los ingresos audiovisuales del fútbol europeo se han doblado en la última década, alcanzando los 7.900 millones de euros en 2019.

Pero llegó la corrección de precios de 2018 en la Premier League, la recesión de la Serie A, el estancamiento en la Bundesliga y el esperpento en plena pandemia -no tiene otro nombre- de la Ligue-1, que renunció a la rebaja del 25% que le pidió Mediapro durante la Covid-19 y se lo ha acabado dando a Amazon por un 50% menos. En esas, y con los tambores de la Superliga de fondo, le toca a LaLiga salir al mercado.

Los planes de Tebas

El fútbol inglés logró mantener sus ingresos en Reino Unido metiendo más partidos en televisión y abriendo la puerta a Amazon, algo que más que seguro vamos a ver esta vez en España. Esta semana se reunió la industria del fútbol en el Wanda Metropolitano, y allí Javier Tebas desveló los detalles del concurso que abrirá próximamente. Y desveló los dos ases en la manga con los que -así está el fútbol- aspira a como máximo mejorar un 2% los ingresos que consiguió en el ciclo que ahora termina. En juego, algo más de 1.100 millones anuales. 

El presidente de la LFP quiere romper con el modelo tradicional de venta que había dejado a Telefónica como único aspirante realista a pujar por los derechos televisivos de Primera

El primero, previo peaje de los Pactos de Viana, es ampliar de tres a cinco el número de años del contrato, un nuevo escenario que permite a los broadcasters definir estrategias más a largo plazo para recuperar su inversión. El segundo, romper con el modelo tradicional de venta que los había dejado con Telefónica como único aspirante realista a pujar por los derechos de Primera División. Si hace tres años se definieron sólo dos opciones para la televisión de pago, ahora el patrón del fútbol español ha creado hasta siete alternativas. Divide y vencerás.

Veamos las opciones: hacerse con los nueve partidos de pago en exclusiva; esos nueve choques más el partido en abierto compartido con la tele de turno; nueve partidos para uno, aunque con tres jornadas sueltas para otro; la misma fórmula de all-in o con jornadas específicas para un operador, pero con dos lotes (7+3 partidos), y eso mismo pero con dos lotes de cinco choques.

Si hace tres años se definieron sólo dos opciones para la televisión de pago, ahora el patrón del fútbol español ha creado hasta siete alternativas

Y ahí es donde entran Amazon Prime Video y Dazn, dos OTTs que ya han debutado con el fútbol en las otras grandes ligas y están llamados a entrar ahora en España. Quizás prepárense para una Navidad de fútbol y compras con Amazon, o la necesidad de tener dos suscripciones si quieren ver toda la temporada. Y así será hasta que a los clubes les salgan los números para hacer como Disney y vender directamente sin intermediarios. LaLiga ya tiene la tecnología, y por el momento Asobal, Lnfs y LEB Oro son su campo de pruebas.

Vuelve el ‘halcón económico’ de Tebas

Noticias relacionadas

Este lunes la comisión delegada de LaLiga votará el regreso de Javier Gómez, padre del control económico del fútbol español y el ejecutivo que más implacable se ha mostrado con todos los clubes incumplidores. Su llegada tras dos años apoyando a la agencia de Arturo Canales ha sido recibida con los brazos abiertos por muchos clubes, que han visto cómo la pandemia se ha llevado por delante mucho del trabajo de los últimos años. Recuerden: las pérdidas conjuntas de 2020-2021 pueden irse por encima de los 700 millones de euros, en muy buena parte por el Barcelona.

El caso azulgrana es uno de los que más preocupa, especialmente con ese intento de presentar dos cierres contables, uno atribuido a Josep Maria Bartomeu y la gestora, con 481 millones de pérdidas, y otro de beneficios desde que asumieron el cargo. No es algo que les vayan a comprar, porque hay sentencias que van en contra, y porque se percibe como una maniobra para rebajar el importe de los avales. Muy difícil argumentar que anticipar amortizaciones por 138 millones no es cargar pérdidas a la anterior junta, por muy mal que pinte el valor actual de la plantilla. El 24 de octubre será El Clásico, pero el 6 de octubre puede ser mucho más clave: se presentará la auditoría de la gestión de Bartomeu. Miedo.