DECISIÓN JUDICIAL

El juez declara nulo el despido de Noelia Romero, la 'compliance' que investigó el 'Barçagate'

  • El togado considera que su salida del club azulgrana se produjo por una represalia por rastrear las irregularidades del escándalo de las redes sociales

Noelia Romero declara a la ciutat de la Justicia.

Noelia Romero declara a la ciutat de la Justicia.

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Un juez laboral ha declarado improcedente el despido de Noelia Romero, la ‘compliance officer’ (responsable de prevención del delito) del FC Barcelona, según ha podido saber EL PERIÓDICO. De esta manera, el togado reprueba la decisión que tomó el expresidente del club, Josep María Bartomeu, y que, según la sentencia, se produjo por represalia al intentar investigar el denominado Barçagate, es decir, la irregular contratación de un grupo de empresas para el seguimiento en las redes sociales de las noticias de la entidad y que, además, fue utilizado para desprestigiar a opositores de la directiva del club y determinados futbolistas de la plantilla. El magistrado acuerda que se readmita a la exempleada abonándole los salarios atrasados, o se le indemnice con 14.717 euros.

El abogado Antonio Jordía, representante de Noelia Romero recalcó en el juicio, celebrado el pasado mes de junio, que el despido fue una represalia por la investigación del Barçagate y que el club todavía seguía con su “maquinaria de desprestigio”. Recalcó que los ‘compliance’ debe tener independencia y autonomía y que a Romero se le cerró el grifo de los fondos y se le “bloqueó” los servicios de pago con los proveedores cuando empezó sus pesquisas. “El Barça no puede maltratar así a su ‘compliance’", insistió.

El juez le ha dado la razón. En su sentencia sostiene que "la demandante fue despedida porque la dirección del FCB (Bartomeu) interpretó que su actividad investigadora a propósito del Barçagate era una inaceptable intromisión en un asunto que escapaba a su competencia, toda vez que esta actividad había sido encargada a la empresa PwC. Los responsables del club también entendieron, argumenta, que los informes emitidos por Romero "podían ser comprometedores, tanto para Bartomeu, como para Gómez Ponti" (jefe de la asesoría jurídica del club azulgrana). Y añade: "Y no es lo mismo un informe comprometedor de un tercero que uno procedente de la propia entidad"

"No cometió ninguna falta"

La resolución es clara sobre las razones del despido: "La relación con la dirección del FCB transcurrió sin incidencias destacables" hasta que la 'compliance' "decidió iniciar" una investigación "a propósito del Barçagate". En este sentido, el togado argumenta que Romero "no cometió ninguna falta grave o susceptible de ser sancionada con un despido disciplinario" y asegura que Romero inició las indagaciones de oficio previa comunicación y "autorización" de los miembros del comité de 'compliance'. Fue a los pocos días cuando Bartomeu le remitió un correo electrónico para que le informara sobre esta investigación en la que él aparecía implicado.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la sentencia va más allá y concreta que la auditoría encargada por la anterior junta directiva del Barça a la empresa KPGM fue "sesgada" y "dirigida", orientada, sobre todo, a "detectar posibles errores" por parte de Romero y "justificar posibles acciones disciplinarias". A su entender, es "sesgada porque no maneja toda la información posible y porque precipita conclusiones genéricas". La resolución precisa que buena parte de las pesquisas efectuadas por esa compañía se producen cuando la 'compliance' está "incursa en un proceso de incapacidad temporal", sin ningún tipo de interlocución real". En definitiva, insiste, es una investigación "dirigida y oblicua porque su finalidad no es otra que la de favorecer un eventual cese o apartamiento" de Romero.

El juez recalca que no quedan acreditada ninguna de las 13 actuaciones relatadas en la carta de despido de la exempleada del club y reseña que las imputaciones están desprovistas de contenido fáctico, a la vez que constata que durante la vigencia de su contrato cumplió con su labor y "promovió numerosas acciones formativas con diferentes colectivos" del club relacionadas con las actividades que desarrollaba . El magistrado, en cambio, considera probada una "evidente animadversión" de Gómez Ponti hacia Romero, por lo que confiere un valor probatorio "residual" y "muy limitado". Esa enemistad, recalca el fallo judicial, "seguramente es porque es una de las personas señaladas en los informes elaborados" por ella y "porque está imputado en el caso Barçagate

Temas

Barça