LA SELECCIÓN SE COMPLICA EL MUNDIAL 2022

Luis Enrique: "Estamos en el alambre"

Luis Enrique da instrucciones a su jugadores en el Suecia-España.

Luis Enrique da instrucciones a su jugadores en el Suecia-España. / @SeFutbol

3
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

España se asoma al abismo. La derrota ante Suecia, que contenía una serie imperdonable de "errores individuales", según argumentó Luis Enrique, le ha colocado en la peor situación. "Estamos en el alambre”, argumentó el técnico asturiano, consciente de que su selección ya no depende de sí misma para entrar por la vía más directa al Mundial de Catar-2022, que se iniciará en noviembre del próximo año.

Wembley queda ahora como un recuerdo lejano. Wembley y la semilla que dejó la rejuvenecida y prometedora España que caía en las semifinales de la Eurocopa en la tanda de penaltis ante Italia, que acabó siendo la campeona. Tampoco hace tanto. Ni dos meses. Pero la selección se resquebrajó ante Suecia después de haber empezado de maravilla con el gol de Carlos Soler, el debutante que ocupaba la plaza de Pedri, que apura sus últimos días de vacaciones.

La inmediata respuesta de Isak, el delantero de la Real Sociedad, con el 1-1 supuso un golpe tan "cruel", esa fue la definición de Luis Enrique, que España no se levantó. Y fue de mal en peor hasta encajar la primera derrota en un partido de clasificación desde 1993. Aunque la mayor derrota resultó ser que la selección no tuvo el aire reconocible y esperanzador que emitió en la Eurocopa, donde logró levantarse tras un mal inicio.

Sin Pedri, Oyarzabal, Dani Olmo y Pau Torres

Faltaban cuatro olímpicos (Pedri, Oyarzabal, Dani Olmo y Pau Torres), pero el equipo ya emitió señales preocupantes, exhibiendo grietas en su estructura. En estos primeros cuatro partidos de la fase de clasificación ya ha encajado cinco goles, lo que delata su debilidad. Suecia, que lidera el grupo con 9 puntos (‘La Roja’ tiene 7 y un partido más), se ha hecho poderosa atrás. Apenas ha concedido un gol en 270 minutos, el del jueves, obra de Carlos Soler.

En los cuatro primeros partidos, España ha recibido cinco goles; Suecia, solo uno en tres encuentros

A la selección de Luis Enrique le ocurría que los centrales (Laporte y Eric García) quedaban expuestos, demasiado vulnerables, incapaces de controlar a Isak y Kulusevski, el joven talento sueco de la Juventus. Pero, en realidad, el problema era mucho más profundo. No estaba equilibrada España y Suecia vivía cómoda en su estrategia hallando la recompensa que buscaba. Los cambios (Adama Traoré, Sarabia, Marcos Llorente, Rodrigo y Brais) tampoco agitaron ni reanimaron a un equipo desorientado. 

Tenía el equipo de Luis Enrique la pelota (75% de posesión), remataba mucho (12 disparos), pero con poco tino (solo cuatro a puerta), aunque era bondadoso en el cuerpo a cuerpo. Solo cometió seis faltas en 90 minutos. "Si no hacen faltas es por mi culpa, yo les digo que nos las hagan. Es mi idea de fútbol", argumentó el asturiano, dolido, eso sí, porque sus jugadores no supieron descodificar lo que reclamaba tan valioso partido. Y con tan cruel derrota.

En la repesca habrá seis semifinales para acabar en tres finales. Ambas rondas a partido único. Quien gane las finales irá a Catar

"Debemos ganar todos nuestros partidos y esperar que Suecia empate o pierda uno y caiga contra nosotros", afirmó el técnico. Las cuentas están claras. El panorama es complejo. Y hasta Luis Enrique, tipo que transmite vitalidad, entusiasmo y energía en cada una de sus frases o gestos, no quiere ocultar la realidad. Tampoco puede. "Hay errores individuales por corregir y ahora es muy complicado para mí ser optimista", confesó el seleccionador.

Noticias relacionadas

En el alambre está España, transitando por una cornisa delicada, sin margen alguno de seguridad, mirando ya las selecciones que están clasificadas en los segundos lugares de los otros grupos, preparándose así para la repesca. Una cita con trampa para los 12 equipos que acudan a ella para intentar colarse por la puerta de atrás a Catar. Habrá seis semifinales y tres finales. Todo a partido único eligiéndose el escenario del partido por sorteo. Los tres campeones alcanzarán el billete para el Mundial. 

O sea un camino sinuoso para España, a no ser que Suecia se estrelle antes.