JJOO de Tokio

Kipchoge se consagra y Lamdassem finaliza quinto

  • El keniano ocupa el trono de Abebe Bikila en el maratón olímpico de Tokio 57 años después.

  • Lamdassem casi acarició el podio con sus dedos y peleó hasta los últimos 500 metros

Lamdassem se lleva las manos a la cabeza durante un momento de la carrera

Lamdassem se lleva las manos a la cabeza durante un momento de la carrera

3
Se lee en minutos
Gerardo Prieto

Mientras Eliud Kipchoge se escapaba en solitario en el kilómetro 30 y se consagraba como uno de los mejores de siempre al ganar su segundo oro olímpico consecutivo en maratón, el español Ayad Lamdassem luchaba por mantenerse en un grupo de cinco corredores, en la pelea por la plata y el bronce. Lamdassem no pudo esprintar por un problema en las uñas de sus pies y acabó en un meritorio quinto lugar, el mejor puesto de un español en Juegos tras el sexto de Fiz en Atlanta-96, sumando la undécima plaza de finalista para el atletismo español en Tokio

En 2014, Eliud Kipchoge vino a Barcelona a correr la eDreams Mitja Marató de Barcelona, que ganó con récord del circuito. Era casi su primera prueba en asfalto, antes de convertirse en un legendario del maratón, a la altura incluso del mítico Abebe Bikila.

Agustín Riviere, que entonces era el director del medio maratón barcelonés, dejó una frase premonitoria. ¨Qué mirada tan inteligente tiene este atleta¨. No alabó su estilo de correr, su zancada fácil, sus marcas o logros deportivos, sino la sutil capacidad mental que vislumbró en este atleta para convertir en oro cada una de sus zancadas.

Uno de los mejores de la historia

Siete años después, Kipchoge está considerado como uno de los mejores maratonianos de la historia. Por marcas y triunfos ya es el mejor, tras lograr uno de los dobletes más caros del atletismo: dos oros olímpicos consecutivos en los 42 kilómetros, algo que solo han conseguido el alemán Waldemar Cierpinski en Montreal-76 y Moscú-80, y Abebe Bikila en Roma-60 y cuatro años más tarde en Tokio.

Cierpinski corría bajo bandera de la RDA y su pastilla azul, y, por lo tanto, sus triunfos hay que marcarlos con el asterisco de la sospecha. Bikila ganó descalzo en Roma y con unas Puma en Tokio, mejorando su propio récord mundial por más de tres minutos. Que sepamos, nadie le echó en cara su evidente éxito corriendo calzado. A Kipchoge si.

Revolucionarias zapatillas

El keniano ha sido el mejor testador posible para Nike y sus revolucionarias zapatillas con placa de carbono. Kipchoge estrenó las codiciadas Vaporfly, que según la publicidad, mejoran hasta un 4% el rendimiento del corredor, para bajar de las dos horas en maratón en una prueba a su medida, celebrada en el Prater de Viena en octubre de 2019,antes de conseguir también el récord oficial en Berlín.

Toda una legión de frikis de este deporte alzó la voz entonces para denunciar la supuesta ventaja de las zapatillas, adjetivadas alegremente como ¨mágicas¨. La Federación Internacional intervino para homologar y certificar que el nuevo material cumplía con el reglamento, mientras el resto de marcas se lanzaban a una frenética carrera por sacar al mercado modelos competitivos con la firma de Oregón.

El filósofo

Kipchoge, con las zapas Next y Alphafly evolucionadas a partir de la pionera Vaporfly, ha seguido ganando (13 de los 15 maratones que ha disputado, incluidos dos olímpicos) y siendo el mejor, con diferencia, frente a rivales con la misma o parecida tecnología en su pies. 

Noticias relacionadas

Apodado como ´El Filósofo¨ por sus compañeros de entrenamiento en la altitud de Kaptagat, el keniano ha demostrado una inteligencia fuera de lo común para gestionar sus carreras, sus éxitos, el mejor material deportivo a su alcance y, lo más importante, el mejor grupo de entrenamiento posible para preparar sus desafíos. 

El segundo y tercer clasificado en el maratón olímpico de Tokio, el holandés Abdi Nageeye y el belga Bashir Abdi, comparten a diario kilómetros y residencua con el multi campeón, en sus centro de entrenamiento en Kenia. Prepararse junto al mejor también es una inteligente decisión.