Atletismo

Ingebrigsten domina el 1.500 y Mechaal remonta para ser quinto

  • El atleta de Palamós consigue el diploma que quería entregar a su madre enferma de leucemia.

  • El noruego se convierte en el primer europeo que gana la distancia desde Fermín Cacho en Barcelona 92.

Adel Mechaal, en la final de 1.500.

Adel Mechaal, en la final de 1.500.

1
Se lee en minutos
Gerardo Prieto

Finalista y diploma al ser quinto, mejorando de nuevo su marca personal hasta dejarla en 3:30.77, Adel Mechaal se sitúa por marca cuarto del ranking español de 1.500 solo por detrás de Mohamed Katir, Fermín Cacho y Reyes Estévez, tras la final de este sábado. 

El décimo finalista del atletismo español en estos Juegos tuvo que manejarse en la carrera más rápida  de la historia en unos Juegos. Aguanto el arreón en la última vuelta, "en la contra recta llegué a saborear el bronce", aseguró tras la final, pero no pudo rematar la faena con cuatro atletas por debajo de 3.30, inasequibles de momento para el palamosino.

Mechaal, afectado por la enfermedad de su madre, llegó recuperado  a la tercera carrera del 1.500 y pudo competir al máximo nivel durante un buen tramo, avanzando poco a poco dentro del segundo grupo. Soportó al límite y hasta donde pudo el ritmo endiablado establecido por el   noruego Jacob Ingebrigtsen y el keniano Timothy Cheruiyot, a la postre primero y segundo. 

Solo 20 años

El noruego de 20 años,  con 3.28.32, el pequeño de una saga de ilustres corredores, establecía un nuevo récord olímpico y de Europa y superaba a la armada africana, remachando su condición de estrella en la alta competición. Cruzó la meta celebrando, sin forzar, seguro de su triunfo, y pareció tener al alcance el tope de Hicham El Gerruj, 3.26.00. Le espera la Weltklass de Zurich para intentarlo.

Noticias relacionadas

Ingebrigtsen flojeó durante la presente temporada en las reuniones de la Diamond League, en las que el español Mo Katir se mostró incluso superior.  Ningún europeo ganaba el 1500 desde el triunfo de Fermín Cacho en Barcelona. En su debut olímpico sumó otro oro para Noruega tras el de Karsten Warholm en 400 vallas, éste con plusmarca mundial de regalo.

Ignacio Fontes no recuperó a tiempo para la final y acabó último. Mechaal, de 30 años, se mostró valiente y maniobró como un experto, dado su bagaje en la alta competición que incluye un título europeo en pista cubierta en 3.000 metros. Llegó a Tokio con dos carreras, abrumado por su situación familiar. Ya tiene el diploma que quiere regalar a su madre cuando salga del Hospital de Girona.