BRASIL-2, ESPAÑA-1

España no consigue arrebatar el oro del fútbol a Brasil

Una escapada de Malcom certifica la superioridad del vigente campeón en la prórroga de la final

Miranda se derrumba tras el gol triunfal de Brasil.

Miranda se derrumba tras el gol triunfal de Brasil. / Fernando Bizerra / Efe

5
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

El oro de Barcelona-92 sigue brillando ahí arriba en la cúspide, solo, sin una nueva generación que lo acompañe en la cima del fútbol olímpico, disciplina en la que España es, o debería ser, una potencia. Pero mayor potencia es Brasil, la vigente campeona, que revalidó el título obtenido en su casa de Maracaná hace cinco años y endosó la plata a los españoles. La tercera, después de las de Amberes (1920) y Sydney (2000).

Oyarzabal, mediante una espectacular volea, igualó el gol que había anotado Matheus Cunha en el tiempo añadido del primer tiempo. Bryan Gil remató al larguero en la segunda mitad (minutos después que lo hiciera Richarlison, quien además falló un penalti en el primer tiempo), pero Malcom, el exazulgrana Malcom, que permaneció solo una temporada en el Camp Nou (2018-19), ejecutó al cuadro español a 11 minutos del final de la prórroga.

Malcom bate a Simon tras superar a Vallejo y marca el 2-1 definitivo de la final.

/ Vincenzo Pinto / Afp

Extremos contra laterales

Salió Malcom al comienzo del suplemento para desbordar por la banda, como había sido una constante en todo el encuentro, ya que ese fue el plan de Brasil, y corrió a por un balón cruzado en un contrataque lanzado por Antony. Acudió al cruce conjunto con Jesús Vallejo, el defensa del Madrid, fresco como él. De la Fuente trataba de neutralizar la idea de su colega brasileño. Atacó Brasil con los extremos (empezó con Antony y Claudinho y acabó con Reinier y Malcom) y se defendió España con sus laterales: Óscar Gil y Cucurella sufrieron un suplicio y terminaron Vallejo y Miranda.

Richarlison mandó a las nubes un penalti que Simón hizo a Cunha

Hombro con hombro, Malcom salió vencedor del choque con Vallejo y encarado hacia Unai Simón, al que batió por raso, convirtiendo, además, en un mito a Dani Alves. El futbolista más laureado del planeta deseaba añadir al palmarés el oro olímpico. Por eso se alineó en la aventura japonesa a los 38 años, doblando la edad de Pedri (18), por ejemplo, que acabó los 120 minutos de su partido número 73 de la temporada.

Alves, emocionado con la bandera de Brasil tras conquistar el oro olímpico.

/ Tiziana Fabi / Afp

Incombustible Alves

Alves, otro exazulgrana de recuerdo infinitamente más entrañable que Malcom, peleó por la medalla como ha peleado toda su vida, interviniendo en el 1-0 al impedir que se marchara fuera el balón. Su desesperada intervención en la línea de fondo permitió a Cunha controlar la pelota y rematar. A Alves (43 trofeos) solo puede alcanzarle Lionel Messi (37), allá donde vaya a jugar después de salir del Barça. A ambos, también a Pedri, por supuesto, les aguarda la próxima cita internacional de Qatar-2022. El Mundial es lo único que falta a Alves. A los tres.

Alves obtiene su codiciado oro olímpico en el título 43 de su carrera, seis más que Messi (37)

En el duelo entre los mejores, Brasil se mostró superior a España en numerosas fases, particularmente en las decisivas: al principio, cuando se puso en ventaja en el marcador, y al final, en el tramo decisivo. El partido, para seguir la tradición del torneo japonés, se resolvió en la prórroga. La tercera de España seguida (después de la de Costa de Marfil y Japón) y la segunda de Brasil (había superado a México en los penaltis), como si los jóvenes componentes de La Rojita necesitaran tiempo adicional para batir a sus adversarios por fuerza física. Que no es el caso. Ganó las anteriores eliminatorias por ingenio y acierto ante la portería, pero esta vez no dispuso de ocasiones para amarrar el triunfo.

Dani Olmo frente a Dani Alves, en un lance de la final olímpica de Yokohama.

/ Alberto Estévez / Efe

De la Fuente devolvió la titularidad a Asensio y lo retiró tras el descanso por su abulia

Empujado a intervenir 

El gol de Cunha al filo del descanso, adelantó a una Brasil dominante, más compacta y organizada, pero ayudó, sin embargo, a clarificar las ideas de Luis de la Fuente e impulsarle a intervenir para evitar esa derrota que se dibujaba. Antes del tanto de Cunha, Richarlison, una amenaza constante, había desperdiciado un penalti lanzándolo a las nubes. 

La progresión del segundo tiempo llegó mediante las susttituciones practicadas por Luis de la Fuente. Retiró al abúlico e indolente Marco Asensio, a quien había devuelto la titularidad por el gol decisivo frente a Japón (deshaciendo el relevo que hizo aquel día por Rafa Mir), y a Mikel Merino, y dio entrada a Carlos Soler y Bryan Gil. Muy pronto elevaron el nivel español: aportaron sacrificio, aumentaron la intensidad y colaboraron en acompasar el juego. Recuperada la posesión, España fue avanzando en el campo y en el partido pero sin llegar a adelantar a Brasil en el marcador, que era lo fundamental.

Noticias relacionadas

Asensio lanza una falta al marco brasileño.

/ Fernando Bizerra / Efe

Ficha técnica

Brasil: Santos (6); Alves (7), Nino (6), Diego Carlos (6), Arana (7); Antony (7), Douglas Luiz (5), Bruno (6), Claudinho (4); Richarlison (7), Cunha (6).

Técnico: André Jardine (7).

Cambios: Malcom (8) por Cunha (m. 91); Reinier (s. c.) por Claudinho (m. 105); Menino (s. c.) por Antony (m. 112); Paulinho (s. c.) por Richarlison (m. 114).

España: Unai Simón (5); Ó. Gil (5), Èric (6), Pau Torres (7), Cucurella (5); Merino (4), Zubimendi (5), Pedri (6); Asensio (3), Oyarzabal (8), Olmo (7).

Técnico: Luis de la Fuente (6).

Cambios: Soler (7) por Merino (m. 46); Bryan Gil (7) por Asensio (m. 46); Vallejo (4) por Ó. Gil (m. 91); Miranda (6) por Cucurella (m. 91); Rafa Mir (s. c) por Oyarzabal; Moncayola (s. c.) por Zubimendi (m. 112).

Goles: 0-1 (m. 45+2), Cunha controla el balón en el centro del área y remata con comodidad. 1-1 (m 60), Oyarzabal empalma un zurdazo de volea en un centro pasado de Soler. 1-2 (m. 109), Malcom se escapa de Vallejo y bate por raso a Simón.

Árbitro: Chris Beath (6), australiano.

Tarjetas: Arana (m. 20), Èric (m. 27), Richarlison (m. 31), Cunha (m. 63), Douglas Luiz (m. 89), Bryan Gil (m. 105).

Estadio: Yokohama.