ESPAÑA, 23 - DINAMARCA, 27

El balonmano español topa con el techo de la semifinal

  • La derrota ante Dinamarca condena a la selección a pelear por cuarta vez por el bronce olímpico, que siempre lo obtuvo

  • Mikkel Hansen (12 goles) fue un taladro constante y Landín y Gonzalo pararon por igual: 12 tiros

Alegría en el equipo danés, decepción en el español al término de la semifinal.

Alegría en el equipo danés, decepción en el español al término de la semifinal. / Fernando Bizerra / Efe

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

La cuarta semifinal olímpica de España terminó como las otras tres anteriores: con derrota. El equipo del 2021 no pudo romper el frustrante techo con el que choca el balonmano y queda relegado a luchar por el bronce que, eso sí, obtuvieron todos sus antecesores en Atlanta (1996), Sydney (2000) y Pekín (2008). Dinamarca, doble campeona campeona mundial y vigente campeona olímpica, mantuvo el tope de los Hispanos (23-27).

Egipto será el próximo y último rival español, que sucumbió ante Francia con el mismo resultado (23-27), con lo que se repite la misma final de balonmano de Río 2016. A Francia, que lleva cuatro finales olímpicas consecutivas, se le presenta la oportunidad de endosar la plata a Dinamarca. 

Mikkel Hansen empuja a Sánchez-Migallón tratando de conseguir un espacio para lanzar.

/ Fernando Bizerra / Efe

Nada ha cambiado

Nada ha cambiado en cinco años y nada cambió para España, firme hasta el penúltimo paso previo al asalto del oro. Igual que sucedió en el partido cuando, a falta de cinco minutos, un gol de Sánchez-Migallón colocaba el marcador a tiro (22-23).

Mikkel Hansen, con su undécimo gol, y Mads Mensah, con el cuarto, hicieron de nuevo insalvable la diferencia para el tiempo de juego que quedaba. Jorge Maqueda se precipitó en la rápida jugada ordenada para estrechar el margen y el último tanto de Dani Sarmiento no sirvió para maquillar la derrota, porque los dos Hansen, Mikkel y Johan, devolvieron los cuatro goles de diferencia que se habían establecido en el descanso (10-14).

Decepción en el banquillo español tras la derrota.

/ Fernando Bizerra / Efe

Errores gratuitos

La buena defensa española –solo Brasil, con 25, le endosó menos goles en todo el torneo- fue insuficiente, porque era mucho mejor la danesa, que dejó a los rojos con esos 10 goles en la primera mitad y muchísimas dudas. No fue especialmente clave el acierto del portero Niklas Landin (hizo cinco paradas, por tres Gonzalo, entre ellas un penalti, y acabaron los dos con 12 cada uno), sino los errores ofensivos en varios contragolpes, gratuitos, desperdiciando toda la ventaja que brinda un mano a mano ante el meta rival.

España perdía balones antes del remate, un defecto que se corrigió después del descanso y emergió la figura de Alex Dujshebaev en la anotación. Más espabilado estuvo el siete nórdico, que anotó dos tantos a portería vacía cuando España atacaba en inferioridad numérica, algo que acentuó los complejos españoles. Dinamarca jugó con solvencia y, en los momentos de duda, disfrutó del brazo de Hansen, ya fuera marcando o asistiendo. El MVP de la final de Río en 2016 tal vez lo sea otra vez en la de 2021 ante la vieja guardia francesa. Nikola Karabatic (37 años) Luc Abalo (36) y Michaël Guigou (39) han disputado las cuatro últimas finales. De momento, Hansen lo fue en la semifinal de Yoyogi.

Adrià Figueras (5 goles), intenta cazar un balón suelto.

/ Fernando Bizerra / Efe

Distancia razonable

Entre Gonzalo Pérez de Vargas y Adrià Figueras (4 goles de los 10 primeros) mantenían a España a una distancia razonable, aunque peligrosa tratándose de Dinamarca. Exigía, sin embargo, una mejora sustancial, que no llegó a producirse, y que fuera constante, que tampoco se estableció más que en sendas aproximaciones a un gol de distancia.

Noticias relacionadas

En la primera (21-22, merced a un gol de penalti de Aleix a Kevin Moller, su excompañero del Barça), pisó el freno Landin con dos paradas; en la segunda, Hansen y Mensah pisaron el acelerador con dos goles definitivos.

Ficha técnica

España: Pérez de Vargas; Solé (-), Gurbindo (-), Sánchez-Migallón (1), Guardiola (-), Raúl Entrerríos (2), Ángel Fernández (1) -equipo inicial-; Corrales (ps), Maqueda (-), Alex Dujshebaev (5), Sarmiento (2), Figueras (5), Antonio García (3) y Aleix Gómez (4, 3p)

Dinamarca: Niklas Landin; Svan (1), Gidsel (5), Holm (1), Mikkel Hansen (12, 5p), Magnus Landin (1) y Saugstrup (-) -equipo inicial-; Moller (ps), Mollgaard (-), Mensah (4), Toft Hansen (2), Olsen (-), Johan Hansen (1) y Andersson (-).

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 3-3, 5-7, 6-9, 7-11 y 10-14 (Descanso) 12-14, 15-19, 18-21, 20-22, 21-23 y 23-27.

Árbitros: Brunner y Salah (suizos). Excluyeron por dos minutos a Solé, Gedeón Guardiola, Sarmiento y Antonio García por España; y a Saugstrup y Mollgaard por Dinamarca.

Pabellón: Yoyogi.