Decepción en el estadio

El bochorno del relevo 4x100 de EEUU que maravilló durante décadas

El legendario Carl Lewis critica la vergonzosa actuación de los velocistas estadounidenses tras quedar fuera de la final

Cravon Gillespie, a la derecha, aparece por detrás de los relevos de Italia, China y Alemania en las series del 4x100

Cravon Gillespie, a la derecha, aparece por detrás de los relevos de Italia, China y Alemania en las series del 4x100 / Lucy Nicholson

2
Se lee en minutos
Gerardo Prieto

Saltan las alarmas en el equipo de atletismo más galardonado en la historia de los Juegos, con 795 medallas antes de llegar a Tokio, sobre un total de 2.520 obtenidas por los Estados Unidos si se suman todos los deportes, pero con los resultados más flojos de la historia en las pruebas de velocidad. La eliminación del relevo masculino de 4x100 en semifinales, con Tryvon Bromell, lider del año, Fred Kerley y Ronnie Baker, plata y quinto en la final de 100 del pasado domingo, ha causado una profunda conmoción. Falta liderazgo, opina una leyenda como Car Lewis.

No es la primera vez que sucede, aunque casi siempre ha sucedido por accidente, por eliminación tras fallos en la entrega del testigo, pero nunca por resultado en meta. Los errores en los tres cambios de bastón han sido frecuentes, más por arrogancia que por destreza. A los relevistas americanos se les suponía tanta calidad que no necesitaban entrenar el cambio, sus individualidades eran suficientes para ganar, incluso improvisando el pase del testigo. Un error que ahora les pasa factura.

Tanto que Carl Lewis, el atleta estadounidense más premiado, con diez medallas olímpicas, nueve de oro, ha alzado la voz, indignado por la actuación de sus colegas. Lewis, de 60 años, dejó un mensaje en la red social del pajarito en el que no se corta en decir lo que piensa. ¨El equipo de Estados Unidos lo hizo todo mal en el relevo masculino. Estaba claro que no hay liderazgo. Fue una vergüenza total y es absolutamente inaceptable que un equipo de Estados Unidos lo haga peor que los chicos de la AUU¨, refiriéndose a los atletas universitarios.

El adversario en casa

Lo más chocante de esta situación es que la mayoría de sus adversarios, sobre todo los velocistas antillanos y africanos, incluso el italiano Marcel Jacobs, el más rápido en Tokio, entrenan becados por las universidades norteamericanas, en las que tampoco faltan destacados atletas españoles.

Lewis, con dos oros olímpicos en el relevo 4x100, uno de ellos con récord mundial incluido en los Juegos de Barcelona-92 , junto a Mike Marsh, Leroy Burrel y Dennis Mitchell , posee autoridad moral suficiente como para criticar la actuación de su compatriotas. Eran otros tiempos, en los que el liderazgo del Hijo del Viento era incuestionable. Estados Unidos está a punto de salir de Tokio sin un solo título en velocidad. La retirada de Usain Bolt tras los Juegos de Río y el Mundial de Londres en 2017, dejaba un trono vacío que nadie, de momento, ha sabido ocupar y, menos todavía, aprovechar.

Noticias relacionadas

Queda una oportunidad. Las estadounidenses están en la final de 4x100, pero no parten como favoritas frente a las jamaicana lideradas por Shelly-Ann Fraser-Pryce, bronce en 100 metros, y Elaine Thompson-Herah y su doblete olímpico en 100 y 200.