La lucha por las medallas

El waterpolo sueña a lo grande en Tokio

  • La selección masculina vuelve a una semifinal olímpica 21 años después tras superar a EEUU en el cruce

  • Las ‘guerreras’ de Miki Oca se jugarán este jueves el pase a la final frente a Hungría (12.50 horas)

El banquillo español, con David Martín en primer plano, celebra uno de los goles ante EEUU

El banquillo español, con David Martín en primer plano, celebra uno de los goles ante EEUU / COE

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Toda la fe que existía en las dos selecciones de waterpolo que acudían a Tokio se ha demostrado más que justificada. El equipo masculino superó a EEUU este miércoles en unos cuartos de final exigentes de principio a fin (8-12) y se abrió paso a las semifinales y a la pelea por las medallas igual que hizo la selección femenina 24 horas antes.

Nunca hasta ahora, las dos selecciones habían conseguido superar el cruce de cuartos como ha sucedido en Tokio, lo que demuestra que el waterpolo en España vive un momento de esplendor. Para los chicos, vigentes subcampeones del mundo y de Europa, supone todo un hito. En las cuatro últimas ediciones de los Juegos se habían quedado en la frontera de los cuartos de final. Hacía 21 años que no traspasaba esa frontera para luchar por el podio. En concreto, desde Sydney-2000, donde aún competía una leyenda del deporte español como Manel Estiarte.

Para las guerreras de Miki Oca, también subcampeonas del mundo y vigentes campeonas de Europa, el precedente es mucho más cercano. En Río cayeron en cuartos, pero en Londres-2012, donde se estrenó el waterpolo femenino, se colgaron contra pronóstico la medalla de plata. Ahora las dos quieres más.

El equipo masculino se jugará el pase a la final este viernes frente a Serbia mientras Hungría sería el rival este jueves de la selección femenina (12.50 horas)

Saber sufrir

“Ahora ya podemos soñar. Serbia es campeona olímpica, pero creo que hay que darle mucho valor a lo que hemos hecho. Han pasado 21 años de las últimas semifinales olímpicas, algunos de nuestros jugadores no habían ni nacido”, valoró David Martín, un discurso compartido con uno de los referentes de la selección, el guardameta Dani López Pinedo quien, con un 60% de paradas frente a EEUU, tuvo un peso decisivo en la clasificación. “Hemos sufrido contra EEUU como no está escrito, pero hemos pasado la barrera de cuartos que era lo difícil y ahora vamos a soñar. A ver si nos sale un buen partido”, apuntó el veterano portero, de 41 años.

Resultó mucho más complicado de lo previsto el triunfo en cuartos frente a la selección estadounidense. Pero España mostró la misma solidez defensiva y versatilidad atacante que en el ‘grupo de la muerte’, del que salió con un pleno de cinco victorias tras superar a los tres equipos balcánicos (Serbia, Montenegro, Croacia).

“Estoy muy orgulloso de los jugadores, han sabido sufrir”, admitió Martín, que ha completado un bloque de enorme solvencia, sólido en defensa, con mucha movilidad en ataque y en el que todos los hombres pueden aportar. La base de 10 jugadores del Atlètic Barceloneta ayuda en la cohesión del grupo, que mantiene un poso de veteranos, como López Pinedo, Felipe Perrone o Blai Mallarach, pero ha completado un proceso de reconstrucción con enormes talentos como Munarriz, Granados o Tahull.

“No ha sido nuestro partido más brillante, pero el de cuartos nunca lo es, la presión es muy grande, es el más difícil de jugar. Lo hemos sacado adelante", explicó el seleccionador, feliz por alcanzar por cruzar, al fin, la barrera de cuartos: “Ahora que sea lo que Dios quiera”.

Las jugadoras de la selección se lanzan al agua en el partido de cuartos

/ COE

Hungría, penúltima puerta

La selección femenina de waterpolo, por su parte, vivirá este jueves su día D frente a Hungría, con el sueño de volver a estar en las medallas, igual que han hecho en dos de las tres últimas competiciones internacionales: oro en el Europeo del 2020, oro en el Mundial del 2019.

Noticias relacionadas

Anni Espar, una de las referentes del grupo, ya en sus terceros Juegos, valora el duelo ante la selección húngara, una de las potencias europeas, como complicado. "Vamos a intentar hacer bien las cosas en defensa, que es lo que nos falló en el partido que perdimos contra Holanda en la fase de grupos. Si hacemos bien las cosas, tendremos mucho ganado", explicó la jugadora del Mataró. "Yo creo que el hecho de ser un grupo, estar unidas, el día a día en equipo, eso da muchísimas fuerza. Tenemos un equipo muy unido, como una familia, y eso nos da un plus".

 "Son unas semifinales olímpicas y no hay partido fácil. Hay que salir igual porque va a ser una guerra", remarca la guardameta Laura Ester, que también estuvo en Londres y Río. "Cada vez que nos tiramos al agua damos lo mejor de nosotras, nos vaciamos dentro y vamos a darlo todo para luchar por la victoria".