Los cuartos de final de baloncesto

EEUU aparta a España de las medallas y despide a una generación de oro

El talento del equipo de Popovich deja sin premio el partidazo de Ricky Rubio, autor de 38 puntos, y pone un fin agridulce a la etapa de Pau Gasol (81-95)

Durant controla el balón en presencia de Pau Gasol

Durant controla el balón en presencia de Pau Gasol / FEB

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

El sueño de España y el sueño de Pau Gasol, y toda la generación que representa, llegó a su fin en Tokio. Estados Unidos se erigió en un muro insalvable, igual que ha sucedido en las últimas ediciones de los Juegos (81-95). Desde Atenas, el ‘Dream team’ ha limitado el techo de la generación de oro del baloncesto español. En el 2004 fue en cuartos de final, en Londres y Pekín, en la final, y en Río, en las semifinales. La historia volvió a repetirse en Saitama.

Durant, con 29 puntos, pero también Tatum (13), y Holiday (12) y el resto de estrellas americanas bajaron el telón a la carrera de Pau Gasol y quién sabe si algún jugador más de ese grupo, y dejaron sin premio el partidazo de Ricky Rubio, enorme, una actuación superlativa, con 38 puntos, que mantuvo a la selección con aliento hasta el final.

A la selección le costó entrar en el partido por un exceso de motivación. Empezaron muy acelerados los jugadores de Scariolo para equilibrar la velocidad y el juego intenso de EEUU y para contrarrestar la agresividad de su defensa. Solo Ricky Rubio aguantó ese ritmo. Pero, al nivel que está en este torneo, bastó para sostener a España. El base de El Masnou sumó 13 de los primeros puntos. Los otros cuatro fueron de Claver. Pero la selección de Popovich se encontraba cómoda, sobre todo con un Durant muy enchufado.

Cambios de Scariolo

Necesitó Scariolo mover el banquillo para cambiar la dinámica y elevar la consistencia. El cambio, curiosamente, llegó cuando Ricky se fue al banquillo porque Sergio Rodríguez le tomó el relevo anotador con la chispa que suele caracterizar al canario (10 puntos y una determinación impresionante) pero sobre todo porque la entrada de Willy Hernangómez y Garuba, con los dos hermanos Gasol en el banquillo (no anotaron y tuvieron un papel testimonial), blindó la defensa española y dio un vuelco al rebote.

De repente, España no solo se encontró limitando los lanzamientos triples cómodos de los estadounidenses sino como único dominador bajo los aros, con un Hernangómez  sublime. También blindó su zona con cuatro tapones en el segundo cuarto que hicieron volar a los jugadores de Scariolo.

La selección se disparó hasta los 10 puntos de diferencia (39-29) en unos minutos de auténtico desconcierto de EEUU, que necesitó dos tiempos muertos de Popovich, el regreso a la cancha de Lillard y un nuevo arreón anotador de Durant para conseguir reengancharse al encuentro e irse con el empate al descanso (43-43).

Parcial letal

Estados Unidos, sin embargo, regresó del vestuario con mucha mejor mentalidad y sobre todo fiel al guion diseñado por su técnico de mover y compartir mejor el balón para encontrar posiciones cómodas para sus tiradores. Booker y Lavine hicieron su aparición,. Pero sobre todo, emergió con toda su pegada Durant y el parcial de los primeros seis minutos del tercer periodo fue demoledor para la vigente campeona olímpica que, de repente, se encontró con una brecha de 16 puntos (49-65) que parecía una sentencia anticipada.

En esa situación de máxima presión, Scariolo volvió a tomar una decisión arriesgada. Sentó a Marc y puso en pista a dos bases (Ricky y Sergio Rodríguez) y jugó varios minutos con cuatro exteriores, con Ricky de nuevo asumiendo la responsabilidad en ataque y ese cambio de planteamiento tuvo su recompensa con un parcial de 14-4 para la selección, que abrió el escenario para el último periodo (63-69, m. 30).

Noticias relacionadas

El esfuerzo de España fue encomiable pero insuficiente frente a un rival muy enchufado y que encontró recursos más allá de Durant, bien Tatum, Lillard o Lavine, mientras en la selección, Ricky Rubio se encontró demasiado solo en la batalla y aunque el base catalán aguantó los márgenes en torno a la decena de puntos, EEUU no bajó el nivel y acabó por amarrar un triunfo que le llevará a una semifinal frente a Australia, que superó a Argentina (97-59), mientras Eslovenia y Francia resolverán la otra, después de vencer a Alemania (94-70) e Italia (84-75). respectivamente.

España, 81 - EEUU, 95

España: Ricky (38), Rudy (-), Abalde (-), Claver (8), M. Gasol (-) –cinco inicial- P. Gasol (-), S. Rodríguez (16), W. Hernangómez (10), Garuba (3), Abrines (-), Llull (6)


7 de 23 triples (Ricky, 4), 42 rebotes, 12 ofensivos (Hernangómez, 10), 12 asistencias (Hernangómez, 3)


EEUU: Lillard (11), Booker (9), Holiday (12), Durant (29), Adebayo (5) –cinco inicial- Lavine (10), Middleton 82), Grant (-), Tatum (13), Green (4).


13 de 32 triples (Durant, 4), 32 rebotes, 9 ofensivos (Adebayo, 7), 28 asistencias (Booker, 5)

Parciales: 21-19; 22-24; 20-26; 18-26