Los Juegos de Tokio

España jugará contra EEUU en cuartos tras caer con la Eslovenia de Doncic

La selección de Scariolo controla al genio de Liubljana pero paga su falta de acierto en el desenlace de un pulso igualado (87-95)

Doncic, rodeado de jugadores españoles en un ataque de Eslovenia

Doncic, rodeado de jugadores españoles en un ataque de Eslovenia / FEB

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

España hincó la rodilla frente a la Eslovenia de Luka Doncic y su futuro en el torneo de baloncesto se complica (87-95). La derrota dejó a la selección de Sergio Scariolo como segunda de grupo y esa posición, por el nuevo sistema de competición, la emparejó con Estados Unidos en el sorteo de cuartos de final que se realizó al final de la jornada, mientras Eslovenia se las tendrá que ver con Alemania en la otra parte del cruce.

Nunca una derrota ha marcado tanto el futuro de la selección como el vivido este domingo en Saitama frente a Eslovenia. El castigo no pudo ser peor para los intereses de la selección. España quedó emparejada con el 'Dream team' en los cuartos de final en un partido que se disputará el martes (06.40 hora española). Igual que ocurrió en Atenas-2004, el camino hacia las medallas para el grupo de Scariolo pasa por el cruce con Kevin Durant, Damian Lillard y todas las estrellas del equipo de Gregg Popovich. Los otros cruces de cuartos medirán a Italia-Francia; Eslovenia-Alemania y Australia-Argentina.

Cancar y Tobey, excelentes

No fue Doncic el verdugo de la selección, como podía suponerse. Sus estadísticas bajaron de forma radical (12 puntos, 14 rebotes, 9 asistencias) aunque hizo un trabajo impagable para el equipo. Pero Eslovenia encontró en los puntos de Cancar (22 puntos), Tobey (16) y Prepelic (15) los recursos ofensivos para doblegar a la selección, a la que le faltó consistencia y más tranquilidad para aprovechar sus oportunidades.

España fue capaz de contener a Doncic. Incluso desquiciarlo y sacarlo del partido en la primera parted, forzándole tres faltas personales, dos de ellas en ataque, con un trabajo defensivo especialmente diseñado para desconectarlo, una defensa 4-1, cuatro jugadores en zona y Claver siguiendo a la estrella esloveno. Pero eso no le sirvió para desconectar a la vigente campeona de Europa, una selección muy enchufada, el mejor ataque del torneo, que dominó en varias facetas importantes del juego como el rebote, con lo que consiguió segundas oportunidades, y también en las acciones individuales.

Cancar, un interior de los Denver Nuggets, se destapó a nivel ofensivo y fue el principal pilar en ataque del equipo de Aleksandar Nikolic. Pero además Eslovenia cuenta con jugadores experimentados como Blazic o Dragic, muy agresivos en cacha y verticales a la hora de atacar el aro, o gente solvente como el valencianista Mike Tobey, estadounidense nacionalizado esloveno, que consiguieron dar siempre con la tecla para dar respuesta a España. 

Ventajas mínimas

Solo en momentos muy concretos, la selección consiguió abrir un mínimo margen (31-26, m. 15; 57-45, m. 24) pero tuvo que limitar su rotación, siempre tuvo que tirar de sus dos principales referentes en pista, Ricky Rubio y Marc Gasol en pista, y en ese perfil conservador que utilizó, pecó quizás de falta de agresividad en ataque, aunque las apariciones puntuales de Rudy, Llull o Abalde mantuvieron la consistencia de la selección, que consiguió irse al descanso por delante (44-41).

España pareció más ambiciosa en la reanudación a la hora de atacar el aro esloveno y también equilibró del ritmo con una mejora en el rebote y ese cambio de actitud tuvo la recompensa de un parcial de 11-2 en apenas tres minutos para el equipo de Scariolo que consiguió abrir brecha de forma inesperada (55-43).

Máximo equilibrio

 Pero los biorritmos de la selección bajaron muchísimo con la salida de Ricky Rubio de la cancha y Eslovenia, que recuperó a Doncic como generador de juego, es un equipo que no se va nunca del partido. El cuadro de Nikolic se siente muy cómodo cuando corre y España se lo permitió y que no se corta cuando tiene margen para un triple y no tardó en devolver el parcial a su rival y a engancharse de nuevo al partido (70-68 al final del tercer cuarto) con triples casi consecutivos de Doncic, Blazic y Cancar (2).

Noticias relacionadas

En esa situación de máximo equilibrio, España volvió a buscar el triple para encarar el último periodo (acabó con 16 de 44, un 36%) y esa confianza en sus fuerzas trajo tres triples importantes (dos de Pau Gasol y uno de Abalde) con las que contestar el acierto de Eslovenia y dio un respiro mínimo a la selección (82-76, m. 34). Pero no tardó en llegar la respuesta, sobre todo por el dominio interior de Tobey, que devolvió la iniciativa al cuadro balcánico y en la apuesta final, a cara o cruz (87-88, a 1.39), supo resolver para sellar un triunfo que puede determinar el desenlace del torneo.

España, 87- Eslovenia, 95

España: Ricky Rubio (18), Rudy Fernández (12), Abalde (14), Claver (4), M. Gasol (9) –cinco inicial- P. Gasol (8), Rodríguez (5), Hernangómez (2), Garuba (-), Abrines (3), Llull (12

16 de 44 triples (Abalde, Rudy, 4). 41 rebotes, 10 ofensivos (Gasol, Claver, 6), 24 asistencias (Ricky, 9)  


Eslovenia: Doncic (12), Dragic (6), Blazic (10), Cancar (22), Tobey (16) –cinco inicial-Rupnik (-), Nikolic (-), Prepelic (15), Muric (8), Dimec (6).

12 de 38 triples (Cancar, 4), 51 rebotes, 15 ofensivos (Doncic, Tobey, 14), 25 asistencias (Doncic, 9)

Parciales: 24-20; 20-21; 26-27; 17-27