La participación rusa en Tokio

Rusia saca pecho de las victorias de su equipo olímpico e ignora las sanciones

  • Gran parte de la prensa y los atletas rusos en Tokio se comportan como si el castigo por el dopaje de Estado no existiera.

  • Prominentes comentaristas de televisiones oficiales agitan la idea de que el país se halla bajo asedio, incluso en el deporte.

El equipo del Comité Olímpico Ruso celebra la victoria en la prueba de florete por equipos de esgrima.

El equipo del Comité Olímpico Ruso celebra la victoria en la prueba de florete por equipos de esgrima. / CARL RECINE (REUTERS)

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

"¡Superamos a América y a Australia! La natación rusa despega hacia el Fujiyama". Este eufórico titular encabezaba este miércoles la columna de Vladímir Ivanov, uno de los más conocidos comentaristas deportivos de Rusia, en el portal 'SportExpress'. Rindiendo homenaje al combinado de natación masculino en el relevo 4x200, que durante la jornada había obtenido la medalla de plata tras el equipo de Gran Bretaña, Ivanov sostiene que gracias a la presea obtenida, el país había regresado a "la élite" mundial de esta disciplina por vez primera desde la era soviética, al haber logrado "formar un cuarteto" competitivo en la categoría "más dura, los relevos de 4 x 200 metros".

El triunfalismo no se ha limitado a los deportes acuáticos. Los medios locales han festejado con fruición las victorias de los equipos nacionales de gimnasia artística, disciplina olímpica por excelencia, en especial después de arrebatar el trono femenino a EEUU, su histórico rival, tanto en la geopolítica como en los deportes. "Victoria histórica de Rusia, el equipo (femenino) se equiparó al masculino", proclama triunfante un artículo también difundido en 'Sport Express'.

Los representantes rusos, con la medalla de plata en el 4 x 200.

/ ALEKSANDRA SZMIGIEL

Los éxitos de los deportistas locales están sirviendo de bálsamo al cuestionado deporte ruso, mientras que la polémica en torno al dopaje de Estado, que tantos titulares había acaparado en los últimos años, está brillando por su ausencia, tanto en las coberturas informativas como en el comportamiento de los deportistas en Tokio. Ya sea leyendo la prensa rusa, ya sea observando la forma de actuar de los representantes olímpicos en la capital japonesa, nadie diría que Rusia ha sido excluida de las competiciones deportivas, tras haber sido objeto de las sanciones más duras jamás tomadas contra un país por las instancias deportivas mundiales.

Como si no existiera

En primer lugar, el nombre oficial: ningún medio o dirigente local menciona al equipo olímpico local por la identificación autorizada -ROC, o Comité Olímpico Ruso- sino que directamente habla de "Rusia", como si el castigo no existiera. En segundo lugar, los uniformes: Aunque el nombre del país no esté escrito en la prenda oficial del equipo, sí se identifican los colores de la insignia nacional, el rojo el blanco y el azul, pese a que en la anterior cita olímpica, en los juegos de invierno celebrados en Corea del Sur, los participantes fuesen obligados a vestir de blanco, un color neutral. Incluso el atletismo ruso, la disciplina deportiva origen de todo el escándalo hace ya seis años, contará con una decena de representantes en el estadio olímpico de Tokio cuando se inicien las competiciones, pese a que en los juegos de Río, el veto a los atletas rusos fue total.

Días antes de la ceremonia inaugural, el rotativo 'Védomosti' reveló la existencia de un manual de instrucciones elaborado por el Comité Olímpico Ruso en el que se aleccionaba a los olímpicos acerca de cómo comportarse en la capital japonesa, advirtiéndoles que las preguntas de los periodistas extranjeros podrían llegar a tener un carácter "provocador" y recomendando responder con un "sin comentarios" a cuestiones como el dopaje de Estado o incluso el movimiento Black Lives Matter.

Noticias relacionadas

La campaña

Tina Kandelaki, una conocida y glamurosa presentadora televisiva en canales gubernamentales, con casi tres millones de seguidores en su cuenta de Instagram, está agitando, junto a muchos otros, la mentalidad de que el país se halla bajo asedio, incluso a nivel del olimpismo. "En este mundo todo está politizado, empezando por Eurovisión ... hasta los juegos olímpicos de Tokio", ha escrito en un post que ha obtenido casi 30.000 'likes'. "Los Juegos son una de estas ocasiones en las que a uno le gusta mostrar y demostrar que es ruso; todas estas humillaciones de la AMA, (la agencia mundial antidopaje) estas prohibiciones y limitaciones permanentes, no hacen más que darnos fuerza", ha concluido.