FÚTBOL

Brasil o Argentina, Neymar o Messi, la final más esperada de la Copa América

Los argentinos celebran un gol en la Copa América

Los argentinos celebran un gol en la Copa América / EFE

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Brasil o Argentina. Una de las dos selecciones se quedará con la Copa América. Neymar o Messi: uno de ellos se coronará como el mejor jugador del certamen (02.00, madrugada del sábado al domingo, TV-3). El choque entre las dos selecciones más poderosas de América Latina ha salido del estadio Maracaná de Río de Janeiro para insertarse en la arena de las disputas regionales entre los dos países. "Quiero decirle especialmente al presidente de Argentina que la única rivalidad entre nosotros va a pasar el sábado", dijo el ultraderechista Jair Bolsonaro durante una tensa reunión sobre el futuro del Mercosur, la zona de libre comercio que brasileños y argentinos comparten con Uruguay y Paraguay. "Y yo voy a adelantar el resultado: cinco a cero", le dijo a Alberto Fernández.

Las federaciones de Argentina y Brasil no se ponen de acuerdo con los números: cada una le otorga la supremacía a su respectiva selección. La FIFA indica, sin embargo, que los pentacampeones del mundo ganaron en 42 ocasiones, mientras que los argentinos se impusieron en 39. Empataron en 26 oportunidades.

Los equipos que dirigen Tité y Lionel Scaloni van en busca de su título regional 10 y 15, respectivamente. Neymar y Messi, excompañeros en Barcelona, tendrán por otra parte el cuarto duelo a nivel elección. El diez de la canarinha participó de los triunfos en 2014 y 2016. El capitán argentino había ganado los dos primeros partidos: un amistoso en 2010 y el espectacular hat trick de 2012. A nivel de equipos, la Pulga acredita aquella victoria fulminante del Barça frente a Santos en la final del Mundial de Clubes, en 2011. En aquel encuentro en suelo japonés, el Barça apabulló a los paulistas. Messi tuvo un rendimiento descollante y, además, anotó dos goles.

Los sueños postergados

Argentina no gana una Copa América desde 1993. La prensa deportiva ha impuesto la certeza de que salir victoriosos de Maracaná significará algo más que un título: "Lo que parecía un torneo más, que se jugaba casi por el capricho del calendario y porque ya estaba organizado, en el medio de una pandemia, sin público en los estadios y mirado casi de costado por todos, se puede convertir en el torneo que cure (casi) todas las heridas", dijo el diario Olé. Ganar la Copa más anómala de su historia tendrá la función de bálsamo emocional después de haber perdido el Mundial ante Alemania en el mismo Maracaná, y dos finales de la Copa América, en 2015 y 2016.

La Copa América iba a ser organizada por Colombia y Argentina. La crisis política y sanitaria de esos países obligaron a cambiar de sede a toda prisa. Bolsonaro encontró en la posibilidad de organizarla una manera de que no se hable de la investigación parlamentaria sobre su cuestionado papel en la lucha contra el covid-19, que ha matado a más de 530.000 personas.

Apoyar a Messi

En Brasil ha sucedido algo excepcional: por primera vez en la historia futbolística que anuda a ambas selecciones, hay brasileños que quieren que Messi consiga en Río de Janeiro el campeonato que le falta con su poblada vitrina. No apoyan a Argentina sino a Leo. Juca Kfouri es uno de los periodistas deportivos más importantes de Brasil. Autor del libro Confieso que perdí, ha sido testigo de las participaciones del combinado verde y amarillo durante los últimos 50 años.

Noticias relacionadas

Amigo personal de Sócrates, aquella gloria de Brasil en los mundiales de 1982 y 1986, puso en juego todo el peso de su autoridad para anunciar en su columna de Folha de Sao Paulo que, bajo las actuales circunstancias, su corazón cambiará de bando a pesar de que "la superioridad brasileña es innegable" frente a su contendiente. "Como amamos odiar a los argentinos y los argentinos odian amar a los brasileños, seamos justos: será hermoso ver a Messi levantar el trofeo".

Nadie se atrevió a cuestionar en voz alta a Kfouri. No le ocurrió lo mismo a Fabiola Andrade, comentarista de SporTV, un programa de la Cadena Globo. "Antes de ser apedreada en una plaza pública, dejen que les explique: amo Brasil, me encanta vivir acá, pero no creo que la nacionalidad defina el carácter de una persona. Tengo amigos argentinos, pero no voy a apoyar a Argentina por ellos. Voy a apoyar a Argentina porque amo el fútbol y a Messi", escribió en sus redes sociales. Andrade tuvo que soportar improperios de todo tipo, especialmente machistas por considerar que "sería justo" que la Copa se la llevara "el mejor del mundo".  Neymar no puede creer lo que sucede. "Nunca ataqué ni atacaré si Brasil está jugando por algo, sea cual sea el deporte, un concurso de modelos, el Oscar...".