La cita más esperada

Argentina pasa a la final de la Copa América y Messi se las verá con el Brasil de Neymar

• La selección albiceleste derrota a Colombia en los penaltis (3-2) tras concluir el tiempo reglamentario con empate a uno

• Argentina lleva 28 años sin conquistar el certamen y ahora se jugará el título ante su rival histórico

Messi conduce el balón ante dos jugadores de Colombia.

Messi conduce el balón ante dos jugadores de Colombia. / EFE

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Con Leo Messi y su tobillo ensangrentado y un descomunal Emiliano Martínez en la portería al atajar tres disparos desde los 11 metros, Argentina eliminó a Colombia en la tanda de penaltis (3-2). Disputará la final de la Copa América con Brasil el próximo sábado.

El partido más esperado, con el correspondiente duelo entre Messi y su ex compañero Neymar, se ha convertido en realidad. "Nos falta dar un solo pasito. Vamos a dar todo, a pesar del cansancio. Sabemos lo que es Brasil, y lo que es Ney", dijo La Pulga después del partido en el que más golpes sufrió a lo largo del certamen.

Excesivo sufrimiento

Argentina sueña con conquistar el título 28 años después. Obtuvo su boleto con un excesivo sufrimiento. El empate a uno del tiempo reglamentario fue fruto de sus errores y del tesón colombiano. Como ha sucedido durante el torneo, el conjunto que dirige Lionel Scaloni suele comenzar con una energía voraz que lo lleva a abrir tempranamente el marcador. Esta vez le tocó hacerlo a Lautaro Martínez, a los cinco minutos tras otra asistencia de Messi. El astro del Barcelona ya había dejado antes algunas pinceladas de su genio.

Pero a partir de ese momento, los argentinos comenzaron a perder la iniciativa. Colombia se los llevó por delante. Le alcanzó con la prepotencia para poner en aprietos al portero Martínez en varias oportunidades. Sucede que la selección albiceleste está lejos de ser un equipo homogéneo. Se descompensa muy pronto. Lo que genera ofensivamente contrasta con su enorme dificultad para contener los avances rivales y disputar los balones.

Sin lateral derecho

Luis Díaz provocó estragos por el sector izquierdo. Fue una verdadera pesadilla para Nahuel Molina. Scaloni puso en su lugar a Gonzalo Montiel y sucedió lo mismo. Argentina no tiene un lateral derecho que ofrezca seguridad. La gran pregunta que se hacían los medios después de la clasificación estaba relacionada con las posibles estrategias para contener a la estrella del PSG.

"Sabíamos que iba a ser un partido difícil, y que ellos se iban a venir con todo", reconoció Messi. La tromba colombiana encontró su premio a los 16 minutos en los pies de Díaz. Ahí reaccionó Argentina reaccionó. Tuvo mucho que ver la tardía aparición en el campo de Ángel Di María. Leo volvió a recuperar el protagonismo y tuvo que ser derribado sistemáticamente. Frank Fabra arremetió contra el capitán con saña. El árbitro venezolano Jesús Valenzuela fue muy permisivo con las acciones violentas. A pesar de ser amonestado, Fabra tuvo el desparpajo de pedirle a Messi la casaca como recuerdo.

La selección argentina estuvo muy cerca de volver a ponerse arriba en el marcador. Un disparo de Messi se estrelló con el palo. Martínez luego erró un gol de un modo inusual en un artillero de su categoría.

La definición por penaltis

Llegaron entonces los penaltis y ahí fue Emi Martínez el personaje estelar de un drama que pudo haberse evitado. El meta contuvo los intentos de Sánchez, Mina y Cardona con una dosis de teatralidad poco frecuente. "Estás nervioso", le dijo a uno de los colombianos. A otro lo trató de "cagón". Cuando terminó el partido, los compañeros se abalanzaron sobre él. "Vinimos a Brasil por un sueño. Qué mejor que jugar una final con Brasil", dijo, y reconoció que, esta vez, la ruleta de los penaltis cantó los números que necesitaba Argentina. "Es cuestión de suerte. Hoy me ha tocado a mí ser el héroe".

Messi, que anotó su penalti, también admitió que las definiciones desde los 11 metros tienen "algo de lotería". La Pulga destacó no obstante el papel desempeñado por el portero. "Es un fenómeno".

La final más esperada

El mejor jugador del mundo volvió a brillar, pese a las embestidas del rival. "No creo que este sea mi mejor torneo. Yo siempre doy todo por la selección. Lo que más quiero es ganar algo con Argentina. Disfruto mucho de este grupo y siempre intento dar todo para que levantemos la Copa. Hemos jugado varias finales".

Será la primera, a nivel selección, que Messi disputa ante Brasil y Neymar. El diario deportivo Olé recordó que existe un antecedente a nivel de clubs que favorece a Leo: la final de 2011 en el Estadio Internacional de Yokohama entre el Barcelona y el Santos por el Mundial de Clubs de Japón.

Noticias relacionadas

Los de Pep Guardiola venían de obtener la Champions ante el Manchester United. El Santos había ganado la Copa Libertadores pero cayeron ante el Barça (4-0) con un Messi en estado de gracia. ¿Sucederá lo mismo el próximo sábado?