MANCHESTER UNITED 1 (10)-VILLARREAL CF 1 (11)

El Villarreal gana la Europa League y hace historia de penalti

  • El equipo de Emery ganó con el fallo del portero del United De Gea en el penalti número 22 de la tanda

  • Los amarillos llevaron la final a los penaltis tras un gran trabajo con el que contuvieron al Manchester United

  • Un gol de Cavani había neutralizado el tanto inicial de un gran Gerard Moreno

Los jugadores del Villarreal festejan el título alzando del trofeo de campeones de la Europa League.

Los jugadores del Villarreal festejan el título alzando del trofeo de campeones de la Europa League. / AFP (AFP)

4
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

Los momentos en los que se escribe la historia son caprichosos, casi aleatorios, y el segundo gran momento del Villarreal en Europa se decidió, también, de penalti. Es más, en la final europea con más penaltis, todos marcados, hasta que tuvieron que chutar los porteros: Rulli marcó y De Gea falló, todo para redimir en la historia el recuerdo de aquella semifinal perdida ante el Arsenal en Champions, con el penalti errado de Riquelme

La primera final europea de la historia del Villarreal le llegó muy lejos de ser favorito, ante la colección de cromos del Manchester United, pero a base de eficiencia y laboriosidad defensiva, oportunismo y un gol de Gerard Moreno, llevó la final de la Europa League a la prórroga. Allí llegaron minutos de heroísmo amarillo, con los arrestos para encontrar momentos de superioridad, y entonces, en el azaroso desempate de los penaltis, los once jugadores del Villarreal marcaron desde los once metros, hasta Rulli, antes del fallo de De Gea desde el otro lado del río.  

Después de dos décadas instalado en la élite española, con recordadas apariciones en el viejo continente, el Villarreal buscaba su primer título en casi cien años de vida, y lo consiguió con todos los grandes momentos de su historia en el recuerdo: desde la primera época en Primera División con Palop o Craioveanu, hasta los años dorados con Forlán, que jugó en los dos equipos finalistas, Cazorla, Bruno, Josico, Senna o Godín.

El lugar de la historia fue la ciudad portuaria de Gdansk, capital polaca del ámbar en la Liga Hanseática, que hizo fortuna gracias a esa resina fosilizada apreciada, en un momento, tanto como el oro, que se dejaba ver en los colores de los asientos vacíos que dejaban en las gradas los casi 10.000 espectadores que pudieron acudir al partido, unos miles desde Vila-real. 

El equipo de Emery aprovechó la única oportunidad de abortar el monopolio inglés en las competiciones europeas, antes de que el sábado se dispute la final de la Champions entre el Chelsea y el Manchester City.

Complicaciones iniciales

El Villarreal consiguió sobrevivir, y con premio, al apabullante inicio de partido del United, con ocasiones y una velocidad más, todo motivado por las pérdidas de balón de los de Emery, que empezaron desdibujados y desplazados del campo rival. 

Tuvieron que pasar casi 20 minutos, y un golpazo de Foyth en la cabeza, para que Villarreal empezara a visitar el área de De Gea. El partido dejó de ser un monopolio inglés y en Gdansk había un hombre en estado de gracia: Gerard Moreno. El delantero catalán, que va a liderar el ataque de la selección española en la Eurocopa, es la estrella indiscutible de este Villarreal y no le hizo falta más que media ocasión: un centro desde una falta al nivel de Parejo, para adelantarse a toda la defensa rival y marcar el primer gol de la final.   

Tras el gol, todo lo que había sido nerviosismo e inquietud en los castellonenses al inicio, cambió de bando y se instaló, sobre todo, en el banquillo de un United que, aún con un dominio categórico y absoluto del partido, aliñado por las pérdidas de balón del Villarreal, se fue al descanso perdiendo y con un tiro a puerta en su haber.

El equipo de Emery, cada vez mejor, cerró espacios juntando líneas, sin espacios entre su vigorosa defensa y un ataque que, a cambio de estar atrás encerrado, tuvo poca presencia. Aun así, cuando la frustración empezaba a crecer en las filas inglesas, el United encontró el empate gracias al oportunismo de Cavani, antes de la hora de juego, en un rechace tras un saque de esquina.

Pasaron los minutos sin que el Villarreal pudiera acumular alguna acción de peligro, mientras que en el equipo inglés empezaban a aparecer con asiduidad sus jugadores más renombrados. 

El Manchester United es un equipo de arreones, de oleadas de ataques casi inabarcables, y a los diez minutos finales llegó tras uno de los ataques en tropel más agresivos del partido, pero nadie pudo evitar la prórroga.

Noticias relacionadas

En la media hora extra, además del primer cambio de Solskjaer, no llegó ningún gol. Fue algo mejor un Villarreal que pasó de sobrevivir con lo justo a poder darse algún capricho, ante un United que sorteó la desesperación apostando a los penaltis.

Ficha del partido:

MANCHESTER UNITED 1 (10) 

VILLARREAL CF 1 (11)

Manchester United: De Gea (4); Wan-Bissaka (5), Lindelof (5), Bailly (6), Shaw (6); Pogba (5), McTominay (7); Greenwood (4), Fernandes (5), Rashford (5); Cavani (7). Técnico: Ole Gunnar Solskjaer (4). Cambios: Fred (6) por Greenwood (m. 99), James (sc) por Pogba (m. 115), Tuanzebe (sc) por Bailly (m. 114), Telles (sc) por Wan-Bissaka (m. 122), Mata (sc) por McTominay (m. 122). 

Villarreal: Rulli (7); Foyth (7), Albiol (8), Pau Torres (9), Pedraza (8); Pino (7), Parejo (7), Capoue (7), Trigueros (6); Gerard Moreno (8), Bacca (5). Técnico: Unai Emery (8). Cambios: Coquelin (7) por Bacca (m. 59), Moi Gómez (7) por Trigueros (m. 76), Alcácer (6) por Pino (m. 76), Mario Gaspar (7) por Foyth (m. 87), Alberto Moreno (6) por Pedraza (m. 87), Raba (sc) por Capoue (m. 123).

Goles: 0-1 (m. 29) Gerard Moreno. 1-1 (m. 54) Cavani. 

Tanda de penaltis: Gerard Moreno (0-1); Mata (1-1); Raba (1-2); Telles (2-2); Alcácer (2-3); Fernandes (3-3); Alberto Moreno (3-4); Rashford (4-4); Parejo (4-5); Cavani (5-5); Moi Gómez (5-6); Fred (6-6); Albiol (6-7); James (7-7); Coquelin (7-8); Shaw (8-8); Mario Gaspar (8-9); Tuanzebe (9-9); Pau Torres (9-10); Lindelof (10-10); Rulli (10-11); De Gea (fallo).

Árbitro: Clément Turpin (7), francés. 

Tarjetas: Capoue (m. 53), Bailly (m. 81), Foyth (m. 85), Cavani (m. 112).

Estadio: Arena Gdansk. 9.500 espectadores.