LA ENTREGA DEL TÍTULO

Una celebración comedida para una Liga histórica del Atlético

  • El capitán rojiblanco Koke recibió la copa sobre el césped de su estadio

  • No pudo haber público en el Metropolitano, pero la afición desfiló en coche por Neptuno

Los jugadores del Atlético de Madrid levantan el título de la Liga.

Los jugadores del Atlético de Madrid levantan el título de la Liga. / Rodrigo Jiménez / EFE

2
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

Se habían hecho llamamientos para evitar aglomeraciones y, mientras el sol lucía sobre Madrid, fueron los coches de atléticos los que tomaron las calles adyacentes a la plaza de Neptuno, ataviados con distintivos y todos haciendo ruido, para celebrar el título de la Liga del Atlético de Madrid.

Más tarde, en el estadio Metropolitano, se escenificó una entrega del trofeo deslucida, sin gente, solo con las autoridades y un público tan reducido como elegido entre familiares de la plantilla y compromisos del club, todos los que tenían invitación para acudir a la celebración posterior del equipo. 

Sobre el césped, el protagonismo antes de la foto de Koke levantando la Copa fue para los discursos, interrumpidos por los cánticos de los jugadores, a falta de aficionados. 

Visita a Neptuno y accidente

La estatua de Neptuno había amanecido ataviada con los colores rojiblancos. El culpable fue Koke, con nocturnidad, cuando la afición reunida en torno a la media noche se había disipado. Antes, con la emoción inmediata del éxito, se juntaron en las calles de Madrid los cientos de vehículos y toda la gente que salió a pie a celebrar. 

La nota trágica la puso la muerte de un menor de 14 años en la celebración del sábado, en un accidente en una zona cercana a la zona de Neptuno, cuando sufrió un golpe contra un muro cuando sacó el cuerpo por la ventanilla. “Es una desgracia que nos arranca un miembro de la familia rojiblanca”, dijo entre las condolencias generales el presidente Cerezo al inicio de su alocución.

Noticias relacionadas

Una liga de Simeone

Aunque sea en coche, la felicidad se ha instalado entre la afición del Atlético, campeón de su segunda liga en la última década, el mismo tiempo que lleva Simeone en el banquillo. El triunfo liguero es, más que nunca, del argentino, con una de esas trayectorias que llevan su ADN, en las que el equipo mejor ha respondido cuanto mayor ha sido la exigencia. Una vez conseguido el objetivo, fue el momento de revelar alguno de esos detalles que definen a Simeone como entrenador: “Hace cuatro o cinco fechas le dije a la gente que te recibe en la entrada, que son importantísimos porque son los primeros a los que ven los futbolistas, que a partir de ahora, en vez de buen día, digan: ‘vamos a salir campeones’. Y todos los días, se les recibe así a los jugadores”, contó el argentino.