Olimpismo

Saúl Craviotto y Mireia Belmonte serán los abanderados españoles para Tokio 2020

El COE selecciona al piragüista y a la nadadora, acogiéndose a la nueva normativa del COI que permite dos abanderados por país

La cuádruple medallista olímpica confirma que no acudirá a los Europeos de natación para no dar pasos atrás en su lesión de hombro

Craviotto y Belmonte, en la sede del Comité Olímpico Español este miércoles

Craviotto y Belmonte, en la sede del Comité Olímpico Español este miércoles / Juan Carlos Hidalgo / Efe

Se lee en minutos

El piragüista Saúl Craviotto y la nadadora Mireia Belmonte, que suman ocho medallas olímpicas, serán los abanderados del equipo español en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Tokio, el próximo 23 de julio.

La Junta de Federaciones Olímpicas del Comité Olímpico Español (COE) se reunió este miércoles en la sede del organismo y aprobó por unanimidad la designación de ambos deportistas para encabezar el desfile del equipo en la fiesta de apertura de los Juegos.

El COE se acoge así a la nueva normativa del Comité Olímpico Internacional (COI), que por primera vez permite que sean dos los abanderados, siempre que sean un hombre y una mujer.

Para ambos, los de Tokio 2020 serán sus cuartos Juegos Olímpicos. Cada uno de ellos ha ganado cuatro medallas . Belmonte ha reivindicado que "ya era hora de que una mujer volviera a llevar la bandera" en una ceremonia de inauguración olímpica", y ha reconocido que su designación ha sido un momento "muy emotivo", mientras Craviotto ha asegurado que ser abanderado en una ceremonia de inauguración "es llegar a la cima del olimpismo".

Brillante palmarés

Craviotto, nacido en Lleida hace 36 años, se proclamó campeón olímpico de K2 500 en sus primeros Juegos, los de Pekín 2008, junto a Carlos Pérez. Cuatro años después, en Londres 2012, fue plata en el K1 200. En Río 2016 sumó dos metales más, oro en K2 200 con Cristian Toro y bronce en K1 200.

En Tokio, formará parte del K4 500 junto a Marcus Cooper Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade. El K4 español es subcampeón del mundo, por lo que Craviotto es candidato a sumar una medalla más en la capital japonesa.

"No hay palabras para definir esto. Ser abanderado es la cúspide, es llegar a la cima del olimpismo. Para un deportista como yo lo máximo es ir a los Juegos, sacar medalla y luego el techo es representar a tu país portando la bandera de España. Soy el hombre más feliz del mundo y también por compartir esta imagen de igualdad con Mireia", celebró Craviotto en la sede del Comité Olímpico Española (COE).

"Que lo haya conseguido todo no significa que me vaya a relajar. Quiero ir a Tokio a por otra medalla, pero me puedo retirar tranquilo con esto que me habéis regalado hoy. Muchas gracias de corazón a todos los que habéis pensado en mí", agradeció el piragüista junto a Belmonte y al presidente del COE, Alejandro Blanco.

Alejandro Blanco, presidente del COE, en un momento del acto junto a Craviotto y Belmonte

/ Juan Carlos Hidalgo / Efe

Belmonte, badalonesa de 30 años, debutó como olímpica en Pekín 2008 con solo 17 años. Sus primeras medallas, dos, llegaron en Londres 2012, sendas platas en 200 m mariposa y 800 m libre. En Río 2016, cumplió su sueño de ser campeona olímpica con su victoria en el doble hectómetro de mariposa. También fue bronce en los 400 m estilos. Para Tokio 2020, está clasificada por el momento para los 800 y los 1.500 m libre.

Baja en Budapest

"Es un honor, aun más siendo la tercera mujer en toda la historia de los Juegos de verano que porte esa bandera. Ya era el momento de que una mujer volviera a hacerlo, porque hacía muchísimos años y es un hecho que hay que tener en cuenta. Las mujeres estamos en un momento muy bueno, pero hay que seguir trabajando y luchando", afirmó Belmonte tras la designación. "Nunca he estado en una inauguración, para mí es todo nuevo. No sé muy bien cómo va a ser, pero sea como sea lo importante es disfrutarlo", añadió. 

 En el acto en la sede del COE, Belmonte dio a conocer que, finalmente, no tomará parte en los Europeos de natación, que se están disputando en Budapest desde el pasado lunes y cuya competición de natación en línea se realizará la próxima semana. como medida preventiva para no dar pasos atrás en su lesión en el hombro.

"Estoy mucho mejor del hombro, la verdad es que sí. Pero no quería arriesgarme a dar pasos atrás", aseguró en la ceremonia en la que se hizo oficial su condición de abanderada en Tokio.

"Todavía no me sentía lista para competir al máximo nivel", añadió la cuádruple medallista olímpica. "Podía ir, pero no me iba a sentir bien, así que he decidido reservarme para próximas competiciones internacionales, que aún tenemos un par, y dar lo máximo en ellas". Belmonte tiene ya las mínimas olímpicas para 800 y 1.500 m libre, pero su primera intención era inscribirse en las pruebas de 200 mariposa y 400 estilos para incluirlas en su agenda de Tokio.

Otros candidatos a ser abanderados del equipo español eran la levantadora de pesas Lydia Valentín, que tiene un oro, una plata y un bronce, o el marchador Jesús García Bragado, sin medallas pero que en Tokio disputará sus octavos Juegos, una cifra sin precedentes en el atletismo mundial.

El COI cambió este año sus reglas para obligar a que en todos los equipos olímpicos haya al menos un hombre y una mujer y para "animar" a todos los comités olímpicos nacionales a que nombren a un deportista de cada sexo para portar la bandera de forma conjunta en la ceremonia inaugural. Así, dijo, se enviaría "un fuerte mensaje a favor de la igualdad de género".

España solo ha tenido hasta ahora dos abanderadas: Cristina de Borbón (vela) en Seúl 1988 e Isabel Fernández (judo) en Atenas 2004.

Noticias relacionadas

Craviotto y Belmonte sucederán en la lista de abanderados españoles al tenista Rafael Nadal, que lo fue en Río 2016. 

Abanderados de España en los Juegos de verano

Amberes 1920: Javier Bartrina Costa (médico y secretario del COE), aunque el COE le atribuye el puesto a Mariano Arrate Esnaola (fútbol), que en realidad era el que portaba el cartel de España en la inauguración.

París 1924: Félix Mendizábal (atletismo).

Amsterdam 1928: Diego Ordóñez (atletismo)

Londres 1948: Fabián Vicente del Valle (boxeo)

Helsinki 1952: Luis Omedes (remo)

Roma 1960: Jaime Belenguer (gimnasia)

Tokio 1964: Eduardo Dualde (hockey)

México 1968: Gonzalo Fernández de Córdoba (vela)

Múnich 1972: Francisco Fernández Ochoa (esquí)

Montreal 1976: Enrique Rodríguez Cal (boxeo)

Moscú 1980: Herminio Menéndez (piragüismo)

Los Angeles 1984: Alejandro Abascal (vela)

Seúl 1988: Cristina de Borbón (vela)

Barcelona 1992: Felipe de Borbón (vela)

Atlanta 1996: Luis Doreste (vela)

Sydney 2000: Manuel Estiarte (waterpolo)

Atenas 2004: Isabel Fernández (judo)

Pekín 2008: David Cal (piragüismo)

Londres 2012: Pau Gasol (baloncesto)

Río 2016: Rafael Nadal (tenis)