Segunda División

El Espanyol remata la faena y vuelve a Primera en Zaragoza

  • El equipo perico suma el punto que le faltaba (0-0) para cumplir su misión 10 meses exactos después de su traumático descenso

  • Los blanquiazules certifican el objetivo a cuatro jornadas del final del campeonato

Los jugadores del Espanyol celebran el ascenso logrado este sábado en Zaragoza.

Los jugadores del Espanyol celebran el ascenso logrado este sábado en Zaragoza. / Javier Cebollada / EFE

4
Se lee en minutos
Raúl Paniagua
Raúl Paniagua

Periodista

ver +

El Espanyol aprovechó su primera bola de partido en Zaragoza y ya es equipo de Primera División (0-0). La ofensa sufrida el pasado curso, en el que estuvo en 37 de las 38 jornadas en un descenso que se concretó el 8 de julio, ya es historia. Diez meses exactos después, la catástrofe ha dado paso a la felicidad. El equipo blanquiazul vuelve a la máxima categoría, el lugar de donde nunca debió salir. Le bastaba un punto en La Romareda y lo consiguió. Misión cumplida. 

No tenía ganas de retrasar el objetivo el equipo blanquiazul. La condena ha acabado. Del 8 de julio de 2020 al 8 de mayo de 2021. Ese ha sido el periodo de una tortura durísima para un club con 30.000 socios. Como ocurrió en los anteriores descensos, el bloque catalán solo ha permanecido un año en el infierno. Subió también a la primera en 1963, 1970, 1990 y 1994. El 2021 amplía una colección que no debería tener más capítulos. 

Subidón y liberación

"Había una cuenta que saldar y lo hemos hecho. Va por nuestra gente, que es de Primera", proclamó Vicente Moreno minutos después de alcanzar el objetivo. "Hemos subido porque hemos trabajado mucho, no por el presupuesto. Los jugadores lo han pasado mal. Yo he vivido todo el trayecto. Se lo dedico también a mi familia. Les doy más disgustos que alegrías", agregó al arquitecto del éxito. 

El próximo curso el fútbol de Primera volverá al flamante estadio de Cornellà. Veintisiete años después del último ascenso, certificado por el equipo de Camacho con una goleada en Sarrià ante el Cádiz, el Espanyol volvió a disfrutar de un subidón y una liberación total. En 1994 lo consiguió a tres jornadas del final. En esta ocasión, la alegría llega antes, con 12 puntos aún en juego, lo que demuestra la excelente trayectoria de un bloque que no pierde desde el 31 de enero ante el Rayo (2-3).

Racha triunfal

Los pericos han encadenado 15 encuentros sin caer, pero en esa racha también hubo espacio para las dudas, con tres empates consecutivos que dejaron al equipo fuera del ascenso directo en marzo. Aquel gol milagroso de Nico Melamed en Miranda de Ebro fue el punto de inflexión final para un Espanyol que está acabando el campeonato como un avión. 

A la hora de la verdad, el conjunto con más talento y presupuesto ha impuesto sus virtudes, pilotado por un preparador que selló este sábado su cuarto ascenso en siete años (dos con el Mallorca, uno con el Nàstic y el logrado con los blanquiazules). Es incuestionable el mérito del valenciano. 

Los pasos hacia la meta

Pocos equipos como el Zaragoza saben la tragedia que supone instalarse en Segunda. Allí lleva desde 2013. Un club con seis copas del Rey, una Recopa y una UEFA que ahora malvive en el pozo, más pendiente de no caer a Segunda B que del sueño del ascenso. 

"Hemos subido por nuestro trabajo, no por tener el presupuesto más alto. Va por nuestra gente, que es de Primera"

Vicente Moreno / Entrenador del Espanyol

La debacle de la temporada pasada sirvió para reflexionar y hacer las cosas con sentido común. El Espanyol ha ido sumando pasos hacia la meta. Faltaba el último. Ni siquiera la ausencia del pichichi Raúl de Tomás, aislado por covid, frenó la marcha del cuadro perico en Zaragoza. En una tarde tórrida con 30 grados, el equipo exhibió de nuevo su solidez. Darder protagonizó la primera ocasión y Dimata estuvo cerca de llegar a un balón en una jugada en la que se reclamó penalti por manos. 

Pacto de no agresión

En el tramo final del primer tiempo llegó el momento de los porteros. El Zamora Diego López apareció para desviar a córner un buen tiro de Adrián (m. 42) y Cristian Álvarez, el exarquero perico, se agigantó para evitar el gol de falta de Embarba, tan incisivo como siempre. Es una joya el exjugador del Rayo, el máximo asistente del campeonato (14 pases de gol). 

Los jugadores del Espanyol celebran el ascenso manteando al técnico Vicente Moreno.

/ EFE

La segunda parte no tuvo historia. Un disparo de Eguaras rozando el poste y un último intento de Puado repelido por el meta argentino (m. 68). Lo demás sobró. El empate daba la gloria al Espanyol y encarrilaba la salvación maña. No era necesario complicarse la vida y todos salieron contentos con un pacto de no agresión típico del fútbol de toda la vida.

Noticias relacionadas

Los pericos no batirán el récord histórico de puntos de un campeón de Segunda que posee el Depor desde 2013, pero tienen lo que más deseaban. La celebración del ascenso comenzó en el césped de La Romareda y seguirá este domingo con moderación en Catalunya.  

Zaragoza, 0; Espanyol, 0

Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray, Peybernes, Jair, Nieto; Eguaras, Zapater, Bermejo, Adrián, Narváez; Iván Azón. Técnico: Juan Ignacio Martínez. Cambios: Serrano por Zapater (m. 65); Gbekeme por Adrián (m. 65); Chavarría por Narváez (m. 84); Sanabria por Eguaras (m. 85); Vuckic por Iván Azón (m. 88).

Espanyol: Diego López; Óscar Gil, David López, Cabrera, Pedrosa; Keidi Bare, Darder, Embarba, Melendo, Puado; Dimata. Técnico: Vicente Moreno. Cambios: Wu Lei por Dimata (m. 66); Melamed por Melendo (m. 66); Fran Mérida por Puado (m. 78); Vargas por Keidi Bare (m. 86); Pol Lozano por Embarba (m. 86).

Temas

Espanyol