RETORNO A MADRID

Albert Soler, nuevo director de deportes del CSD

El exejecutivo del Barça regresa a la política deportiva como número dos del deporte español

Albert Soler con Jaime Lissatvetzsky, en una imagen de archivo.

Albert Soler con Jaime Lissatvetzsky, en una imagen de archivo. / AGUSTÍN CATALÁN

Se lee en minutos

Sergi López-Egea

Albert Soler regresa este miércoles a la política deportiva justo el día en el que se cumplen 13 años de su primer nombramiento como director general del Consejo Superior de Deportes (CSD). Retorna con el mismo cargo que le hizo dar el salto de Barcelona a Madrid, de la política deportiva municipal a la estatal. Con 55 años, y hasta la llegada de Joan Laporta a la presidencia del Barça, era uno de los altos ejecutivos del club azulgrana donde ocupó los carghs de director de relaciones institucionales y director de deportes profesionales durante el mandato de Josep Maria Bartomeu.

Será el número dos de la política deportiva española. Su llegada se debe a la intención gubernamental de dar un perfil más deportivo al CSD, ya que el presidente del organismo y a la vez Secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, plantea una silueta más política y sigue compaginando el cargo con el de secretario general del PSOE en la Comunidad de Madrid.

Noticias relacionadas

Exsecretario de Estado para el Deporte

De hecho, Soler nunca ha renunciado al carnet del PSC, ni siquiera en su etapa azulgrana aunque no ostentara ningún cargo de responsabilidad en el partido socialista catalán. Anteriormente a la llegada al Barça fue diputado en el Congreso (2011-2014) por los socialistas catalanes. Y antes de esto y durante medio año ocupó la máxima responsabilidad del deporte español, como Secretario de Estado para el Deporte en sustitución de Jaime Lissavetzsky.