Liverpool-Real Madrid (0-0)

El Madrid resiste y elimina al Liverpool

El equipo de Zidane se gana un puesto en semifinales ante el Chelsea con un partido de resistencia y un trabajo diligente en defensa con el que conservó la ventaja de la ida

El madridista Modric (d) ejecuta un pase ante la oposición de Fabinho en el partido frente al Liverpool.

El madridista Modric (d) ejecuta un pase ante la oposición de Fabinho en el partido frente al Liverpool. / EFE/EPA/Peter Powell

Se lee en minutos

Lo que consiguió Zidane en Liverpool, pese a que fue un partido sin brillantez y casi sin ataque de los blancos; debería entrar entre las hazañas europeas del francés con el Real Madrid. No se acercó al espectáculo de la ida, pero fue un ejercicio de fe de unos jugadores inquebrantables ante las adversidades, que hicieron un partido muy meritorio en  resistencia y trabajo. Todo bajo el liderazgo de un Zidane que, como un chamán sobre su pueblo, ejerce de guía por las travesías por el desierto en las que se han convertido las temporadas blancas con la promesa de llegar a la tierra prometida.

El recurso del Madrid en Anfield fue el 3-1 de la ida, que le dio una sustanciosa ventaja que Zidane se propuso defender a capa y espada. Aún con todas las bajas en defensa, y con un equipo extenuado por el esfuerzo, sobrevivió. 

Ese manantial postrero en la temporada del Madrid es la final de la Champions, y el último rival que le queda es un Chelsea que atemoriza menos que cualquiera del otro lado del cuadro. 

Méritos de Zidane

El entrenador francés ha llevado al Madrid a las semifinales de la Champions en otra temporada sin la necesaria renovación de la plantilla, con el único fichaje cedido en enero, en un año, el de la pandemia, marcado por las bajas y en el que casi se vio fuera de la Champions en la fase de grupos. Ahí sacó adelante la primera eliminatoria, ante el Inter, y ahora afronta la última antes de la final.

Zidane salió a Anfield a ganar o a perecer con lo de siempre, con los suyos, con los que le han reportado dos victorias en la semana decisiva de los blancos. El técnico francés solo estaba obligado a hacer un cambio, por la lesión de Lucas Vázquez, y fue el único que hizo respecto a la ida. Entró Fede Valverde, por delante de Odriozola, pese a llegar renqueante, pero Zidane quería un soldado por otro, una garantía para hacer el trabajo sucio con despliegue y sacrificio. Aun así, el uruguayo fue la rendija por la que se infiltraron los ataques rivales en la ofensiva inicial y Mané reveló sus carencias. 

El Liverpool, después de un rendimiento impropio en la ida, recurrió a sus clásicos para reencontrar el carácter. Entraron en el once Firmino y Milner, y el equipo de Klopp cumplió con su papel inicial previsto: el de un atacante total que intimidó a un Madrid ahogado por la presión.   

Supervivencia blanca

El equipo de Zidane sobrevivió al primer cuarto de hora gracias a dos paradas de mucho mérito de Courtois y apaciguó el ímpetu rival cuando consiguió encontrar posesiones largas, aunque fueran inocuas. 

Aunque con el paso de los minutos diluyó el temor inicial e igualó el partido, el equipo de Zidane no generó peligro como en la ida. El centro del campo del Liverpool consiguió interrumpir a los pasadores blancos y no aparecieron los velocistas a los espacios. Solo sucedió una vez, en la segunda parte y tras un despeje, pero Vincius falló el mano a mano. 

Noticias relacionadas

Camino al descanso, en la suerte de igualdad en la que cayó el partido, la prioridad madridista era conservar el balón y fue el equipo inglés el que se acercó con más intención dañina al área rival, hasta merecer un gol. Como en el primer tiempo, solo una parada de Courtois evitó el primer gol inglés en el primer minuto, pero el Madrid aplicó antes la receta para mitigar las ofensivas del Liverpool. Más allá de la hora de juego, Klopp acumuló tantos atacantes como pudo, y consiguió volver a inquietar al Madrid, con un ataque a la desesperada previo a un final inofensivo entre la decadencia física del partido.

Ficha del partido:

LIVERPOOL 0

REAL MADRID 0

LIVERPOOL: Alisson (6); Alexander-Arnold (6), Philliphs (5), Kabak (4), Robertson (6); Wijnaldum (6), Fabinho (7), Milner (7); Salah (4), Firmino (5), Mané (5). Técnico: Jurgen Klopp (5). Cambios: Thiago (5) por Milner (m. 59), Diogo Jota (6) por Kabak (m. 59), Oxalade-Chamberlain (sc) por Mané (m. 81), Shaqiri (sc) por FIrmino (m. 81).

REAL MADRID: Courtois (8); Valverde (5), Militao (7), Nacho (8), Mendy (5); Modric (6), Casemiro (7), Kroos (6); Asensio (6), Benzema (5), Vinicius (5). Técnico: Zinedine Zidane (7). Cambios: Odriozola (4) por Kroos (m. 71), Rodrygo (5) por Vinicius (m. 71), Isco (sc) por Asensio (m. 81).

SIN GOLES. 

ÁRBITRO: Björn Kuipers (7), neerlandés. 

TARJETAS: Casemiro (m. 24), Robertson (m. 24), Philliphs (m. 59).

ESTADIO: Anfield.