DE CHAMPIONS EN EL BERNABÉU

Aficionados del Bayern de Múnich se querellan contra 65 antidisturbios por un partido contra el Madrid en 2017

  • Aseguran que fueron agredidos sin justificación alguna por los policías durante el descanso del encuentro de cuartos de final de la Champions

  • La querella atribuye a los agentes los delitos de atentado contra la integridad moral y lesiones por la carga que dice que sufrieron en la grada

Los jugadores y el equipo técnico del Bayern posan para la foto oficial.

Los jugadores y el equipo técnico del Bayern posan para la foto oficial. / MICHAELA REHLE (REUTERS)

Se lee en minutos

Cinco aficionados del Bayern de Múnich han interpuesto una querella por delitos de atentado contra la integridad moral y lesiones contra 65 antidisturbios por la agresión que dicen que sufrieron en el estadio Santiago Bernabéu el 18 de abril de 2017, durante el descanso del partido que enfrentaba a su equipo contra el Real Madrid en cuartos de final de la Champions. Según la querella, presentada por el abogado Gonzalo Boye en los juzgados de Instrucción de Plaza de Castilla, en Madrid, los agentes "accedieron a la grada asignada al equipo visitante y rodearon a los aficionados para, acto seguido, iniciar una violenta carga policial en el reducido y concreto espacio".

Noticias relacionadas

La querella explica que "hasta la fecha, se desconocen los motivos para tan brutal, desproporcionada e injustificada carga policial. Ni fuentes policiales ni ninguna autoridad han sabido dar una explicación sobre cuál fue el motivo que propició que los miembros de la UIP accedieran hasta la grada de los aficionados del FC Bayern München, ubicada en uno de los anfiteatros del estadio Santiago Bernabéu, cargasen despiadadamente en lo que pasará a los anales deportivos como una actuación policial violenta, que tuvo como consecuencia varios aficionados alemanes heridos, entre los que también se encuentran los querellantes".

Añade que los aficionados alemanes "fueron atacados, insultados, amenazados, degradados y golpeados sin que pueda esgrimirse motivo alguno para ello más allá de lo que es una vejación inaceptable y un maltrato de obra por parte de estos funcionarios policiales que, movidos por su odio hacia este grupo de aficionados y abusando de su posición de fuerza y su condición de autoridad, les golpearon y humillaron de forma reiterada".