MEMORIA AZULGRANA

El clásico de su vida de 13 conocidos barcelonistas

Todo los culés tienen un clásico favorito, igual que todo el mundo tiene un concierto preferido. A veces no es solo por la actuación de tus ídolos, sino que va ligado a la historia futbolístico-emocional de cada uno. Un grupo de notables barcelonistas, como Daniel Brühl, Cesc Gelabert, Aina Clotet, Laia Palau y Julio Alberto, eligen el suyo.

Messi, Henry y Etoo, en el 2-6 en el Bernabéu.

Messi, Henry y Etoo, en el 2-6 en el Bernabéu. / JORDI COTRINA

7
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Daniel Brühl

Actor

La Manita, el 5-0 en el Camp Nou en 2010. Intenté todo para conseguir una entrada y cuando ya estaba en casa de mi amigo Manuel Huerga (director de 'Salvador') recibí una llamada que si que había entrada. Empezó a llover y empezó el partido así que decidí quedarme en casa de Manel.Si hubiese sabido que este seria uno de los Clásicos mas épicos de la historia hubiese ido corriendo al Camp Nou... Al día siguiente recuerdo haber leído en un periódico que habría que enmarcar ese partidazo y colgarlo en un museo. Estaba y estoy totalmente de acuerdo: ¡eso era divino, histórico!

Laia Palau

Capitana del Spar Uni Girona y de selección española de básquet

El 2-6 en el Bernabéu, más que por el resultado, que también, es por la manera en que jugaba ese Barça, que aparte de traducirse en un juego magnífico se traducía también en resultados apabullantes. Desde el Barça de Guardiola poco fútbol más he consumido, porque ese Barça se parecía más al básquet.

Cesc Gelabert

Bailarín y coreógrafo

El primer clásico de Johan Cruyff, el 0-5 en el Santiago Bernabéu. Me quedo con ese partido por el cambio que significó después de muchos años en los que costaba mucho. Para los que éramos socios azulgranas en aquella época fue un partido muy especial, porque era casi la primera alegría tras muchos años de decepciones. Y, más allá de eso, fue un partido técnicamente espectacular.

Sotil marca de cabeza, tras un centro de Cruyff, el histórico

0-5 en el Bernabéu.

/ v

Magda Oranich

Abogada

La experiencia más brutal fue sin duda el 2-6 en Madrid. Por aquel entonces yo estaba en la junta directiva del Barça y recuerdo como Vicente Boluda, que era entonces el presidente madridista, nos dejó una sala inmensa para que lo celebráramos a gusto, con cava y todo. Aquel partido fue una auténtico locura: recuerdo especialmente aquella conexión entre Xavi y Puyol y y también los goles de Messi y Piqué... Es el Clásico que he vivido con más intensidad desde el 0-5 del 17 febrero 1974, un partido del que tengo un recuerdo agridulce. Acababa de morir mi padre, que había fallecido con solo 57 años, justo el día en el que Cruyff marcó el gol del 'holandés volador'. Yo estaba en prisión y me dejaron salir para ir al entierro. No habían pasado ni dos meses cuando logramos el 0-5 y recuerdo la alegría por ello, por ganar una Liga 13 años después, pero también llorar mucho pensando en que mi padre no lo había podido ver. Es algo que hasta hoy mi persigue.

Pep Munné

Actor

Sin duda mi Clásico favorito es el 0-5 en el Bernabéu. Yo jugaba en el Rayo Vallecano, cedido por el Barça, y me dieron una entrada para ir al campo. Estaba en medio de toda la gente del Madrid. Intentaba que la gente no me lo notara pero veían la cara de felicidad que tenía. "Este es del Barça", decían. Volví con el equipo del Barça el domingo a Barcelona y había mucha alegría porque veníamos de una época absolutamente terrible, pero vino Cruyff y lo cambió todo. Recordaré aquel equipo toda mi vida. Después vendría la época maravillosa de Guardiola. Recuerdo que el 2-6 coincidió con una función que hacíamos y me iban cantando los goles durante la obra. Entre pase y pase pudimos ver la segunda partes y fue espectacular.

Julio Alberto

Exfutbolista

Los clásicos los recuerdo casi todos con mucho cariño, tanto los ganados comos los perdidos. En el Madrid tenía varios amigos, como Juanito, Míchel, Butragueño, aunque cuando nos enfrentábamos era tremendo. Juanito era una gran persona aunque fuera un rival muy incómodo. Aunque nos líamos muchas veces a tortas le tenía mucho aprecio. De todos los clásicos recuerdo con especial cariño el de la final de la Copa del Rey de Zaragoza que fue el más bonito, porque ganamos en el último minuto con gol de Marcos. 

Miqui Otero

Periodista y escritor

Podría ponerme estupendo y recordar el 5-0 de Romario, porque estaba en el campo. Pero es que yo soy de dos equipos: del Barça y del Antimadrid (y a veces no precisamente por ese orden). Así que disfruté aún más del 2 a 6 que me pilló en Madrid. Es decir, entrega a domicilio. No fui al Bernabéu, sino a un bar llamado Cervantes. Los dos que éramos culés nos conteníamos bastante. Pero a un amigo de la capital, al que no le interesaba demasiado el fútbol o al que le interesaba más la guasa, se le ocurrió pedir un Vichy Catalán cada vez que marcábamos. Inauguró la tradición con el primero y la mantuvo hasta el final. Seis botellas de Vichy en la mesa (no las tocó, eso les debía doler más, él bebía cerveza) y unas ganas de trepanarnos gigantes por parte del resto de la parroquia. En el quinto Vichy (o gol) ya me hacían muy sutilmente la zancadilla cuando salvaba mesas para ir al baño. Si llego a pedir café me lo ponen con sal y pasé de pedir cañas a botellas cerradas. Temía por mi envenenamiento mientras el colega seguía gritando: Otro Vichy CATALÁN, ¿alguien más quiere? Yo bebía cerveza para celebrar y controlar el miedo. Cuando al final Piqué se estiró de la camiseta para mostrarla al Bernabéu yo hice lo mismo, para mostrársela al bar: se me habían caído encima, con el último alboroto, varias botellas de Vichy. Mostré una contención emocional digna de un lord, pero por dentro se celebraba un piromusical en mi cabeza. Qué enorme gozada.

Aina Clotet

Actriz

El 5-0 en el Camp Nou contra el Madrid de Jose Mourinho. Flipé con la adrenalina que sentí aquel día en el estadio. Fue un momento catártico y recuerdo aquella épica época del Barça de Guardiola como la que más conectada he estado con el fútbol.

Gisela

Actriz y cantante 

Pues mira uno que me ha venido a la cabeza es uno que se disputó en el Bernabéu en 2005 y en el que Ronaldinho, él solito se llevó el partido. Marcó dos de los tres goles y lo recuerdo mucho porque la afición del Madrid se puso en pie para aplaudir su exhibición.

Josep Roca

Sommelier

El primer Barça-Madrid que recuerdo es el de 1975. Era la primera vez que iba al Camp Nou, acompañado de Joan y 'Tiu' Pedro y la 'Tieta' Florentina. Un partido sin goles, donde la máxima emoción la vivía dentro de mí, al poder ver en directo a mis ídolos por primera vez: Sadurní, Migueli, Cruyff, Neeskens, Asensi frente a los Pirri, Del Bosque, Santillana, Camacho... Reconozco que en cada Clásico veo y revivo a aquel niño de nueve años que va al estadio y vive el Clásico desde la fascinación, inocencia y pasión. De hecho, en los partidos importantes todos buscamos reencontrarnos con el niño que llevamos dentro.

Jordi Puntí

Escritor

He elegido por razones sentimentales puramente el 2-2 de la Copa de la Liga de 1983, que es el día que Diego Armando Maradona dribla al madridista Juan José, que se pega la hostia con el palo. Fue la primera vez que el Santiago Bernabéu aplaudía a un jugador del Barça. Tengo un recuerdo muy vivo de aquello, porque la vuelta la vi desde el Camp Nou y ganamos 2-1. Recuerdo que mi primera reacción al ver el gol de Maradona fue ponerme a reír. Es algo que me ha pasado muy pocas veces viendo fútbol, creo que solo un par más. El regate de cola de vaca de Romario a Alkorta precisamente en otro clásico memorable, el del 5-0 del dream team, y el de Messi contra el Bayern de Múnich en las semifinales de Champions de 2015 que hace caer a Jerome Boateng. Fue el primero partido que un gol del Barça, además de darme una alegría inmensa, me hizo reír como en una película de Charles Chaplin.

Laia Sanz

Piloto

Aunque tengo muy mala memoria recuerdo especialmente dos partidos, los dos en el Bernabéu: el 0-3 de Ronaldinho y el 2-6. Este último porque en aquella época el Barça era muy superior y fue un resultado muy chulo. Me acuerdo de la imagen de Piqué celebrando su gol. Y otra imagen que también mola mucho es la de los aficionados del Madrid aplaudiendo a Ronaldinho tras el partidazo que hizo en el 0-3. 

Lolita Bosch

Escritora

Noticias relacionadas

No recuerdo el año. He pensado en buscarlo pero prefiero salvar mi recuerdo intacto. Era un sábado por la tarde. A finales de los setenta. Mi padre iba a ir al futbol con su hermano. Pero mi tío enfermó y mi padre se quedó con dos entradas. Hubiera sido imposible elegir: mi hermano y yo queríamos ir. Y no sé cómo pero mi padre nos coló a uno de los dos en el Camp Nou. Un rato de pie y un rato sentados o compartiendo asiento, mi hermano y yo. Recuerdo como si el mundo se hubiera hecho precioso cuando se encendieron las luces para iluminar al campo. Recuerdo incluso el sonido que produjeron. Media parte con 'hot dog'. Y ganamos. Una tarde perfecta. Absolutamente perfecta.

Temas

Barça