LA LUCHA POR LA LIGA

Piqué y Ramos: ¿un Clásico sin dos clásicos?

Piqué y Ramos, en el Camp Nou.

Piqué y Ramos, en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Llega la hora de la verdad. El Clásico marca el inicio del sprint final por el título. El Barça volverá a ser líder si gana en Valdebebas. Y Piqué no se lo quiere perder. Este jueves ha participado en el penúltimo entrenamiento antes de un choque que se presenta como una meta volante a nueve curvas del final de Liga. El central, que se lesionó contra el Sevilla hace un mes, aprieta para estar el pulso contra el Madrid, aunque Koeman ya dijo que no quería arriesgar. 

Con Piqué se vuelve a reproducir la misma situación que ante el PSG. Entonces Ronald Koeman y él pactaron que fuera titular tres meses después y sin haber jugado ni un minuto tras su lesión. Su presencia no pudo evitar el naufragio tras el que el técnico sacó del desván el sistema de tres centrales con el que el Barça ha recuperado la solidez defensiva.

Koeman prefirió no incluir ni a Piqué ni a Sergi Roberto en la lista del partido del lunes ante el Valladolid. «No arriesgaremos, no solo por el Clásico, sino por ningún partido», advirtió. No quiere más recaídas en las lesiones como las que han sufrido ambos y Araujo y menos en el tramo decisivo de la temporada. Además, la situación es distinta que ante el PSG, donde además de no ser una eliminatoria de 180 minutos sino que quedan aún nueve partidos de Liga, Koeman cuenta con Mingueza, Araujo y Lenglet, además de con el comodín de De Jong.

Si finalmente Koeman y los servicios médicos le convencen de no arriesgar, tendría que ver el partido desde la grada de Valdebebas, como Sergio Ramos.

Grietas en los pilares defensivos

Está siendo un curso raro para los pilares defensivos de Barça y Madrid en los últimos 15 años, que están lastrados esta temporada por los problemas físicos. El zaguero sevillano lleva seis lesiones en una accidentada campaña en la que ha tenido que ser intervenido del menisco externo de la rodilla izquierda y solo ha jugado la mitad de los partidos posibles (20 partidos de 40 posibles). Solo ha podido disputar cinco encuentros más que Piqué (15 de 44 posibles), que ha sufrido dos lesiones en su rodilla derecha. Tras el PSG, solo saltó al césped ante el Cádiz y en el doble duelo de Liga y Copa ante el Sevilla. Pese al providencial cabezazo que forzó la prórroga copera y abrió la puerta a la final de la semana que viene, Piqué volvió a resentirse en ese encuentro de su rodilla derecha. 

Su reto era llegar a tiempo para disputar su 37º Clásico. El que más ha disputado es Ramos (45), uno más que Messi. Y el del sábado podría ser el último que el capitán madridista vea con la camiseta blanca. Mientras el azulgrana, de 34 años, ha renovado hasta el 2024, el defensa andaluz acaba contrato a final de temporada y, a sus 35 años, no ha aclarado todavía dónde piensa jugar el curso que viene. 

Mateu Lahoz, otro clásico

El que seguro que estará este sábado sobre el césped de Valdebebas es Mateu Lahoz, otro clásico del Clásico, ya que dirigirá su sexto pulso entre Madrid y Barça. El balance de los cinco anteriores son tres victorias blancas, por una azulgrana y un empate.

El Barça se juega en mes y medio la temporada, empezando por los dos próximo partidos: el Clásico y la final de Copa. Dos sábados que pueden disparar o frenar en seco el creciente clima de optimismo que se respira entre el barcelonismo que ha pasado de la desolación y de vislumbrar otra temporada en blanco a soñar con el doblete. "Estamos mentalizados", señala Pedri, que augura un "partido muy duro". El centrocampista espera llevarse los tres puntos de Valdebebas, donde hizo una prueba pero el Madrid le dejó escapar.

Te puede interesar

Poder ser líderes 23 jornadas después

Tras haber recortado 11 puntos al Atlético, los azulgranas podrían volver a ser líderes este sábado 23 jornadas después, a la espera de lo que hiciera el Atlético el domingo ante el Betis. Los colchoneros no podrán contar con Luis Suárez, que además de estar sancionado se ha lesionado. Una baja para Simeone tan o incluso más sensible que las de Ramos y Piqué para Koeman y Zinedine Zidane en este tramo decisivo de la temporada.