Golf

Augusta, un reto de maestros para Jon Rahm y Sergio García

Dustin Johnson afronta como favorito el Masters que conquistó hace cinco meses y al que regresa el público de forma limitada

Rahm camina con su caddie, Adam Hayes, en la vuelta de entrenamiento de Augusta

Rahm camina con su caddie, Adam Hayes, en la vuelta de entrenamiento de Augusta / Kevin C Cox / AFP

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Solo han pasado cinco meses desde la última edición del Masters, que vuelve esta semana a su tradicional celebración en abril. El estadounidense Dustin Johnson, apenas ha tenido tiempo para lucir la chaqueta verde que conquistó el pasado noviembre cuando se disputó la edición del 2020 a causa del aplazamiento por covid. Y aunque habrá ecos de una ausencia por Tiger, el mundo del deporte girará esta semana la vista hacia el Augusta National, dispuesto a disfrutar de la mejor semana del golf del año.

Muchos serán los alicientes en el Masters, que volverá a a acoger público, aunque sea en número limitado y aunque las condiciones en las que se jugará el Augusta National serán muy diferentes a las vividas en noviembre, con 'greens' mucho menos receptivos de los que permitieron a Johnson ganar el título con un histórico resultado de 20 golpes bajo par, el número uno mundial se presenta como el máximo favorito en las apuestas por delante de sus compatriotas Justin Thomas y Bryson DeChambeau, vigente campeón del US Open, y segundo en la última edición, y también de Jon Rahm, afianzado con solidez como tercero del mundo.

Dustin Johnson, defensor del título, en un momento de su vuelta de entrenamiento

/ Justin Lane / Efe

Sin Tiger

En la batalla por la chaqueta verde, y también por el cheque de más de dos millones de dólares para el ganador, se echará de menos a Tiger Woods, el jugador que ha marcado la reciente historia del torneo, que sigue recuperándose del grave accidente de coche que sufrió en febrero y del que se acaban de dar la conclusiones oficiales por parte de los investigadores del condado de Los Angeles. Woods pasó 20 días hospitalizado tras sufrir una intervención en su pierna y tobillo derecho y sigue inmerso en un proceso de rehabilitación que no se sabe aún si le permitirá volver a competir.

Ganador de 15 títulos del Grand Slam, cinco de ellos en el Masters, en esta edición se cumplirán 20 años de una de sus grandes conquistas: el ‘Tiger Slam’ como se bautizó las victorias consecutivas en el Abierto de EEUU, el Open Británico y el Campeonato de la PGA en el 2000 y el Masters de Augusta del 2001, lo que le convirtió en el campeón vigente de los cuatro Grand Slams de golf. “Me han pasado cosas muy especiales, pero no creo que haya logrado nunca algo tan grande como ganar cuatro ‘Majors consecutivos. Es difícil de creer”, admitió el jugador en 2001.

Reciente paternidad

Para Jon Rahm esta será una edición también muy especial, después de que este pasado 3 de abril su mujer Kelley Cahill diera a luz a su primer hijo, Kepa. “La madre se recupera bien. Y ha pasado 3,2 kilos. Es un chicarrón del País Vasco ¡Sin duda es el mejor día de mi vida!”, admitió el jugador de Barrika, de 26 años, en su cuenta de Instagram, cargado de orgullo.

Sin demasiados entrenamientos encima, Rahm afrontará el Masters con la confianza de que es un campo en el que se encuentra muy cómodo, donde ha conseguido acabar en el Top 10 en los últimos tres años (está será su quinta aparición) e incluso estuvo en el liderato mediada la última edición.

"He metido las horas y el trabajo. Y eso no se va. Tengo el talento suficiente y sé que puedo ganar. Mentalmente, estoy fresco y mentalizado para ganar un grande", explicó Rahm, a su llegada a Augusta, para asegurar que el nacimiento de su hijo no supondrá un contratiempo en su intento de seguir los pasos de Ballesteros, Olazábal y Sergio García como ganador de la ‘chaqueta verde’.

Esta temporada, Rahm acumula cuatro Top 10 en el circuito estadounidense, destacando el quinto lugar que consiguió en The Genesis Invitational y el noveno puesto en The Players, considerado el quinto grande de la temporada, así como unos cuartos de final en el reciente WGC Mundial Math Play, unos resultados que compartió también con Sergio García.

El jugador castellonense, campeón en el 2017, vuelve este año al torneo después de su ausencia el pasado noviembre por un positivo de covid. “Fue una pena no estar aquí en noviembre. El año que no puedes venir te das cuenta de que es un sitio muy especial y, aunque haya veces que no salga bien, siempre merece la pena estar aquí”, comentó García después de su segunda ronda de práctica junto a José María Olázabal, con una plaza garantizada en el cuadro final por sus dos triunfos (1994 y 1999), y que considera que sería todo un éxito superar el corte.

Noticias relacionadas

El renacimiento de Spieth

El torneo también le llega en un momento inmejorable al estadounidense Jordan Spieth, de 27 años, que este domingo volvió a ganar en el Valero Texas Open y ha renacido después de casi cuatro años de travesía por el desierto. Spieth, que llegó a ser número uno mundial, asombró al mundo en 2015 al conquistar el Masters de Augusta y el Open de Estados Unidos con solo 21 años (el más joven tras Tiger).En 2017 sumó su tercer grande, el Open Británico, y nadie discutía su camino hacia la cima. Pero de repente, la magia desapareció. Dejó de ganar y cayó hasta el puesto 92 del ránking. En San Antonio, todo el trabajo de reconstrucción parece haber llegado a su fin. Y el Masters parece ahora el escenario ideal para anunciar su vuelta.