España-Grecia (1-1)

España se atasca ante Grecia en el camino al Mundial

La selección de Luis Enrique no fue capaz de pasar del empate en el primer partido de clasificación para el Mundial

Los jugadores de la selección se lamentan tras una ocasión fallada ante Grecia.

Los jugadores de la selección se lamentan tras una ocasión fallada ante Grecia. / EFE/Miguel Ángel Molina

Se lee en minutos

Entre el movimiento de piezas de la última convocatoria antes de la Eurocopa del próximo verano, España se dejó ante Grecia los dos primeros puntos que tenía que ganar en la clasificación para para el Mundial de 2022, en la que solo el primero de cada grupo tiene plaza directa para ir a Qatar y la Suecia de Ibrahimovic ya lidera la tabla.   

El equipo de Luis Enrique se atascó entre la defensa por acumulación de Grecia y la apuesta por un juego de combinación que fue demasiado lento y previsible. El empate de los griegos llegó en un accidente, en un penalti, pero los méritos españoles fueron escasos, con pocas ocasiones. Tres tiros a puerta, solo uno en la segunda parte, fue el bagaje de España, con una posesión abusiva. Aun así fue mejor que el único tiro de Grecia que fue el gol. 

La selección solo ha ganado uno de los últimos cinco partidos y, aunque fuera un 6-0 ante Alemania en un amistoso, las previsiones para la Eurocopa del mes de junio no son triunfalistas. La aparentemente eterna evolución, las interminables pruebas e intentos de Luis Enrique no se traducen, por el momento, en una mejoría real. 

Dominio total

Con el dominio territorial casi por decreto, el gran empeño de la selección no fue otro que encontrar profundidad entre las compactas líneas de una Grecia que, sin renunciar a jugar con el balón en los pies, se refugió en su territorio desde los albores del partido. Durante los primeros minutos, España tuvo más éxito en la presión para recuperar el balón que en la creación de juego, con una movilidad de balón demasiado lenta para generar desequilibrio.

Entre las probaturas para el futuro, Luis Enrique colocó a Marcos Llorente como lateral derecho titular en la habitual defensa de cuatro de la selección, una posición desde la que se le complica brillar al todoterreno del Atlético, aunque su despliegue es innegociable. 

La apuesta del seleccionador en un centro del campo con muchos candidatos fue por Koke y Canales, por delante de un Rodri inmenso en labores defensivas. Los dos pasaron casi media hora diluidos entre la maraña de pobladores de la medular y la parsimoniosa circulación de balón española, pero se antojaba una insistencia necesaria para encontrar el premio ante una Grecia que ya no está diseñada para defender por encima de todo. 

Así llegó un disparo al larguero de Dani Olmo, casi inesperado, que pareció abrir las líneas griegas y, acto seguido llegó el gol español. Fue gracias a un magistral pase de Koke, con espacios entre las líneas enemigas, para promover una definición de Morata, con control orientado y remate, que no se quedó atrás en mérito y plasticidad.

Estupor español

Frente a lo previsible, el gol no cambió nada. España siguió teniendo tanta posesión de balón como pocas ocasiones. La monotonía del partido la rompió un penalti de Íñigo Martínez, por inercia tras un despeje, con el que empató Grecia ante el estupor del banquillo español.

Más allá de la hora de partido y con un inesperado empate en el marcador, la entrada de los debutantes Pedri y Bryan Gil renovaron la ilusión de una selección espoleada por las necesidades. El equipo dirigido por Luis Enrique encerró al rival entorno a su área, pero no desapareció la espesura en el juego, sin profundidad, ni pases verticales. Solo algún remate aislado de Morata contabilizó en las ocasiones españolas. 

La entrada de Thiago aportó diligencia en el pase y potenció el desborde de un eléctrico Bryan Gil, el protagonista del tramo final, pero llegó el último cuarto de hora con un resultado problemático para el futuro de la selección en la clasificación para el Mundial. 

Noticias relacionadas

No generó la selección una gran ofensiva final, como en todo el partido, no hubo asedio, ni ocasiones consecutivas. Tampoco hubo más goles y el empate sabe a derrota en una clasificación que será complicada.

Ficha del partido:

ESPAÑA 1

GRECIA 1

España: Unai Simón (5); M. Llorente (5), Éric García (6), Sergio Ramos (6), Gayà (5); Koke (6), Rodri (5), Canales (4); Ferrán Torres (4), Morata (7), Dani Olmo (5). Técnico: Luis Enrique Martínez (4). Cambios: Íñigo Martínez (4) por Sergio Ramos (m. 45), Pedri (5) por Canales (m. 63), Bryan Gil (7) por Dani Olmo (m. 63), Thiago (6) por Koke (m. 71), Oyarzabal (5) por Ferrán Torres (m. 71).

Grecia: Vlachodimos (6); Bakaris (6), Tzavellas (6), Papadopoulos (5), Tsimikas (7); Zeca (7); Limnios (5), Bouchalakis (6), Mantalos (5), Masouras (6); Bakasetas (6). Técnico: John van 't Schip (6). Cambios: Tzolis (5) por Mantalos (m. 45), Siopis (6) por Limnios (m. 45), Fortunis (5) por Masouras (m. 64), Giakoumakis (sc) por Bakasetas (m. 77), Kiriakopoulos (sc) por Tsimikas (m. 79).

Goles: 1-0 (m. 32) Morata. 1-1 (m. 56) Bakasetas de penalti. 

Árbitro: Marco Guida (4), italiano.

Tarjetas: Íñigo Martínez (m. 55), Zeca (m. 80), Gianoumakis (m. 83).