Victoria sin una estrella

La vida es más bella sin Griezmann

  • No hubo ni rastro del exjugador del Atlético en uno de los mejores partidos del Barça en el curso

  • Solo había pasado antes una vez en la Liga: el francés no jugó ni un minuto en Valladolid y también triunfó el Barça (0-3)

Messi acude a celebrar el primer gol del Barça junto a Pedri y Dembélé.

Messi acude a celebrar el primer gol del Barça junto a Pedri y Dembélé. / Cristina Quicler / AFP

Se lee en minutos

Triunfó el Barça en el Sanchez Pizjuán y triunfó Ronald Koeman, que recuperó su sistema con tres centrales y el equipo completó un excelente partido ante uno de los rivales más complicados, un Sevilla que no inquietó a Ter Stegen y sufrió con un ataque compuesto por Dembélé y Messi.

Fiables y solventes, el extremo francés y al astro argentino certificaron la victoria. Arriba faltaba el tercer integrante del clásico ataque, uno de los fichajes más decepcionantes de los últimos tiempos: Antoine Griezmann. El exjugador del Atlético no jugó ni un solo minuto. 

Triunfo reparador

Solo había ocurrido una vez esa circunstancia en esta Liga. En la jornada 15, en el pulso ante el Valladolid en Zorrilla, Koeman apostó por un 5-3-2, con Leo y Braithwaite en el ataque. El Barça venció 0-3. Cerró con llave y se llevó la victoria. Este sábado dio un paso más en una plaza más complicada con uno de esos triunfos que animan a una afición que ha sufrido demasiadas decepciones en este curso.

"No es un castigo para Antoine, es solo un cambio para buscar lo mejor para el equipo"

Koeman, entrenador del Barça

Si el Barça repite resultado el próximo miércoles llevaría la eliminatoria de la Copa a la prórroga. Tuvo opciones, incluso, para anotar algún gol más; no puede decir lo mismo su rival.

La continuidad del 'Mosquito'

En una campaña marcada por las desgracias y el desaliento, Dembélé está aportando alguna que otra sonrisa. Para empezar destaca un dato sorprendente teniendo en cuenta el personaje. El exjugador del Dortmund lleva 17 partidos consecutivos jugando en todas las competiciones, los 16 de 2021 y el último de 2020, en el que regresó con 45 minutos ante el Eibar.

El desparpajo y la velocidad del 'Mosquito' siempre son bienvenidos en un Barça demasiado previsible que depende siempre del mejor del mundo. Este sábado se produjo esa conexión. Messi puso un pase precioso a Dembélé, que aprovechó el regalo para batir a Bono y convertirse en el tercer jugador francés de la historia con más goles en el Barça.

Dembélé suma 17 partidos seguidos jugando; Messi ha marcado en los 8 últimos encuentros 

Suma 26 (tres en esta Liga), los mismos que Giuly. Por delante tiene aún a Griezmann (27) y Thierry Henry (49). En su expediente dejó también una gran cabalgada con recorte incluido a Koundé y asistencia a Messi, que disparó demasiado alto a la hora de partido. Braithwaite le sustituyó en el tramo final de partido. 

La voracidad de Leo

Y mientras Dembélé celebra su continuidad, la vida sigue igual para Messi, que ya firma ocho partidos consecutivos de Liga marcando, algo que no ocurría desde hace dos años. Con 12 tantos en ese tramo, el astro argentino sigue siendo un valor seguro. 

La cruz la ejemplifica Griezmann, que se quedó todo el partido en el banquillo. El francés celebró con efusividad el tanto de su amigo Dembélé. El exjugador del Atlético se plantó en Sevilla con seis partidos de sequía. No ha visto puerta desde el doblete de la Copa en la remontada en Granada. El duelo del Pizjuán apuntaba como una buena ocasión para reivindicarse pero ni siquiera pisó el césped. 

135 millones en el banquillo

Noticias relacionadas

Lejos de polemizar después de un gran triunfo, Koeman restó trascendencia a la suplencia de la estrella que costó 135 millones. «No es un mensaje para Antoine, hemos decidido cambiar el sistema para tener más profundidad en el equipo», aseguró el preparador holandés.

El holandés fue uno de los grandes triunfadores de la tarde con un sistema con el que demostró que además de defender se puede dar más amplitud en el ataque. «No es un castigo, es solo un cambio para buscar lo mejor para el equipo», reiteró con serenidad el técnico.