COMPETIR CASI UN AÑO DESPUÉS

"El rugby fue mi terapia contra la ansiedad"

  • "Cuando me dijeron que volvíamos a competir me puse a llorar", dice Elisabet Grané, que perdió el trabajo y a la abuela de su pareja por el covid

  • Volvió a trabajar este miércoles tras un año en el paro y el sábado debutará con el Sant Cugat B en la División de Honor Catalana Femenina, en la vuelta de las competiciones de ámbito catalán

Elisabet Grané, en el campo de rugby del Sant Cugat.

Elisabet Grané, en el campo de rugby del Sant Cugat. / ANNA MAS

Se lee en minutos

Hace un año la vida de Elisabet Grané tuvo una triple sacudida: la pandemia la dejó sin trabajo, se llevó a la abuela de su pareja y la sumió en un cuadro de ansiedad. Las estrecheces económicas le hicieron plantearse dejar el rugby, pero precisamente este deporte fue la constante que la ayudó a tirar adelante. Por eso rompió a llorar de emoción cuando le dijeron que podría volver a competir. Tras estar casi un año desempleada, este miércoles empezó a trabajar de nuevo y el sábado debutará con el Sant Cugat B en la División de Honor Catalana Femenina, parada desde marzo, en el retorno de las competiciones de ámbito catalán.

Esta sabadellense de 30 años, que juega a rugby desde hace seis como segunda línea, ejercía de integradora social en una escuela hasta que el estallido de la pandemia en Catalunya. "Con el cierre de escuelas me echaron. Como era la primera semana del estado de alarma no había manera de hablar con el SEPE y no lograba el paro. Y el día antes del despido la abuela de mi pareja, que era como si fuera mi abuela, se puso enferma por covid y murió". El duelo fue difícil de gestionar. No pudieron enterrar sus cenizas hasta pasados tres meses y no pudieron ni abrazarse a los familiares que tuvieron que estar aislados ya que se turnaban para cuidar de la abuela. "No sabía cómo afrontarlo ni cómo hacer que mi pareja no estuviera tan triste".

Elisabet Grané, en el campo de rugby del Sant Cugat.

/ ANNA MAS

Bet es asmática y al ser población de riesgo tenía "mucho miedo" porque pensaba que si se contagiaba tenía puntos para no contarlo. Económicamente también se empezó a sentir ahogada al haberse quedado por primera vez sin trabajo. "Teníamos para pagar hipoteca, facturas y ya. Me planteé dejar el rugby porque no podía pagar los 50 euros mensuales de la ficha y la mensualidad. Hablé con el club y me dijeron 'no te preocupes, aquí nadie dejará de jugar a rugby por temas económicos. Lo congelamos, cuando puedas ya volverás a pagar'. Para mí fue la hostia".


/ ANNA MAS

Al no poder entrenar en las instalaciones del club, en el Sant Cugat se hacían entrenamientos online'. Pero a ella le costó unirse a ellas. "No estaba bien", reconoce, agradeciendo la empatía de técnicos y compañeras. "Poco a poco, por la insistencia de que no me desconectara empecé a ir a los entrenos virtuales. Era raro, porque no es lo mismo con una pantalla de por medio, pero me hacia sentir bien tras un cuadro de ansiedad que provocó que no pudiera dormir y que me engordara bastante".

"No estoy sola; si caigo, hay 32 tías más"

Se había planteado ir al psicólogo pero, de nuevo, la situación económica no lo hacía posible. "Mi terapia contra la ansiedad fue el rugby. Mi compañero teletrabajaba y yo me sentía aislada. Cuando estás mal no te apetece nada, ni comer bien ni hacer deporte. Pero a la que empecé a moverme empecé a remontar. Parece una tontería. igual era una hora al día, pero esa hora me hacía elegir la ropa que me iba a poner, luego una ducha, hablar con las 'compis'... Esta conexión y control diario fue una terapia física y psicológica. Tener la sensación de no estoy sola, si caigo hay 32 tías más. De decir 'hoy estoy supermal, pero voy a entrenar igual porque cuando me he empezado a poner objetivos en el rugby he tenido ganas de otras cosas".

"Todo ha cambiado tanto, pero socialmente no se nos permite estar mal"

El psicólogo deportivo del club también la ayudó en este proceso con recomendaciones similares a las que daría ella como integradora social. "Me dijo lo que le diría yo a mis usuarios como integradora social: ponte objetivos, sal de casa, no te fuerces a hacer muchas cosas, intenta relacionarte con otras personas... soy muy buena dando pautas pero no me las aplico. A mí me costó mucho darme espacio de decir no pasa nada, estás mal, es normal porque hay una pandemia, te han echado, se ha muerto la abuela... todo ha cambiado tanto pero socialmente no se nos permite estar mal".

Te puede interesar

Elisabet Grané, con corro azul.

/ Carla Arca

El destino ha querido que el debut del Sant Cugat B (equipo de nueva creación) coincida la semana en la que ha empezado un nuevo trabajo (t"ras mandar 200 currículums") y en la que le han dicho que cobrará el paro que le deben. "No es solo empezar a competir, es un momento de desconexión increíble después de todo lo que esta pasando fuera. Si normalmente ya lo es, ahora volver a competir es vivir otra realidad. Aunque cuando acabes vuelvas a ponerte la mascarilla y a las distancias, vuelves de otra manera porque mañana volverás a entrenar y tendrás unos objetivos. Es muy emocionante, con todo lo que ha pasado tienes la sensación de que lo hemos conseguido".

Temas

Rugby