ÚNICA ESQUIADORA ESPAÑOLA EN EL MUNDIAL

Núria Pau, una obrera de la nieve

  • La esquiadora de Ribes de Freser compite en el Mundial de Cortina d'Ampezzo, que comienza la próxima semana.

  • Será la única representante del equipo femenino y lleva un año compitiendo de forma individual después de dejar al equipo oficial español.

  • Vive en Italia, ella viaja en coche a las carreras, se arregla las tablas, debe gestionar los trámites para competir y hasta buscar laboratorios para las pruebas PCR.

Núria Pau, esta semana, en lo alto de la estación eslovena de Krvacec.

Núria Pau, esta semana, en lo alto de la estación eslovena de Krvacec. / NÚRIA PAU

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

La reserva blanca de Limone, en las montañas piamontesas, es más blanca que nunca pues como todas las estaciones de esquí repartidas en buena parte de la geografía europea están cerradas al público y sufriendo la crisis del coronavirus. Solo pueden esquiar los deportistas de élite como Núria Pau, quien esta semana ha conseguido en otro enclave invernal, en Krvacec (Eslovenia), la clasificación para participar en el Mundial de esquí 2021, que comienza el lunes en Cortina d’Ampezzo. Será la única representante española en el equipo femenino, tan laureado en el pasado.

Pero los tiempos que valen son los actuales. Hace un año, en pleno confinamiento, terminó la relación entre Núria Pau y el equipo español de esquí para convertirse ella en lo que se podría denominar como una obrera de la nieve. Se fue a vivir a Limone, porque allí encontró acomodo en el equipo de esquí de la estación italiana. Tantas y tantas veces sola, lo suyo es una lucha para encontrar patrocinio. "El esquí es un deporte muy caro, sobre todo por los viajes", cuenta.

Pero también para apuntarse a las carreras, dejar a punto los esquís, competir sin fisioterapeuta al lado y casi siempre, también, sin entrenador. Una lucha en soledad, con constancia, a la caza de una buena posición en la Copa de Europa y a tratar de disfrutar en algunas pruebas de la Copa del Mundo al lado de las auténticas fuera de serie austríacas, suizas, francesas o italianas.

Por ejemplo, esta semana ha tenido que conducir desde Limone hasta Krvacec con media docena de esquíes y todo lo necesario para ponerlos a punto. "A veces, tras entrenar me paso más de una hora acondicionando las tablas", explica. Pero hay más, mucho más que hacer cuando termina un entrenamiento o una competición. "Tengo que buscarme, a excepción de cuando compito en Copa del Mundo, laboratorios donde realizar las pruebas PCR o de antígenos, según lo que se solicite, porque en cada lugar cambia la reglamentación. Las PCR tengo que pagarlas de mi bolsillo, tan caras como en España. Y muchas veces localizar un laboratorio no es fácil. En algunos solo permiten hacer las pruebas a los del país. Hay que compaginar los horarios con los entrenamientos y cumplir los días de entrada o salida a un país determinado para que la prueba sea válida".

Un curso de todo un año

Noticias relacionadas

Quien piense que esquiar profesionalmente solo es subir a un remonte y bajar mil veces por una misma pista está completamente equivocado. "Estoy viviendo la mejor temporada de mi carrera (tiene 26 años) donde hasta he logrado un top 10 en Copa de Europa. Pero el esquí es estar todo el año, viajar a los glaciares de los Alpes en verano y antes de la pandemia a Sudamérica, a las estaciones de Argentina o Chile. Y si no, entrenar en el gimnasio, en bici de carretera o montaña, correr por caminos. El verano es la estación para fortalecer la musculatura y para mejorar la forma física. Y, además, al estar muy altas las pistas alpinas en verano, no puedes estar mucho tiempo por la altitud. Hay que luchar. Hay que estar muchos días fuera de casa".

Por ello no es fácil. "Además, el covid lo complica todo". Atrás han quedado los años en los que iba de Ribes de Freser a Núria, títulos como mejor esquiadora española. Pero no pierde el cariño hacia su deporte y la competición para disfrutar el 18 de febrero en el gigante de Cortina d’Ampezzo con el deseo de regresar al equipo español como una auténtica obrera de la nieve.

Temas

Esquí